La verdad del positivo por doping de Maradona en el Mundial de 1994

 

Año 1993, la selección argentina sin la presencia de Maradona (había dejado la selección) en su once inicial, pierde por 5-0 contra Colombia en el Monumental de River Plate en el último partido de la clasificación para el Mundial de Estados Unidos. Un partido que no fue tan desigual como nos podría parecer por el resultado, y que condenó a los argentinos a la segunda posición de su grupo que daba acceso a la repesca contra Australia.

Durante el partido contra Colombia el estadio entero elaboró múltiples cánticos para que Maradona, que estaba en el palco, volviese a la selección. El astro argentino después de ese baño de masas, decidió rescatar a su país, haciendo de Dios otra vez. Y finalmente, volvió para clasificar a Argentina en los partidos de repesca.

En el partido de vuelta, no hay control antidoping y Maradona aseguró que les fue ofrecido un energizante para poder clasificarse para el Mundial antes de ese partido. Maradona declaraba en entrevistas posteriores que a la FIFA le interesaba tener a Argentina y a Maradona en el Mundial de Estados Unidos, por la expectación que generaban.

 

 

Una vez clasificados para el Mundial, Maradona contrató un preparador físico, Daniel Cerrini, y juntos se concentraron varios meses en Argentina. Esos entrenamientos no eran los que solía hacer un futbolista normal, sino una preparación muy dura para conseguir perder mucho peso, pero conservando la fuerza física. Cualquiera que haya jugado al fútbol sabe que los entrenamientos de este deporte no son de la misma exigencia que los de alguien que practica culturismo (especialidad de Daniel Cerrini). No hay más que ver las imágenes de Maradona en ese Mundial, un cuerpo muy delgado para la corpulencia que él tenía, y unos rasgos faciales muy marcados, debido a la estricta alimentación a la que estaba sometido.

A primera vista y por desconocimiento, a la gente le puede parecer que esos rasgos se debían a su adicción, sin embargo lejos de toda suspicacia, era por esos entrenamientos con tanta cantidad de cardio. Este tipo de entrenamientos le causaron algunas lesiones durante la temporada 93-94 debido a la dureza física que exigían. Durante esta preparación de cara el Mundial 94, su nuevo preparador físico le empezó a añadir a su dieta diaria varios suplementos que le ayudaban a perder peso de forma acelerada.

Diego Maradona, ya con 33 años, se llevó a Daniel Cerrini como preparador personal a la concentración en Estado Unidos. Cerrini se llevó todos los suplementos antes mencionados, que nutrían artificialmente al astro argentino (a disgusto del médico de la selección). Una vez llegado el primer partido de Argentina contra Grecia, Maradona culminó una gran actuación y Argentina ganó 4-0 en su debut en el Mundial. Ese partido es el de la famosa celebración de Maradona con la cara desencajada gritando a la cámara con rabia.

 

 

El segundo partido contra Nigeria, Argentina acaba ganando 2-1. Después del partido, en el sorteo para ver qué jugadores se hacen el control antidoping, casualmente o no, escogen a Maradona. Y aquí encontramos otra imagen histórica e inédita que nos dejó aquel Mundial, Maradona saliendo del campo agarrado de una de las enfermeras encargadas del control, la primera vez que ocurría en un campo de fútbol. Esta foto siempre tuvo una leyenda negra, ya que se decía que la enfermera fue a buscarlo exclusivamente a él porque iban a adulterar los resultados del control antidoping, y así poder echar a una de las selecciones candidatas a ganar el Mundial. Recordemos que Argentina tenía una selección impresionante y estaba jugando increíblemente bien. Sin embargo, esta enfermera no fue a buscar a Maradona por ninguna razón que tenga que ver con esas conspiraciones, sino por qué la enfermera tenía un exmarido argentino, que era vecino de uno de los médicos de la selección albiceleste, y este médico al enterarse de eso, le dijo que tras el pitido saliese directa a por Maradona para que su exmarido la viese por la tele y sintiese envidia de ella. Esa razón tan inocente, nos dejó una de las imágenes más recordadas del fútbol.

