Nii Lamptey, la odisea de ser nominado por Pelé como su sucesor natural

 

Nii Lamptey es mi sucesor natural”, aseguró Pelé ante los 6.000 asistentes reunidos un 10 de junio de 1989 en el Hampden Park de Glasgow para ver el partido inaugural del Campeonato del Mundo Sub 16 entre las selecciones de Escocia y Ghana, que terminó en un aburrido empate a cero. Una losa muy difícil de sobrellevar para un chico de poco más de 14 años (nacido un 10 de diciembre de 1974), que empezó a pesar incluso más que el aparato de vídeo JVC que recibió como premio por ser el mejor jugador del partido.

 

 

Ghana finalmente quedaría eliminada en la primera ronda del torneo, pero Nii sería tentado por los equipos de scouting del Vasco da Gama, Glasgow Rangers y del Royal Sporting Club Anderlecht. Al volver a su país la federación ghanesa, previendo una eventual fuga de sus juveniles los internó en un campamento improvisado y les incautó los pasaportes. El Anderlecht envío un representante para cerrar el traspaso de la nueva joya africana del momento, con el sello de calidad de Pelé. Según el propio Lamptey los dirigentes de la federación intentaron arrestar al emisario del Anderlecht por su “osadía” y fue gracias a su alegato ¡que se salvó de ir a prisión por querer ficharlo!

Dos semanas más tarde el campamento fue disuelto, y Lamptey después de un tiempo indeciso decidió irse con el agente a Bélgica. Pero sin pasaporte la salida del país no parecía ser sencilla…“No se lo conté a nadie, ni siquiera a mis padres. Tomé el poco dinero que tenía y fui a la estación de buses y encontré un chofer que iba a Nigeria. Le dije que no tenía pasaporte, pero que quería ir a Lagos. Me contestó que si podía pagar me llevaría y me haría pasar por su hijo”.

Tras un viaje que llevó más de 24 horas, y en las que atravesó Benín y Togo, debiéndose esconder detrás del asiento en cada puesto fronterizo, Nii Lamptey llegó finalmente a Lagos. Allí se encontró con el representante de Stephen Keshi, un futbolista nigeriano que jugaba en Anderlecht, y que telefónicamente le había convencido para unirse al conjunto belga. Falsificaron su pasaporte, haciendo pasar a Lamptey como hijo de Keshi, posibilitando así la llegada del jugador a Bélgica. Lamptey contó años más tarde que debido al «affair» del pasaporte falso los belgas lo sometieron a una prueba para que demostrase quién era en realidad.

Pasado todo el calvario burocrático en septiembre de 1990 debutó en la primera división de Bélgica con 15 años con el Anderlecht, ganándose la titularidad en tiempo récord.

 

 

El 31 de agosto de 1991, se consagró campeón del Mundial Sub 17 en Italia derrotando a España en la final, en un partido disputado en el Artemio Franchi de Florencia. En ese certamen Nii, de tan solo 16 años y marcando 4 goles, se impuso por delante de otros futbolistas como Alessandro del Piero, Samuel Kuffour, Marcelo Gallardo y Juan Sebastián Verón, en la consecución del Balón de Oro del torneo. El New York Times le dedicó, casi un año más tarde y en la previa de Barcelona 92, un artículo para elevarlo al estatus de fuera de serie, remarcando otra vez las palabras de Pelé en 1989.

En ese mismo 1991 Nii Lamptey debutó con la selección absoluta de Ghana en un encuentro ante Togo por las eliminatorias de la Copa Africana de Naciones de 1992. Los ghaneses, cuyas estrellas eran Abedí Pelé y Tony Yeboah, ganaron 2 a 0, pero Lamptey dejó el campo de juego vomitando sangre en el campo de juego. El jugador creía que se trataba de «juju» (un tipo de magia negra muy extendido en la zona).

En 1992 Ghana hizo historia al obtener la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Barcelona, con Lamptey como una de sus figuras. Un año más tarde fue subcampeón del Mundial Sub 20 después de ser derrotado por Brasil en la final. Nii había jugado para su selección en las tres categorías menores (Sub 17, Sub 20 y Sub 23) y en todas había alcanzado el podio.

A mediados de 1993 Lamptey fichó por el PSV Eindhoven, para suplir a Romário, que acababa de fichar por el FC Barcelona. Nii marcó 10 goles en 22 partidos, consiguiendo el tercer puesto en la Eredivisie.

 

 

En 1994 daría el salto a la Premier League con el mítico Aston Villa inglés, donde no tendría tantas oportunidades, pero acabó jugando 10 partidos y marcando 3 goles. Al año siguiente Roy Atkinson, su primer entrenador en Inglaterra, lo fichó para el Coventry City, donde jugó aún menos, 6 partidos y 2 goles.

 

 

El siguiente destino sería el Venezia de la Serie B Italiana, donde solamente jugó 5 partidos, y ante la falta de oportunidades decidió volver a Ghana. En 1996 fue expulsado en la semifinal de la Copa Africana de Naciones ante Sudáfrica, siendo catalogado como el culpable de la eliminación. Solamente una vez más fue convocado por Ghana, un partido ante Brasil en los que los africanos fueron humillados por 8 a 2 en un amistoso disputado en San José de Río Preto.

En 1997 apareció otra oportunidad, esta vez desde Argentina. Boca Juniors lo fichó para cederlo al Club Atlético Unió de Santa Fe, donde jugó únicamente 6 partidos, aunque esta vez no fue por su rendimiento en el campo. Tras el nacimiento de su tercer hijo, al que llamó Diego en homenaje a Maradona, el bebé desarrolló una rara enfermedad que no lo dejaba respirar. Lamptey decidió dejar el fútbol y concentrarse en la salud del pequeño, pero a los 4 meses, y pese a los esfuerzos de los médicos, Diego murió.

 

 

Lamptey se sumió en una profunda y larga depresión rescindiendo el contrato con Boca Juniors y abandonando Argentina. Volvió al fútbol unos meses después para jugar en el Ankaragücü de Turquía, y posteriormente en el União Leiria, de Portugal. Ya con nuevo representante consiguió firmar con el SpVgg Greuther Fürth de la 2.Bundesliga, la segunda división alemana. Allí disputó 36 partidos en dos temporadas.

 

 

La tragedia volvió a su vida cuando su hija Lisa murió de la misma extraña enfermedad que había sufrido Diego. Lamptey necesitaba otro cambio de aires, así que decidió aceptar una oferta del Shandong Luneng Tai Shan de la liga china. En 2003 pasó al fútbol saudí, al Al Nassr, y en 2005 volvió a jugar en la liga de su país, el Asante Kotoko. En 2007 pasó al Jomo Cosmos de Sudáfrica, donde jugó 6 meses y finalmente se retiró.