jueves, diciembre 1, 2022

Paul Gascoigne en la SS Lazio, pura dinamita inglesa en la Serie A

 

Paul Gascoigne fue la estrella absoluta de la SS Lazio para la temporada 1992-1993, a pesar de pasarse en el dique seco 12 meses antes de su fichaje, tras sufrir una grave lesión con el Tottenham. Su reputación como el jugador más explosivo de Inglaterra le valió lo suficiente para llegar a la Serie A por la puerta grande. La mezcla asombrosa de habilidades técnicas sublimes y la sólida ética de trabajo, emocionante y excitante a partes iguales, le había hecho ganarse el cariño no solamente de los pretendientes nacionales, sino también de los extranjeros.

 

 

Era una época de transición en el fútbol inglés. La Premier League estaba naciendo y, pronto, un torrente de talentos extranjeros reforzaría a la mayoría de los clubes. Más raros, sin embargo, eran los que iban en dirección contraria. Sin embargo, en la siempre caprichosa historia de la carrera de Gascoigne, el capítulo del calcio fue característicamente imprevisible. Incluso el inicio estuvo cargado de incertidumbre; Gascoigne aún se estaba recuperando de una grave lesión de rodilla y la transición de las anticuadas tradiciones de la pretemporada inglesa al calendario mucho más intenso de Europa fue un shock.

 

 

El pandemónium recibió a Gascoigne a su llegada al aeropuerto de Fiumicino, en Roma, en 1992. Alrededor de un millar de aficionados de la Lazio se habían reunido para dar la bienvenida a su nuevo fichaje. A su paso por la aduana, los cánticos de “Che sarà, sarà” y “Paul Gascoigne, la la la”, cantados al son de Brown Girl in the Ring, retumbaron en la terminal. En medio de la vorágine, los agentes de seguridad rodearon a Gazza y le hicieron pasar a toda prisa por el aeropuerto.

En el exterior, las escenas eran igual de frenéticas, ya que los Laziali se morían por saludar a Gascoigne. Describiendo este fervor mesiánico, un aficionado de la Lazio dijo a los periodistas: “Cuando lo fichamos, Dios mío, parecía que llegaba Jesucristo”. El fichaje también acaparó la atención en todo el país, y un juez del tribunal supremo italiano se preguntó si este inglés era “más famoso que el Duque de Wellington tras la batalla de Waterloo”. Gascoigne fue juzgado como el hombre capaz de llevar a la Lazio hacia la luz. El hombre que iniciaría una era próspera bajo la nueva propiedad del magnate de la alimentación, Sergio Cragnotti. A pesar de que la gestión de aquel traspaso había sido un asunto doloroso y prolongado, era el proverbial fichaje de relumbrón que Cragnotti ansiaba.

 

 

Cuando Gascoigne llegó por primera vez al campo de entrenamiento de la Lazio en Formello, no estaba preparado para las rigurosas exigencias de la Serie A. En el marco de un documental de Channel 4 titulado “Gazza’s Italian Diaries”, el exjugador de los Spurs relató con franqueza a James Richardson sus dificultades iniciales: “Pensaba que los entrenamientos serían un poco fáciles, pero empezaron siendo muy duros. Mientras corría, la gente me cortaba el dedo y me tomaba muestras de sangre. Pensé: ‘Dios, ¿de qué va todo esto? Y luego ir a los centros de pruebas, con la cabeza en vilo, el corazón en vilo. Fue increíble. Creo que estaba más conectado que una antena parabólica”. En la época de la llegada de Gazza, los métodos de entrenamiento del calcio, tanto científica como tácticamente, eran superiores a los del fútbol inglés. Estos enfoques se aplicaban a menudo con rigor. Este era ciertamente el caso bajo Dino Zoff, el entonces entrenador del Lazio, que creía que el fútbol era un “deporte de valores indiscutibles: buenos modales, lealtad y autodisciplina”.

