Pink Floyd Football Club, pasión más allá de la música

 

El Pink Floyd Football Club fue creado en 1970 fruto de la pasión por el fútbol de los componentes de la mítica banda de rock británica, fundada en Londres en 1965 y considerada un ícono cultural del siglo XX. Este club compitió mayoritariamente contra periodistas, otras bandas e incluso en una ocasión contra un equipo formado por bailarines y personal del Ballet de Marsella, siempre en el ámbito amateur y nunca compitiendo en competiciones federadas.

 

 

El hecho de crear clubes de fútbol, aunque fueran de ámbito totalmente amateur, era una práctica habitual de muchas bandas como el caso de Iron Maden.

 

 

Inicialmente Pink Floyd estaba formado por el batería Nick Mason, el teclista y vocalista Richard Wright, el bajista y vocalista Roger Waters y el guitarrista y vocalista principal Syd Barrett, quien se convirtió en el primer líder de la banda. Bob Klose fue guitarrista inicialmente por un corto tiempo, pero no llegó a aparecer en ningún disco. El errático e impredecible comportamiento de Barrett, causado por el excesivo consumo de drogas, especialmente LSD, hizo que su amigo David Gilmour se integrara al grupo en diciembre de 1967 y que quedase definida la formación clásica del grupo tras la marcha de Barrett en abril de 1968.

 

 

Pink Floyd comenzó con un gran éxito en la escena underground londinense a finales de los años sesenta, con Syd Barrett como principal compositor. La salida de Barrett convirtió a Waters en el principal escritor de la banda mientras que Gilmour y Wright tomaron el protagonismo en la composición musical. El grupo grabó durante esta época muchos álbumes que se convirtieron en enormes éxitos comerciales, como The Dark Side of the Moon (1973), Wish You Were Here (1975), Animals (1977) y The Wall (1979) siendo a su vez estos considerados de los discos más influyentes en la historia de la música popular.

 

 

Fanáticos del fútbol

Roger Waters y David Gilmour eran fans incondicionales del Arsenal, hasta el punto que hubo interrupciones ocasionales en la producción del álbum Dark Side Of The Moon causadas por las visitas a los partidos en Highbury. De esa pasión descontrolada por el fútbol nació el Pink Floyd Football Club, aunque no fue la máxima muestra de amor de los integrantes de la banda por el fútbol, ya que Nick Mason en 2019 formó parte de un consorcio que puso dinero para salvar al Bolton Wanderers Football Club.

Entre otras conexiones futbolísticas, la canción «Fearless» del álbum Meddle incluye el sonido de «The Kop» en Anfield cantando «You’ll Never Walk Alone», y la canción «The Gunner’s Dream» del álbum The Final Cut fue supuestamente creada por Waters con un guiño a su club favorito, aunque la canción no tiene absolutamente nada que ver con el fútbol.