 

 

Argentina, tras el partido con Nigeria, ya estaba clasificada para la siguiente ronda, solamente quedaba un partido contra Bulgaria, para decidir el cuadrante que le tocaba jugar en las eliminatorias. El problema llegó antes de ese partido, cuando se filtraron los resultados del control antidoping en los que Maradona había dado positivo. Ha llegado el momento de desmentir otra leyenda negra, el positivo de Diego NO fue por cocaína. La prensa y la sociedad de aquel momento empezó a extender el rumor de que Diego había vuelto a recaer en el mundo de las drogas, y en uno de los mejores momentos de sus últimos años. Sin embargo, el positivo fue por efedrina, una sustancia prohibida por la FIFA, y que Maradona consumió sin saberlo en muchos de los suplementos que le proporcionaba su preparador Daniel Cerrini.

Desde ese momento, la expedición de la selección albiceleste estaba expectante ante una posible sanción, pero empezó a aferrarse a precedentes de otros positivos en efedrina como el del español Ramón Calderé en 1986, que no tuvo ninguna sanción. También certificaron que la efedrina se encuentra en medicamentos para descongestionar la nariz, y usaron esta excusa como explicación al positivo. Sin embargo, esta explicación quedaba anulada totalmente porque el médico encargado de hacer el sorteo del control antidoping tenía que redactar un documento con los medicamentos que tomaba cada jugador que iba a hacerse el control, y evidentemente Maradona no tomaba ningún descongestionador y el médico no lo apuntó. Con esa opción descartada, los médicos de la selección preguntaron a Daniel Cerrini sobre la sustancia que estaba tomando Maradona durante ese Mundial. Por lo visto, Daniel, estaba dando Ripped Fuel a Maradona. Este suplemento, en Argentina no se elabora con ninguna sustancia prohibida, sin embargo, Daniel Cerrini la compró en Estados Unidos, y allí para elaborarla utilizan la hierba de la que sale la efedrina, de ahí el positivo del “10” de la albiceleste…

 

 

Una vez, ambas partes (FIFA y AFA) eran conscientes de la razón del positivo, el representante de la AFA debía acudir a reunirse con la FIFA para saber la sanción que se le tenía que imponer a Maradona, sin embargo, horas antes de la reunión le comunicaron que no hacía falta que fuera, porque Maradona era expulsado del Mundial de USA en ese mismo momento. Se dice que la FIFA sometió a Grondona a un chantaje que consistía en que si Maradona se quedaba, le quitaban 3 puntos y se quedaban fuera del Mundial, pero si echaban a Maradona de la concentración permitían a la selección continuar en la competición. Grondona, accedió y les entregó a Maradona.

Días después, Maradona era entrevistado en el hotel y usó su mítica frase: “Yo no me drogué, me cortaron las piernas”. Argentina, sin su estrella, sin su capitán, se encontraba derrumbada y caería en la siguiente ronda contra la Rumanía de Hagi.

 

 

​Llegados a este punto, y una vez la verdad ha sido desvelada, toca hacer una pequeña reflexión. Personalmente uno llega a la conclusión de que los medios estaban hambrientos para dar la exclusiva de que Maradona había recaído en el mundo de las drogas incluso antes del inicio del Mundial, era exactamente la exclusiva que tanto estaban buscando. La gran mayoría de medios, después de la sanción publicaron titulares haciendo referencia a su adicción y muchos extendieron el rumor de que el positivo fue por cocaína.

Maradona siempre ha estado muy mal aconsejado, y se ha dejado llevar al lado oscuro en muchas épocas, pero es uno de los jugadores más grandes que ha dado el fútbol. Y se le debería haber tenido mucho más respeto. La FIFA por lo visto, también lo tuvo siempre en el punto de mira y culminó el trabajo echándolo de aquel Mundial del 94. Una triste historia que marcó el fin de la carrera internacional del jugador más grande de la historia de la selección argentina.

 


Mario Martín Godoy
https://infrafutbolweb.wixsite.com/infrafutbol

https://xn--elseordelbaln-lkb2b.com/author/marmargod/
Twitter: @maariommg