La personalidad traviesa de Gazza no se prestaba fácilmente a un modus operandi tan estricto, y causó una impresión poco favorable en su primer día en Formello, olvidando tanto sus zapatillas de correr como sus botas de fútbol. De forma un tanto arriesgada, Gazza comenzó su carrera en el Lazio entrenando con zapatillas de deporte. Sin embargo, aunque su preparación había sido desordenada, su deseo de volver a los terrenos de juego era inquebrantable. Bajo la supervisión del fisioterapeuta del club, Roberto Farola, Gascoigne se preparó para su primera salida con la camiseta del Lazio.

 

 

Expectación máxima

Aunque Gazza aún no había debutado, la fanfarria que rodeó su llegada a Roma generó el impacto deseado para el programa Football Italia de Channel 4. Al unirse a sus compatriotas Desmond Walker, que fichó por el Sampdoria en 1992, y David Platt, que ya había disfrutado de una exitosa temporada en el Bari, el público británico se interesó por la Serie A.

El 6 de septiembre de 1992, tres millones de espectadores sintonizaron Football Italia, un empate 3-3 entre la Lazio de Gazza y la Sampdoria de Walker. A pesar de la ausencia del primero, el programa fue un éxito rotundo, ayudado por el hecho de que la avalancha de goles había disipado los tópicos comunes sobre el estilo aburrido y defensivo de la Serie A. El público estaba enganchado, encantado con este producto exótico en el que los partidos de fútbol se jugaban con el telón de fondo de arenas llenas de humo y el crepitar de bengalas y fuegos artificiales.

 

 

La expectación, tanto en Italia como en el Reino Unido, era palpable. ¿Podría la próxima gran esperanza de Inglaterra prosperar en una liga que había demostrado ser notoriamente implacable con las mejores exportaciones británicas? ¿Podría Gascoigne triunfar donde otros grandes como Jimmy Greaves, Denis Law e Ian Rush habían fracasado?

En una lluviosa tarde de septiembre en el Estadio Olímpico, Gascoigne debutó en un amistoso entre semana contra su antiguo club, el Tottenham. El hecho de que 30.000 hinchas de la Lazio se molestaran en acudir a la cita subrayó su impacto inmediato en la capital. De hecho, los directivos del club afirman que su mera presencia suele suponer un aumento de 5.000 a 10.000 espectadores.

 

 

Su esperado debut en la Serie A no se produjo hasta el 27 de septiembre contra el Génova. Su participación fue un poco prematura, pero como Cragnotti, los medios de comunicación y los aficionados deseando ver a Gascoigne en acción competitiva, Zoff se sintió presionado para que saltara al campo. Sin embargo, lo que le faltaba a Gazza en cuanto a agudeza en el juego, lo compensaba con su talento innato y su estilo de juego entusiasta. Durante 41 minutos, el “Día de Gazza Speciale” amenazó con estar a la altura. En dos ocasiones, el número 10 del Lazio se embarcó en características e incisivas incursiones desde el centro del campo, utilizando su engañosa velocidad para dejar a los defensores genoveses a su paso. Durante 41 minutos, la pasión y el talento de Gazza se expresaron a través de su cuerpo, sorteando los retos que se le presentaban.

Pero la inflexible figura de Mario Bortolazzi puso fin a su actuación, golpeando a Gazza por detrás. El Olímpico se estremeció colectivamente mientras el personal médico de los biancocelesti entraba a toda prisa en el campo. Pero Gascoigne se levantó, se quitó el polvo y estrechó la mano de Bortolazzi. “Gracias, amigo”, dijo. Y lo que es más importante, a pesar de haber sido retirado en el descanso como medida de precaución, su rodilla había resistido un golpe considerable. A partir de ese momento, en la Curva Nord de la Lazio aparecía a menudo una pancarta con un boceto de su nuevo campeón: “Guai A Chi Ce Lo Tocca”.

