domingo, diciembre 4, 2022

Luis Suárez en Nacional de Montevideo, el adiós definitivo

 

Luis Suárez y Nacional de Montevideo protagonizaron este 2022 una de las últimas historias románticas del fútbol con la vuelta del delantero uruguayo a la que fue su casa entre 2000 y 2007. «El Pistolero» jugó 10 partidos en los que marcó 4 goles y repartió 3 asistencias. Su primer encuentro, después de su retorno, tuvo lugar en los cuartos de final de la Copa Sudamericana, aunque la victoria por 1 a 0 de Goianiense opacó su particular fiesta de bienvenida.

 

 

«Es como un milagro hecho realidad que vuelva a casa uno de sus hijos predilectos que ha triunfado en el mundo, es uno de los top a nivel mundial y uno de los máximos goleadores que ha tenido nuestro club. Pero sobre todo es que el hijo vuelva a su casa y reciba el cariño de toda su familia, que es la hinchada de Nacional. Es reivindicar el fútbol romántico. Todavía hay jugadores de élite que van a un club por amor y no por dinero. Para nosotros es una gratificación enorme porque la única manera que teníamos para lograr tener una estrella de su magnitud es que viniera por amor. Nunca podríamos competir con los grandes de Europa en cuanto dinero. Supone una gran revolución a nivel local, jerarquizar la liga uruguaya, que hoy el mundo habla de Nacional, que cada partido de Nacional sea mirado por todo el mundo deportivo. También supone compromiso porque nos obliga a profesionalizarnos más, convivir con una estrella como él, valorar aspectos como la seguridad, la imagen, el marketing, los traslados… un montón de aspectos que tenemos que ir midiendo y que para nosotros son nuevos, pero que empiezan a convertirse en una realidad cotidiana. Le ofrecí un poco más de salario y él dijo que no, que él quería venir a jugar con el mismo salario que el resto. No puso ningún tipo de exigencia, ni de jugar tantos minutos, ni partidos, ni números de camiseta. Él dijo que venía a ser uno más y por eso fue tan sencillo todo», asegura el actual presidente de Nacional José Fuentes.

 

 

Nacido en Salto, ciudad de 130.000 habitantes ubicada a unos 500 kilómetros de Montevideo, Luis Suárez llegó el año 2000 al Club Nacional de Football con 13 años y recorrió desde la séptima división todo el camino de las divisiones formativas hasta el primer equipo. Su debut profesional llegó en la Copa Libertadores de 2005 con tan solo 18 años de edad ante Atlético Junior. Aquella temporada el club uruguayo ganó el Campeonato de Primera División 2005 y sumó dos títulos más la temporada 2005-2006, ya con Suárez consolidado como una de las figuras del equipo: el Bolso se quedó con el Torneo Clausura y también con el Campeonato 2005-2006, que enfrentaba a los ganadores del Clausura y Apertura.

 

 

Además de sus registros oficiales en Uruguay y Sudamérica, Luis Suárez también empezó a llamar la atención internacional durante el agosto de 2005, cuando Nacional realizó una gira por Europa. Contabilizando la Copa Artigas (torneo clasificatorio para la Libertadores), Suárez convirtió 12 goles en 35 partidos oficiales en su primera etapa en Nacional. En 2006, a los 19 años y ya con tres títulos en su poder, Lucho fue transferido al Groningen de Países Bajos (por solo 800.000 euros), donde comenzaría su gloriosa carrera europea, con pasos posteriores por Ajax, Liverpool, Barcelona y Atlético de Madrid.