sábado, octubre 1, 2022

Pepsi World Challenge 2001, la competición más surrealista

 

El 17 de junio de 2001, Pepsi emitió su primera Pepsi World Challenge, reuniendo a 16 jugadores internacionales de diferentes partes del mundo en los que se encontraban figuras de la talla de Rivaldo, Beckham, Roberto Carlos o Rui Costa para hacerlos participar en una serie de pruebas puntuables, celebrado en Londres. La competición, impensable hoy en día, los puso a prueba en cinco desafíos de habilidad supuestamente ideados por el propio Sir Alex Ferguson.

El pistoletazo de salida al evento, que fue televisado, lo dieron los presentadores John Barnes y Lisa Rogers (cuyo pie de foto está mal escrito «Rodgers»), y esta última llama al torneo «una especie de Copa del Mundo para jugadores». El primer jugador en salir en escena fue Sami Al-Jaber, que aparece confusamente como jugador de los «Wolves (UK)», y es que se daba la curiosidad de que Al-Jaber nunca llegó a debutar en competición oficial con este equipo inglés, y tan solo se había sentado seis partidos en el banquillo. Además, ya hacía cuatro meses que había vuelto a su club de origen, el Al-Hilal. El siguiente fue el popular David Beckham, que se encontraba en el que sería quizás su mejor año: en 2001 ganó el premio a la Personalidad Deportiva del Año de la BBC, formó parte del Equipo del Año de la UEFA y quedó segundo tras Luís Figo en la votación del Mejor Jugador Mundial del Año de la FIFA, después de haber ayudado al Manchester United a ganar la Premier League y de haber marcado aquel increíble tiro libre en el último minuto contra Grecia que llevó a Inglaterra al Mundial.

Los siguientes jugadores que completaron el roster fueron Okan Buruk, Rivaldo, Roberto Carlos, Rui Costa, Fan Zhiyi, Hazem Emam (que aparecía como jugador del Udinese, cuando en realidad hacía un año que ya no vestía su camiseta), Sergei Semak, Emmanuel Olisadebe, Dwight Yorke, Nolberto Solano, Li Jinyu, Nguyen Hong Son, Rafael Márquez y «La Brujita» Verón.

 

 

Primera prueba: El Pase

Empieza la primera prueba y el presentador Jonathan Pearce, inexplicablemente, se refiere a Al-Jaber como el «favorito del público»; alaba la resistencia de Buruk a pesar de que la tarea requiere que cada jugador dé un total de 10 pasos a ritmo de paseo; y menciona que a veces se critica a Beckham por vicio.

Li Jin Yu gana la prueba con 20 puntos, 3 por delante de Emam y 5 de Beckham.

Segunda prueba: habilidades con el balón

Cada jugador dispone de un minuto para impresionar al panel de jueces (los oficiales de la Premier League Mark Halsey, Barry Knight y Paul Taylor) mostrando sus habilidades con el balón. La única condición es que deben hacerlo de pie dentro de un círculo de unos cinco metros de diámetro. Según la introducción de Barnes: «Si el balón sale del círculo, el jugador continuará con otro balón».

Es una regla que no entra en juego ni una sola vez, a pesar de que prácticamente todos los jugadores abandonan el círculo con el balón en un momento u otro. Esta vez, Yorke y Beckham son dejados para el final, y ambos reciben sospechosamente la puntuación completa de los árbitros (los dos únicos jugadores que lo hacen) a pesar de que Beckham saca el balón del círculo durante unos segundos y permite que el balón toque el suelo varias veces, ambas cosas en directa contravención de las reglas establecidas.

«Me pregunto si Sir Alex Ferguson le puntúa mucho en los entrenamientos por eso, día tras día», reflexiona Pearce mientras Beckham se pone a cuatro patas con el balón en la espalda, malinterpretando tanto la personalidad de Ferguson como el papel de todos los entrenadores de fútbol.

Beckham acaba en el top de la clasificación con 30 puntos junto a Yorke, seguidos de Li Jin Yu con 28.

 

Tercera prueba: Dribbling

Los jugadores se dividen en grupos de cuatro y compiten entre sí en un regate de slalom alrededor de maniquíes gigantes. Solamente los dos más rápidos de cada grupo pasan a la siguiente ronda.

Debido a los peligros inherentes a los giros y las vueltas sobre un césped duro, Beckham se cae al intentar rodear uno de los maniquíes, muchos de los jugadores de mayor renombre no se lo toman en serio, y la voz en off de Gabriel Clarke especula generosamente con que Rivaldo «tuvo problemas, quizás debido a una lesión reciente».

Los únicos jugadores de mayor renombre que sí parecen ir a por todas son Yorke y Rui Costa, que llegan a la final contra Emam y Al-Jaber después de que Yu y Buruk fueran descalificados en las semifinales por infracciones técnicas.

Emam y Yorke están a la par en la final, lo que hace que Emam salte para detener la pelota en la línea designada con tanto gusto que casi acaba lamiéndola por encima de la barricada y hacia el público. Sin embargo, le sale bien y sale victorioso.

Emam acaba ganado la prueba con 30 puntos, seguido de Yorke con 25 y Rui Costa con 20.

 

Cuarta prueba: Futvoley

Es de suponer que esta tarea fue diseñada para poner a prueba las habilidades de cabeceo, pero termina siendo efectivamente una versión de dos toques de voleibol, jugado con los pies.

Los jugadores por primera vez parecen disfrutar de verdad, y Hong Son gana con 40 puntos, seguido de Emam con 30 y Chi Yi con 20.

 

Quinta prueba: Tiros libres

El final de la jornada se presenta como una batalla de maestros del tiro libre, con Beckham enfrentándose a Roberto Carlos. Todo es una farsa: los tiros libres se lanzan desde demasiado cerca de la portería para que ninguno de los dos pueda demostrar su talento, especialmente Roberto Carlos. Rivaldo empata en cabeza con Verón, ambos con 24 puntos, seguidos de Yorke con 20.

 

El podio final

Al final, Emam se convierte en el ganador absoluto con 111 puntos, con Hong Son en segundo lugar con 99 puntos y Dwight Yorke en tercero con 90 puntos. Sir Alex Ferguson entra en escena, anunciado por un pie de foto, y estrecha la mano de algunos jugadores, antes de un cierre del programa totalmente indecente.

 

 

En 2006 volvería el Pepsi World Challenge cargado de estrellas, pero esta es otra historia que os contaremos el siguiente día.