miércoles, diciembre 7, 2022

Presidentes del fútbol español de los años 90

 

Los presidentes del fútbol español de los años 90 eran garantía de peleas, victimismo, política, problemas con la justicia, sueños de grandeza, pero por encima de todo mucho ego y espectáculo mediático. Una generación irrepetible capaz de convertir una de las mejores ligas de Europa en el centro del universo futbolístico, destacando el clímax de la mítica Liga de las Estrellas de la temporada 1996-1997.

 

 

Jesús Gil y Gil (Atlético de Madrid, 1987-2003)

Políticamente incorrecto en todas sus acciones, siempre navegando en la fina línea que separa la ilegalidad de la legalidad. En la memoria quedarán sus disculpas por llamar «negro de mierda» al colombiano «El Tren» Valencia o la pelea que provocó en la puerta de la sede de la LFP cuando golpeó a Caneda del Compostela. En 1991 accedió al cargo de alcalde de Marbella con su partido el GIL y llegó a tener un programa en Telecinco a principios de los 90 llamado «La noche de y tal y tal», donde salía en una piscina llena de bellas mujeres en bikini al ritmo de Gil Superstar. El «Kingpin» español que nos dejó una frase para el recuerdo: «Si me fueran los tíos, Futre sería mi novio». Falleció un 14 de mayo de 2004 en Madrid.

 

El presidente del Atlético de Madrid posa, abriendo sus brazos, en el césped de un estadio Vicente Calderón vacío.

 

Josep Lluís Núñez (FC Barcelona, 1978 – 2000)

Sin ruido y con poca popularidad alcanzó la presidencia de Barcelona en 1978, pero muy pronto se convirtió en un personaje inolvidable, en especial por su victimismo, uno de los primeros dirigentes que supo trabajar el marketing emocional a la perfección. Fichó a Maradona y Ronaldo, construyó el Mini Estadi y La Masía, pagó el rescate de Quini, y puso el Barça en la élite consiguiendo la primera Copa de Europa del club, pero también destruyó el «Dream Team» de Johan Cruyff, al que le negó todo el dinero que días después no le faltó a Bobby Robson para construir un verdadero equipazo. Atravesó multitud de problemas, como en 1988 cuando se enfrentó a la primera plantilla y 14 jugadores abandonaron el equipo. Sus problemas personales desembocaron en que abandonara precipitadamente el club en el año 2000 y que fuera condenado a seis años de cárcel en el año 2011, aunque solo pasó un año en prisión. Falleció un 3 de diciembre de 2018 en Barcelona.

 

 

Ramón Mendoza (Real Madrid, 1986-1995)

Pícaro, supersticioso, ambicioso y visionario, Ramón Mendoza fue el ‘padre’ de la Quinta del Buitre y gestor de gran éxito que le llevó a ganar seis títulos de Liga, dos Copas del Rey, una Copa de la UEFA, tres Supercopas y una Copa de la Liga, aunque no consiguió ni una sola Copa de Europa. Junto a Bernabéu, Mendoza tiene el honor de ser el único presidente que conquistó cinco Ligas consecutivas (1985/86 a 1989/90). Fue el presidente que llevó a buen puerto el primer gran fichaje de su eterno rival, Michael Laudrup. El lado negativo es que dejó una deuda de más de 13.000 millones de pesetas (72 millones de euros)… Falleció un 4 de abril de 2001.

 

 

Manuel Ruiz de Lopera (Real Betis Balompié, 1992-2005)

“Estábamos en la UVI, nadie daba un duro por nosotros. Yo os entrego ahora un Betis libre, limpio, en Primera, de ustedes… viva el Betis”. Esa frase es parte de la historia del fútbol español y la pronunció Manuel Ruiz de Lopera en 1994 tras el ascenso del equipo verdiblanco a Primera División. Lopera fue quizás el presidente más egocéntrico de la historia del fútbol, capaz de hablar horas enteras en tercera persona, pero también capaz de realizar el fichaje más millonario de aquel momento, Denílson. Fue un personaje único, su afición le adoraba, pero le acabó echando en cara que forma dictatorial de dirigir el club. Fue capaz de ganar una Copa del Rey y de jugar la Champions, pero terminó regresando a Segunda División poco después de dejar la presidencia y siendo el máximo accionista. Sus problemas con la justicia fueron constantes, llegando a sumar varias condenas de cárcel por su gestión al frente del Betis.