 

 

Su estado de forma seguía impidiéndole completar los 90 minutos, pero, no obstante, ofrecía actuaciones prometedoras. En la victoria por 5-2 sobre el Parma, él y el prolífico Giuseppe Signori se combinaron de forma brillante en algunos momentos. Contra el poderoso AC Milan de Fabio Capello, Gascoigne salió airoso a pesar de la derrota de su equipo por 5-3. Tras el partido, el técnico rossonero se apresuró a reconocer el potencial de Gascoigne, si bien matizó sus elogios con sus características verdades duras: “la próxima temporada, Gascoigne puede ser uno de los grandes jugadores de la liga italiana, pero es importante que trabaje en su acondicionamiento. Es fuerte y rápido y se desprende muy bien de los jugadores. De momento está bien, pero debería mejorar”.

 

 

Su primer Derby della Capitale

En la ciudad que llaman eterna, no hay mejor manera de establecer un culto imperial que hacerse un nombre en el Derby della Capitale. Incluso Gascoigne, nacido y criado en el noreste de Inglaterra, era consciente de la magnitud del derbi de Roma y tenía un ojo puesto también, al parecer, en lo rápido que se agota la paciencia de los fanáticos de la Lazio. Antes del partido, explicó: “Para mí, y no lo digo por decir, este domingo es como la vida o la muerte. Y espero que, después del domingo, siga vivo”.

Y vivo estaba, y volando sobre un vendaval que él mismo había provocado en el Estadio Olímpico en aquella fría tarde de noviembre. Al elevarse por encima de su marcador para rematar un tiro libre de Giuseppe Signori de cabeza, Gascoigne se aseguró la adulación eterna de la mitad azul de Roma. Con los puños en alto, fue acosado por sus compañeros de equipo mientras, en las gradas, los aficionados jubilosos casi estallaban en un tumulto de puro júbilo.

 

 

Aquello junto al hecho de que siguiera en el campo en el minuto 86 fue un pequeño milagro. Pero mientras Gazza era acosado bajo las gradas de la Curva, le invadió una efusiva sensación de alivio. Hasta el punto de que, mientras regresaba al círculo central, se le saltaron las lágrimas. Consciente de las consecuencias que conlleva perder un partido que, para muchos aficionados de Roma, tiene más peso que ganar el propio Scudetto, Gazza reflexionó más tarde: “He jugado antes en algunos grandes derbis, pero esto no era normal. Marcar fue una sensación increíble, pero no fue una buena sensación, fue más bien una sensación de ‘gracias a Dios por eso’”.

El partido en sí fue monótono, el ambiente típicamente sofocante y volátil. Gazza lo aprovechó, aunque a veces imprudentemente, para patrullar con energía el centro del campo. Como era de esperar, los aficionados de la AS Roma se burlaron de él durante todo el partido, desplegando una pancarta en la que se leía “Paul Gazza, eres un gordo maricón”, mientras lanzaban barritas Mars en su dirección. En una réplica típicamente chistosa, Gascoigne desenvolvió una de las barritas y la engulló. Era el mejor momento de Gazza.

 

 

Víctima de los paparazzi

Fuera del campo, la tristemente célebre prensa italiana se encargó de que Gascoigne sufriera intromisiones sin precedentes en su vida personal y profesional, como posteriormente le sucedería a Bergkamp en el Inter. En cambio, su carácter travieso, a menudo celebrado y admirado en Inglaterra, fue denostado en Italia, y se hizo tristemente célebre por dedicar, a ojos de muchos italianos, más tiempo a sus bromas que al fútbol. Eso no quiere decir que no hubiera habido destellos de genialidad durante aquella etapa. Su gol contra el Pescara, en el que se coló entre los desventurados defensores con un simple giro de cadera, sigue considerándose uno de los goles de la década de los 90, lo que no es poco si se tiene en cuenta que Batistuta, Ronaldo, Del Piero y Baggio se empeñaban en superarse mutuamente en el arte del gol.

