Mia Hamm

Mia Hamm, la leyenda estadounidense del fútbol femenino

 

Mia Hamm, ex mediapunta estadounidense nacida en 1972 en Selma, Alabama. Más de 275 partidos internacionales y 158 goles durante 17 años defendiendo los colores de la selección femenina de Estados Unidos de América la convirtieron en toda una leyenda. Capaz de ser considerada la mejor futbolista de todos los tiempos, e incluso convertirse en la primera futbolista en tener su propio videojuego (Nintendo 64). En 2013 también pudo convertirse en la primera mujer en formar parte del Salón Mundial de la Fama en Pachuca (México).

 

 

A lo largo de su carrera, entre otros reconocimientos, fue nominada a Mejor Jugadora del Mundo por la FIFA en 2001 y 2002. Todo un récord en ese momento, aunque un año antes de retirarse su hito fue superado por la alemana Birgit Prinz, que obtuvo 3 nominaciones en los años 2003, 2004 y 2005.

 

 

Participó, con 24 años, en los Juegos Olímpicos de verano de 1996 realizados en Atlanta (Estados Unidos), donde consiguió ganar la medalla de oro. En los Juegos Olímpicos de verano de 2000 realizados en Sydney (Australia) consiguió ganar la medalla de plata al perder la final ante la selección femenina de Noruega. En los Juegos Olímpicos de verano de 2004 realizados en Atenas (Grecia) volvió a ganar la medalla de oro.

Mia Hamm, a escala de clubes, defendió los colores de Notre Dame Knights, Lake Braddock Bruins, North Carolina Tar Heels, Washington Freedom, y Magic Jack Intalae.

En 2009 fue designada embajadora del FC Barcelona con la misión de difundir el mensaje solidario de su Fundación. Actualmente trabaja de directiva en el calcio italiano con el AS Roma.