 

 

Jose María Ruíz Mateos y Teresa Rivero (Rayo Vallecano, 1991-2011 )

El matrimonio Mateos Rivero estuvo al cargo del Rayo Vallecano durante la época de los 90/2000, donde gozó de su mejor etapa deportiva. Ruiz Mateos compró el club como una herramienta más de popularización de su imagen, y vaya si lo consiguió. Para la posteridad dejó un anuncio de flan Dhul donde le marca un penalti a Miguel Boyer (ministro de economía de la época), su gran rival al que también intentó agredir con un mítico ¡que te pego, leche! Posteriormente cedería la presidencia a su mujer, famosa por quedarse dormida en el campo, o por sus frases machistas y denigrantes a Milene Domingues (novia de Ronaldo por aquel entonces). Durante la expropiación de su empresa, Rumasa, Jose María consciente de que en los juzgados estaba perdiendo la batalla, quiso trasladar a la calle y a los medios de comunicación su causa. Lo logró montando «numeritos» muy efectistas y llamativos. Sin ningún sentido del ridículo, Ruiz-Mateos se presentó en la puerta de los juzgados disfrazado de Superman llamando «mariconazo» a Miguel Boyer. José Maria falleció un 7 de septiembre de 2015.

 

 

Augusto César Lendoiro (Deportivo de la Coruña, 1988-2014)

Sin duda alguna uno de los presidentes más longevos de la historia del fútbol. En 1988 se hizo cargo de un club y lo abandonó 25 años después, con una Liga y varios títulos a sus espaldas, transformando un club modesto en uno de los grandes de LaLiga durante más de una década. Era un negociador atípico, rehuía de los despachos, siempre con mesa y mantel por el medio. Opíparas cenas hasta las tantas de la madrugada con los intermediarios de clubes y agentes de jugadores. No se podía hablar de fútbol hasta después de los postres. Y a esas alturas excepto Lendoiro, nadie estaba en condiciones de hacer una buena negociación. Así llegaron al Depor cracks como Bebeto, Mauro Silva, Rivaldo, Mackaay, Djaminha y muchos otros a golpe de talonario. Durante años se acusó al presidente de mantener relación con la mafia del narcotráfico gallego, la cual aportaba el capital para afrontar grandes fichajes, a lo que Lendoiro respondía: «¿Cómo íbamos a tener una sola peseta de la droga? También se decía que el dinero lo ponía Amancio Ortega ¿Por qué? Porque nadie entendía que pudiésemos competir con Real Madrid o FC Barcelona. Lo de la droga no deja de ser un chiste malo».

 

 

Jose María Caneda (SD Compostela, 1988-2003)

A pesar de no ser forofo del fútbol, José María Caneda (Santiago de Compostela, 1947) acabó presidiendo la SD Compostela. Aunque fue uno de los presidentes más carismáticos del fútbol español, se le recuerda por su pelea en la sede de la LFP con Jesús Gil. En lo único que cambió durante su etapa al frente del club es que perdió dinero y se enfrentó a los políticos de la época. “Enseñé a muchos presidentes a transportar el dinero B desde Suiza”, se vanaglorió en 2020. Entre otras de sus grandes declaraciones destacan su enfrentamiento con el presidente del Betis, “un día Lopera me llamó aldeano y le dije que le iba a dar una hostia que le iba a sacar por la ventana.