Fuera del terreno de juego, hubo problemas desde el principio. Gascoigne aprendió rápidamente el precio de su estatus de culto. No solamente sus actuaciones y su estado físico estaban bajo constante escrutinio, sino que no podía moverse ni respirar en Roma sin ser seguido, fotografiado o interrogado. Por supuesto, la afición de Gascoigne por las bromas le convirtió en un imán para la atención equivocada. Además de sus cómicos cameos con James Richardson en Football Italia, en uno de los cuales se comía un huevo de chocolate gigante, sus bromas a los compañeros de equipo y al personal del club eran incesantes. Por nombrar solamente algunas: desinfló los neumáticos del Porsche de Aaron Winter, metió una serpiente muerta en el bolsillo de la chaqueta de Roberto Di Matteo, cogió el silbato de Dino Zoff, lo ató a un pavo y soltó al pájaro en el campo de entrenamiento y, según el propio Zoff, Gazza tenía la tendencia a acudir desnudo a las cenas del equipo.

 

 

Pero las bromas se agotaron y la prensa empezó a notar que Gazza parecía centrarse más en idear ingeniosas bromas que en mantener su forma física. A Zoff tampoco le hizo mucha gracia ese comportamiento, sobre todo teniendo en cuenta que solamente podía seleccionar a tres de Gascoigne, Winter, Thomas Doll y Karl-Heinz Riedle debido a la cuota de extranjeros de la Serie A.

El 10 de noviembre de 1992, la Lazio disputó un amistoso ante el Sevilla FC de Diego Armando Maradona en el Sánchez-Pizjuán. El partido se organizó en gran medida como medio de ingresos del club para afrontar los pagos al Nápoles por el fichaje de Maradona. El choque terminó 1-1. Pineda marcó el primero para los sevillistas. Gascoigne empató para la Lazio con un golazo, marchándose primero de Rafa Paz y conduciendo hasta el área sorteando rivales hasta definir con mucha calidad ante Unzué. El hecho de poder fotografiar a Gazza al lado de Maradona, fue usado por la prensa italiana para vincular los malos hábitos de ambos jugadores, aunque poco les importó a ellos. “Recuerdo que la Lazio quería que jugáramos contra el Sevilla y Maradona, y le dije al presidente: ‘No, quiero jugar contra la Juventus’. Pero él quería hacerlo contra Maradona. Así que le dije: ‘Está bien, te veré allí’”, aseguró el inglés en ‘Good Morning Britain’. “En el vuelo tomé un par de copas”, continua. Y su estado para jugar cuando llegó al estadio no era el más adecuado. Antes de aquel partido, los dos jugadores se encontraron en el túnel de vestuarios, momento que aprovechó Gascoigne para hacer una confesión a Maradona. “Me acerqué y le dije: ‘Diego, estoy un poco borracho’”, explicó. Lo que quizá no esperaba fue la respuesta de Maradona. “Está bien, Gazza. ¡Yo también!”, le contestó.

 

 

Una serie de pequeñas lesiones frenaron la progresión de Gazza, y el 24 de enero de 1993 fue descartado para un partido en casa contra el Juventus. Zoff alegó su “mala condición física” y, tras el partido, los periodistas quisieron conocer el punto de vista del jugador. Gascoigne, ya frustrado por sus críticas, guardó silencio ante la prensa y respondió eructando ante el micrófono de un periodista de la Rai. A continuación se desató el furor y comenzó la investigación sobre el Burpgate. El diario italiano La Stampa dedicó una página entera al incidente. Mientras tanto, Cragnotti echó humo y Gascoigne fue multado con 9.000 libras. Sin embargo, la insolencia y el desprecio de Gazza por los periodistas le hicieron ganarse el cariño de los seguidores de la Curva Nord. Un aficionado del Lazio no se cortaba al ser preguntado: “Le damos un 10 al eructo de Gascoigne. Creemos que hizo lo correcto. Si saben que está en silencio de prensa no entiendo por qué intentan entrevistarlo. La culpa es del periodista”.

