Martinica, el origen caribeño de grandes cracks internacionales

 

¿Sabías que Martinica podría haber devenido una de las selecciones más potentes de la CONCACAF? Una isla paradisíaca con estatus de región y departamento de ultramar de Francia, que forma parte integrante de la República Francesa y de la Unión Europea como región ultraperiférica. Aunque deportivamente compite en zona CONCACAF y también está asociada a la CFU (Unión de Fútbol del Caribe), sin embargo no pertenece a la FIFA.

El motivo por el que está Isla no puede competir en un torneo de FIFA, es porque al ser un departamento de ultramar de Francia no cuenta con autonomía, es decir, el organismo más importante de fútbol no lo reconoce como país. Mientras que la Concacaf le da la oportunidad, junto a países como Guyana Francesa y Guadalupe para que participen en los torneos locales.

 

 

A pesar de sus características, Martinica ha tenido una participación destacable en el concierto futbolístico regional. Ha logrado llegar a cuartos de final en la Copa de Oro de la CONCACAF en la edición de 2002​ y obtuvo el título de la Copa del Caribe de 1993. También organizó la Copa del Caribe de 2010 aunque cayó en la tercera fase a manos de Cuba y Granada quienes se clasificaron a la Copa de Oro de la CONCACAF 2011.

Los caribeños son una colonia francesa con selección propia, y esta podría haber contado con jugadores de la talla de Nicolas Anelka, Eric Abidal, Raphael Varane, Loic Rémy, Timotheé Kolodziejczak, Axel Witsel o del mismísimo Thierry Henry. Con la calidad de estos futbolistas, seguramente los caribeños serían potencia dentro de la confederación, y probablemente su proyección mundial sería muy distinta a la que mantiene ahora.