Más allá de eso, era un tío acojonante”, y sobre la bronca con Gil y Fidalgo, Caneda dijo que “mi amistad con Gil era buena antes de la pelea y fue mucho mejor después de la pelea. A los 8 días le fui a fichar a Penev y a Pirri Mori. Fui allí, al Manzanares. Me acuerdo que Gil estaba con su hijo y decía, ‘¡qué cara tiene este viniendo aquí!, y yo lo contesté, ‘déjate de chorradas y paga un café’. Charlando entre nosotros incluso le venían las lágrimas a los ojos pensando en la tontería que habíamos hecho. Pero somos humanos y todos cometemos errores. Iban a hacer la presentación de Sacchi y en la conversación por Penev me pidió que bajara al campo a saludar a la gente, como a escenificar que hicimos las paces. Yo con esa gente, que te puedes pelear, pero das media vuelta y te das un abrazo, me entiendo perfectamente. Con los zorros que nunca discuten, pero están siempre al acecho… esos son los peligrosos”.

Caneda endeudó de sobremanera al club, que finalmente descendió administrativamente en 2003 por impagos a sus jugadores.

 

 

Paco Roig (Valencia CF, 1994-1997)

«¿Tú qué haces aquí, payaso hijo de puta?». Las palabras fueron pronunciadas por el antiguo presidente valencianista, Francisco Roig al exjugador búlgaro Lubo Penev (Dobrich 1966). Penev, que había militado durante seis temporadas en el Valencia CF, había salido del conjunto che en el verano del 1995, tras fichar por el Atlético de Madrid. El jugador y el presidente no acabaron muy bien. La cosa no quedó en palabras. Ambos después de insultarse unas cuentas veces más, decidieron dar el paso de sacar los puños a relucir, donde vistas las hechuras del búlgaro, Paco Roig salió peor parado. Tenía síntomas de derrame en un ojo. Y como peor parado en el combate, acabó denunciando a Penev, aunque este último también tenía el pómulo maltrecho. Cuentan que, cuando a Luis Aragonés -entrenador del Valencia CF y extrenador del Atletico de Madrid- le contaron lo sucedido, soltó una carcajada espontánea.

Más allá de este capítulo, Paco Roig hizo todo lo humanamente posible para convertir al Valencia CF en uno de los grandes de los años 90, con grandes fichajes como el de Romário (que acabó en decepción), el «Piojo» López, Salenko o de entrenadores como Jorge Valdano, Claudio Ranieri, Carlos Parreira o Luis Aragonés. Inolvidable su presentación de Ranieri ante la prensa presentándolo como «Rinaldi», acuñó expresiones como «La Meseta» para referirse a todo lo relacionado con el Real Madrid y su entorno.

 

 

Lorenzo Sanz (Real Madrid, 1995-2000)

«Lo que tenéis que hacer con Núñez es encerrarlo, su actitud en el palco es impresentable», solo es una pequeña introducción a la figura del presidente merengue Lorenzo Sanz y su guerra contra los directivos culés. Se fogueó como directivo al lado de Ramón Mendoza, colocó a uno de sus hijos en la primera plantilla y eligió como enemigo íntimo favorito a Joan Gaspart: «Necesita un gorro y un cucurucho». Pero Joan no se quedaba corto en esta guerra dialéctica que rozaba la comedia, entre sus ocurrencias figuraba su mención de que «en el Bernabéu quien mejor me trata es la señora de los lavabos». Durante la presidencia de Lorenzo Sanz, incluso se declaró ‘non grata’ la presencia de Joan Gaspart en el Santiago Bernabéu. «Me dijo, no te preocupes, tanto me ha costado hacerlo como deshacerlo y, efectivamente, al cabo de un tiempo me permitió volver al campo del Real Madrid. Eso demuestra que era un hombre que escuchaba y que no tenía ni pizca de rencor. Después de esta época de directivos hablábamos como hablan dos amigos, pero vuelvo a decir que no de temas deportivos, sino de la familia y de las cosas que se dicen los amigos», aseguró Gaspart.

Gaspart después de la muerte de Lorenzo Sanz, se despidió así: «Hablaba con Lorenzo Sanz como con un amigo. Un barcelonista como yo llora por él. Siempre le recordaré muy forofo, como yo. Un hombre muy apasionado, muy madridista y siempre dio lo mejor para su Madrid». Lorenzo Sanz falleció un 21 de marzo de 2020.