En retrospectiva, el paso en falso de Gazza fue exagerado. Fue un gamberro, pero no siniestro. Ya había tenido roces mucho más graves con la prensa, hasta el punto de agredir físicamente a un fotógrafo durante la campaña 1993/94. Si bien no se pueden justificar estas reacciones, es evidente que fueron la culminación de la tensión indebida provocada por una prensa italiana implacable. Gascoigne estaba desbordado y daba muestras de ser incapaz de afrontarlo. De forma algo irónica, Gazza se redimió temporalmente después de que la prensa aplaudiera su reacción al recibir una tarjeta roja contra el Génova durante la segunda mitad de la temporada 1992/93. Sin discusiones, sin reacciones y con apretones de manos por doquier. De repente, el patán eructante era un caballero inglés. Y de la misma manera, la forma de Gazza despegó de nuevo. Contra el AC Milan, inspiró al Lazio a empatar 2-2 en el Olímpico, marcando un gol y participando en el otro. Fue otra demostración fugaz de su genio defectuoso.

 

 

Gazza terminó su temporada de debut en buena forma, ayudando al Lazio a terminar en quinta posición, su mejor puesto en 17 años. En lo personal, sus 22 partidos y cuatro goles resultaron ser su campaña más fructífera con los colores del Lazio. Sin embargo, sufrió una lesión en el Inglaterra – Países Bajos disputado en Wembley el 28 de abril de 1993, que le obligó a lucir una máscara protectora durante algunos partidos.

 

 

 

Por otra parte, los acontecimientos fuera del campo conspiraron repetidamente contra Gascoigne. Sus inseguridades se acentuaron cuando su ex asistente, Jane Nottage, publicó un libro en el que divulgaba detalles delicados sobre su vida privada, incluyendo sus luchas contra la enfermedad mental y la bulimia. “No puedo confiar en nadie después de lo de Jane Nottage”, reflexionaba el traicionado Gascoigne, “porque dices algo y al día siguiente está en los periódicos”.

 

 

El final de su paso por Roma

La temporada 1993-1994 fue otra de las más paradójicas. Al regresar a la pretemporada, el médico del club de la Lazio se quejó a la prensa del estado físico de Gascoigne y el inglés no completó un partido durante tres meses. Cuando las críticas de los medios de comunicación se agudizaron, Gazza recuperó su forma física y jugó los 90 minutos en una serie de partidos durante el periodo de Navidad y Año Nuevo. El 13 de diciembre de 1993, fue el protagonista de una brillante victoria por 3-1 sobre la Juventus. En febrero, contra el Cagliari, volvió a demostrar su talento cuando, desde un ángulo improbable en la línea de fondo, lanzó un tiro libre desde 25 metros que se coló por la escuadra.

Su estado de forma se vio sin duda favorecido por el hecho de que el antiguo entrenador de Gascoigne en el Tottenham, Terry Venables, se había incorporado a la selección inglesa en enero de 1994. Bajo su tutela, Gazza había florecido en los Spurs. El técnico inglés reconoció la frágil brillantez de su pupilo, permitiéndole moverse libremente por el centro del campo y dándole apoyo mediático cuando era necesario, algo que le faltaba en la Lazio.

 

 

Zoff era simplemente un personaje más bien gélido y remoto, no el tipo de persona a la que se podía acudir con un problema. Por eso, a pesar de utilizar a Gazza en su posición preferida de mediocentro, el técnico italiano no consiguió establecer la relación personal necesaria para ayudar a su enigmático centrocampista a asentarse de verdad. No es que se pueda culpar al entrenador de la Lazio de los errores de Gazza.

