Akihiro Ienaga

Los peores fichajes del RCD Mallorca en Primera División

 

Durante las 16 temporadas que el RCD Mallorca ha jugado en Primera División del fútbol español se han visto de todos colores. Momentos álgidos como la Supercopa conseguida ante el Barça o la final de Elche, y también situaciones oscuras como las temporadas en las que el equipo Barralet rozó la cola por el descenso. Durante aquellas temporadas hubo pocos buenos fichajes, fuerzas gangas de verano, y un gran número de jugadores de los que se esperaba mucho de ellos pero que no terminaron funcionando. Muchos fueron realmente catastróficos por culpa de comisiones, hijos de presidentes, jugadores argentinos sobrevalorados, etc … Podríamos llegar a escribir muchas páginas de ellos, pero nos intentaremos centrar solamente en los más sonados:

Palhinha, Jorge Ferreira Da Silva (12/14/1967)

Con un RCD Mallorca recién ascendido, llegó el verano de 1997 después de que el conjunto balear pagara 1 millón de las antiguas pesetas por él, convirtiéndose así en el fichaje más caro de la historia del club. Llegaba como una auténtica estrella, ya que la temporada anterior había marcado 24 goles con el Cruzeiro brasileño. Su baja forma, las lesiones físicas, y la irrupción de un joven Juan Carlos Valerón, hicieron que jugara tan únicamente 9 partidos sin hacer ningún gol. En el mercado de invierno de la misma temporada, fue traspasado al Flamengo.

 

 

Francisco Sanz Duran (29/11/1972)

Más conocido como Paco Sanz, es uno de los fichajes más catastróficos de la historia del fútbol español. Un señor que solamente jugó en Segunda División con el Real Madrid B, y luego una temporada con el Real Oviedo y Racing de Santander, donde en este último no jugó ningún minuto. Estuvo un total de 3 temporadas en el Real Mallorca, donde disputó 1 partido oficial de liga contra el Sevilla pero jugando de suplente y saliendo en el tiempo añadido. También jugó una serie de partidos de Copa, uno de ellos contra el Sóller de Segunda B. La grada de Son Moix pidió a los entrenadores: “Queremos un minuto para Paco Sanz”.

Milan Milijas (12/10/1976)

Un desconocido joven serbio proveniente del OKF de Belgrado llegó al Lluís Sitjar y no disputó ningún minuto. No le pudo hacer sombra al veterano Xabier Olaizola. Un año más tarde fue traspasado al Málaga donde no triunfó. Más adelante volvió a su país.

Ivan César Gabrich (28/08/1972)

Este fue uno de los fichajes que junto con Paco Sanz causó más sorpresa. El jugador argentino provenía del Extremadura y terminó jugando muy poco.

Ardian Djokaj (23/05/1979)

El jugador montenegrino llegó al Mallorca en junio de 1999, y tan solamente jugó 7 partidos. Se situaba como centrocampista y partió al UE Lleida la siguiente temporada. Los diarios lo valoraron muy bien cuando se fichó, pero su rendimiento fue muy pobre.

Christian Lionel Díaz (12/05/1976)

El Mallorca por primera vez en su historia entraba en la liguilla de la Copa de Europa. Durante la pretemporada ficharon poca gente esperando clasificarse, y luego tener dinero para fichar. Una vez clasificados gastaron el dinero en este jugador y con el retorno de Paunovic. Su rendimiento no llegó a ser el esperado en todas las competiciones. Abandonó la disciplina mallorquina del año siguiente y aterrizó en el Levante.

Vicente Fernandez Pujante (17/09/1975)

El jugador de Vilanova y la Geltrú llegó procedente del Sporting de Gijón. Su fichaje fue polémico porque venía un poco tocado de la rodilla. Jugó una serie de partidos y se lesionó en el estadio de Son Moix. Muchos de aficionados aún recuerdan sus gritos de dolor al romperse la rodilla. Fue traspasado unos años más tarde en Girona y se retiró en 2005.

Ángel Luis Pérez Pérez (21/02/1981)

Este jugador asturiano llegó procedente del Oviedo, y solamente jugó 2 partidos con la camiseta del Mallorca.

Martín Ricardo Ligüera López (09/11/1980)

Junto con Palhinha y Paco Sanz, fue considerado un buen fracaso. Venía a ser el sustituto del “Caño” Ibagaza, pero su baja forma, su elevado peso y la mala adaptación al fútbol español fueron los motivos por los que no jugó.

Lampros Choutos (07/12/1979)

El internacional griego vino cedido del Inter de Milán, y fue un jugador que solo jugaba los últimos minutos. Recuerdan por Son Moix su calva característica y que marcó un gol en la Real Sociedad en el último minuto del partido corriendo como un loco por el campo.

 

 

Adrian Maximiliano Peralta (08/05/1982)

Él mismo se presentó como el nuevo “Kily Gonzalez”, y se puso a las órdenes de Héctor Cúper. Fue un jugador peculiar para tener un poco de joroba y hacer bicicletas y regados que no llevaban a ninguna parte. Permaneció una temporada y se fue al Newell ‘s Old Boys argentino.

Daniel Armand Ngom Kome (17/05/1980)

El jugador camerunés llegó procedente del Ciudad de Murcia y nadie entendió su fichaje. Jugó 5 partidos, uno titular y fue cedido la misma temporada en el Valladolid.

Paulo César Pezzolano Suárez (25/04/1983)

Un fichaje de las últimas temporadas que no funcionó. Jugaba de centrocampista y no se adaptó al fútbol español.

Bruno Manuel Rodrigues Silva (05/05/1982)

Más conocido como Bruno China, fue un centrocampista que aterrizó junto con Pezzolano y cuando llegó Gregorio Manzano se opuso a su fichaje. Este hecho supuso que jugara pocos minutos y fichó más adelante por el Rio Ave C.F.

Akihiro Ienaga (13/06/1986)

Fue el segundo japonés que aterrizó en Son Moix tras Yoshito Okubo. Akihiro funcionó peor que Yoshito y nunca se adaptó al fútbol aquí. Jugó dos temporadas y marchó al Cerezo Osaka de Japón.

 

 

 

Marvin Ougunjimi (12/10/1987)

El fichaje no se hizo efectivo porque no funcionó el fax de las oficinas de Son Moix. Permaneció al Genk hasta el mercado de invierno. Es el caso más sonado de los últimos años del Mallorca en primera división.

 

Estos serían algunos de los casos más importantes de fichajes fracasados durante las 16 temporadas del RCD Mallorca en primera división. También podríamos hablar del “caramelo” Serrizuela, el Polo Quinteros, Marcos Vales, Nagore, Müller, Tuzzio, Potenza, Maciel, Dorado, Scaloni, Trejo, Ratinho …

 

———————-
Pep Lluís Puig Nigorra