sábado, febrero 4, 2023

Pelé portero, la verdadera historia desconocida de «O Rei»

 

Pelé no solo fue uno de los mejores deportistas de todos los tiempos y máximos goleadores de la historia del fútbol, sino que también tuvo la oportunidad de disputar diversos encuentros como portero, una de sus pasiones de infancia. Y no solamente 4 partidos, como afirman algunos portales de dudosa credibilidad histórica, sino muchos más, como así certifican sus excompañeros del Santos.

No hay que olvidar que su sobrenombre tiene origen en la figura de «Bilé», exportero del Vasco de São Lourenço, un modesto equipo del estado de Minas Gerais, en el que también militaba su padre, João Ramos do Nascimento «Dondinho». Al pequeño Dico le gustaba jugar de portero y, cada vez que hacía una parada, se gritaba a sí mismo «¡Segura, Bilé!» («¡Agarra, Bilé!»), inspirado en el compañero de su padre. Sin embargo, por su corta edad, pues tenía apenas cuatro años, aún no conseguía pronunciar correctamente el nombre de «Bilé», y los amigos con los que jugaba por las calles de Bauru, en el interior de São Paulo, creían que decía algo parecido a «Pelé». El apodo cuajó entre sus colegas de pelota, que pasaron a llamarlo así.

 

 

El segundo portero del Santos

Pelé no disputó tan solo 4 partidos como portero: el Santos 4-2 Comercial del Campeonato Paulista de 1959, el Santos 4-3 Grêmio del Campeonato Brasileño de 1963, el Santos 3-0 Botafogo del Campeonato Paulista de 1969 y en un amistoso entre el Baltimore Bays y el Santos que acabó con 0-4. Si no, que su participación bajo palos fue mucho más allá.

Según sus excompañeros del Santos y de la selección brasileña, Pelé era un tremendo portero. Tanto, que el Peixe llegó a estar años sin un guardameta suplente. Gilmar, Manga, Cláudio o Lalá fueron magníficos porteros del Santos y Pelé fue siempre el segundo de todos ellos. Para ello «O Rei» practicaba tras los entrenamientos con sus compañeros. Y aunque los números históricos digan que él solamente tuvo que actuar cuatro veces como portero, todos coinciden que Pelé vistió la camiseta 1 del Santos (y de los rivales) muchísimas más veces.

 

 

“En muchos partidos de las giras que hacíamos por el mundo, principalmente en partidos en África, los patrocinadores pedían que Pelé jugara la segunda parte en la portería de sus equipos. Era curioso, pero a él le encantaba”, cuenta Lima, exlateral derecho del Santos, que escribió un libro de memorias sobre aquellos tiempos y que tiene un capítulo entero dedicado al Pelé portero. “En las pachangas Pelé siempre era el portero y era imposible quitarle de la portería. Él se cabreaba un montón, estaba obsesionado con aquello”, se ríe la leyenda santista.

 

 

Otro excompañero de club, el exportero del Santos Lalá, va más allá al hablar sobre el talento de Pelé en su función y afirma que ‘O Rei’ “sería titular absoluto de la selección brasileña” si cambiara de posición. “Él era increíble bajo los palos, una pasada, no es una exageración, tenía los fundamentos perfectos”, explica el exarquero.

De todos los partidos que Pelé jugó de portero, el más emblemático fue en la semifinal de la Taça Brasil ante el Grêmio en 1964. El Santos había ganado la ida por 1 a 3 en Porto Alegre y un empate en São Paulo era suficiente para llegar a la final. Pero el Grêmio sorprendió al favorito y llegó a estar ganando por 1 a 3 hasta que Pelé apareció y marcó nada menos que tres goles para remontar para el Peixe. En el minuto 84, el árbitro expulsó a Gilmar por protestar y Pelé no tuvo en reparos en sustituirle en su función. Y lo que hizo en los minutos finales de aquel encuentro lo explica bien el titular de la portada del diario ‘Gazeta Esportiva’ del día siguiente: “Pelé, un crack con el balón en los pies y en las manos”.