“Siempre he admirado a los artistas, a los que son creadores. El portero no crea nada. Pero Gazza me volvió loco de rabia, me dio pena, tiró su arte de mala manera, mi corazón lloró por él. Ya en ese momento estaba claro que tendría problemas cuando dejara de jugar. Era una consecuencia lógica. Puede empeorar todo incluso cuando estás en la cima de tu carrera. La pretemporada de la 93-94 volvió a la concentración con una coleta y 12 kilos de más. Estaba desesperado. Cuando le vi llegar al campo de entrenamiento, le pregunté quién era porque no podía decir que era Gascoigne. Es el mayor arrepentimiento de mi carrera”, confesó posteriormente Dino Zoff.

 

 

Y es que en una cultura en la que se tiende a priorizar el colectivo sobre el individuo, la idea de fomentar un carácter especialmente exigente y complejo no era la norma. En cambio, Gascoigne, como muchos otros, fue defraudado por el mundo del fútbol profesional, que a menudo no ha proporcionado estructuras de apoyo a sus jóvenes deportistas que se enfrentan a innumerables presiones.

Y luego, por supuesto, estaban las lesiones de Gascoigne. De hecho, parecía que cada vez que amenazaba con acumular fuerzas, se le cortaban las piernas. En marzo de 1994, durante otro tempestuoso derbi, fue Valter Bonacina, de la AS Roma, quien derribó a Gascoigne en plena carrera. La entrada fue cínica y calculada. Bonacina había eludido una embestida de Gascoigne momentos antes y estaba dispuesto a vengarse. Las tensiones con la Lazio llegaron a su punto álgido cuando Gazza faltó al entrenamiento tras decidir quedarse en Inglaterra un día más durante su recuperación. Gascoigne fue multado, y el jugador sintió que su club no había empatizado con su posición: “Les dije que cuando necesito días libres no es porque odie al Lazio o quiera estar fuera de Italia, es porque quiero pescar un poco y relajarme. Otros jugadores no experimentan la presión que yo tengo. Algunos días se me saltan las lágrimas y pienso: ‘Soy un chico joven, un chico joven no debería soportar todo esto’. Estoy soportando un montón de presión y a veces no puedo con ella. Me escondo detrás del hecho de que intento ser gracioso. Pero al final puedo ser una persona seria”.

 

 

En abril de 1994, la carrera de Gascoigne en la SS Lazio recibió el golpe definitivo. En un entrenamiento, sufrió una horrible rotura de pierna tras lanzarse a una imprudente entrada con el defensa del equipo juvenil… Alessandro Nesta. Ambos lloraban, Gazza de dolor insoportable y Nesta de angustia emocional. Aunque el joven defensa se culpó a sí mismo, Gascoigne admitió más tarde que había tenido la culpa. “Cuando causé la lesión de Paul Gascoigne realizaba mis primeros entrenamientos con el primer equipo. Gascoigne había sido la compra más cara de la historia de la Lazio y ese día trabajábamos en un campo reducido. Me hizo un par de faltas graves, pero yo, como era joven, no dije nada y seguí jugando. En un momento dado, lo vi correr e intenté detenerlo con una entrada demasiado fuerte, y le produje una fractura de tibia y peroné. Hubo un gran caos, había aficionados y periodistas, pero nadie la tomó conmigo, y la primera persona que me recogió, al verme asustado, fue el entrenador Dino Zoff. Cuando Paul volvió de la operación de mi pierna me calmó diciendo que no era mi culpa y me dio cinco pares de zapatos y un kit de pesca. No tengo ni idea de por qué lo hizo, pero fue algo propio de él”, confesó Alessandro en una entrevista posterior.

Incluso en este momento tan conmovedor de la carrera de Gazza en el Lazio, la prensa no tuvo piedad. Mientras lo llevaban en camilla al hospital, la asfixiante presencia de los periodistas y los flashes de sus cámaras provocaron escenas desagradables. Esta lesión, unida a la llegada de Zeman, supuso el fin de Gascoigne en Roma. Sustituido por Roberto Di Matteo en el centro del campo, solamente disputó cuatro partidos en su última temporada, la 1994-1995, y fue vendido al Rangers el verano. El emperador inglés de la Curva Nord dejaba la Roma y, en el fondo, tanto los aficionados como el club y el jugador sabían que lo hacían con algo más que un tinte de arrepentimiento.

 

 

Si Gascoigne no se hubiera marchado a la Lazio en 1992, es muy probable que tanto el espectáculo como la época de Football Italia no hubieran tenido el mismo impacto en el público británico. De hecho, salvo las figuras pioneras de los años de formación del calcio (Herbert Kilpin, James Richardson Spensley y William Garbutt), es difícil pensar en un jugador inglés que haya tenido más influencia en el fútbol italiano. Y todo ello a pesar de que la etapa de Gascoigne en la península se vio truncada por las lesiones y los problemas extradeportivos.

Entre 1992 y 1995, Gascoigne acumuló 41 partidos con el Lazio, en los que marcó seis goles. De esos 41 partidos, fue sustituido 30 veces. Mientras tanto, la implacable prensa italiana se convirtió en su bête noire, viendo en él algunos de los peores rasgos de una cultura británica que, en ocasiones, permitía a sus futbolistas entregarse a la indisciplina y a la bebida. En realidad, era generalmente incomprendido por la mayoría de los literatos italianos, como resumió su antiguo compañero de equipo, Beppe Signori: “No creo que nadie que le conociera bien pudiera desearle nunca el mal a Paul, porque demostraba una generosidad increíble con todos sus compañeros y, cuando estaba en las condiciones físicas adecuadas, también demostraba que era un jugador que valía lo que se pagaba por él”.

 

 

Esta alegría de vivir se expresaba claramente en el campo, aunque en muy pocas ocasiones. Como declaró más tarde Dino Zoff a Radio Manà Manà de Roma: “Gascoigne me hizo arrancarme los pelos a veces, pero le tengo un gran afecto precisamente porque era un artista, y un chico auténticamente simpático”. De hecho, de las tres cualidades necesarias para triunfar en el fútbol italiano, quizá la única que Gascoigne no poseía en abundancia era la furbizia. Precisamente por eso los seguidores del Lazio estaban, y siguen estando, tan enamorados de Gascoigne. Aunque solamente tuvo un mínimo de éxito en el campo, su carácter gregario, carismático y realista dejó una impresión indeleble en la Curva Nord. El vínculo era tal que supuestamente solía visitar la sede del grupo de ultras más conocido del Lazio, los Irriducibili, cantando, bromeando y bebiendo como un aficionado más. Según un aficionado de la Lazio que solía sentarse en la Curva, la popularidad de Gazza entre los seguidores es incluso comparable a la del héroe local, Paolo Di Canio. Este vínculo sigue siendo fuerte hoy en día, y Gascoigne recibió una acogida entusiasta cuando el Lazio le invitó a ser su invitado de honor en el partido de la Europa League de 2012 contra el Tottenham.

Pero aunque su contribución al club de la capital sigue inspirando los más gratos recuerdos, esta aventura estuvo en última instancia impregnada de patetismo. Una aventura que, en ocasiones, llevó a la desesperación a una de las personalidades más complejas y brillantes de la historia del fútbol inglés. Esto deja un legado conflictivo, que oscila entre la nostalgia y la realidad deprimente. La etapa de Gazza en el Lazio puede haber sido el sueño de un dramaturgo, pero este teatro fue tanto una tragicomedia como un triunfo.

Sin embargo, no fue en Inglaterra donde Gazza buscaría su renacimiento. En su lugar, voló al norte, a Escocia y al Rangers. Deseoso de recuperar la forma y el estado físico para la próxima Eurocopa 96, que se celebraba en su país, su anhelo se agudizó por el fracaso de Inglaterra en su intento de clasificarse para la Copa Mundial de Estados Unidos en 1994. El Rangers se encontró entonces con un Gascoigne hambriento y motivado.

 

 


Bruno Santelli