jueves, diciembre 8, 2022

Los cracks de la Serie B de la temporada 1993-1994

La Serie B de la temporada 1993-1994 congregó a un elenco de estrellas internacionales con pasado o futuro brillante con sus respectivas selecciones o las grandes ligas europeas. Gabriel Batistuta, Oliver Bierhoff, Gica Hagi, Francesco Toldo, Filippo Inzaghi, Enrico Chiesa, Andrea Carnevale, Massimo Agostini, Pedro Troglio, Stefano Fiore, Francesco Baiano, Stefan Effenberg, Anselmo Robbiati, Stefano Borgonovo, Roberto Muzzi, Gianluca Pessotto o Christian Vieri fueron algunos de los nombres más destacados.

 

 

Los clubes participantes de la 62ª edición de la Serie B fueron Fiorentina, Bari, Brescia, Cesena, Padova, Venezia, Ascoli, Ancona, Fidelis Adria, Verona, Lucchese, Cosenza, Vicenza, Palermo, Pescara, Pisa, Acireale, Ravenna, Modena y Monza.

 

 

Aquella temporada estuvo inmersa en una grave polémica incluso ante de empezar, durante el verano de 1993, cuando estalló el caso Siracusa – Perugia. El 25 de abril de 1993 se disputó el partido en el que los sicilianos luchaban por la salvación, mientras que los umbrianos ocupaban el segundo lugar en la clasificación, justo detrás del Palermo. El partido terminó 1-1 con la ventaja de los azzurri gracias al gol de Marcellino, y el empate umbriano lo firmó Michele Gelsi en un tiro libre, que fue largamente discutido por los anfitriones, porque un jugador del Siracusa sufrió una falta en el borde de su área penal, que se produjo a partir del choque con dos jugadores umbrianos. Ante la incredulidad general, el árbitro concedió la falta a los invitados, y no satisfecho, repitió la falta varias veces hasta que el jugador invitado (especialista en tiros libres) marcó el gol del empate, entre las vehementes protestas de los aficionados locales. La Justicia deportiva italiana acusó a Luciano Gaucci de haber comprado el árbitro y revocó la promoción al Perugia, ocupando su sitio en la Serie B 93/94 el Acireale.

 

 

La Fiorentina, de Gabriel Batistuta y el patrón Vittorio Cecchi Gori, ganó el campeonato con 50 puntos (5 más que el segundo clasificado) tras su descenso de la Serie A, destacando particularmente las actuaciones del joven portero Francesco Toldo (recién llegado de una excelente temporada con el recién ascendido Ravenna de Cristian Vieri). El Bari terminó en segundo lugar con 45 puntos y regresó a la Serie A después de dos años, camino que también siguió el Brescia de Hagi tras quedar tercero con 44 puntos. Por su parte el Cesena y el Padova disputaron el play-off en el terreno neutral de Cremona, donde los de Padua ganaron 2-1.

 

 

El Ancona, con el artillero Massimo Agostini (máximo goleador de la temporada con 18 goles, superando los 17 de Bierhoff y los 16 de Batistuta) en sus filas, se quedó fuera de los puestos de ascenso, aunque alcanzó la histórica final de la Copa de Italia. El Verona, con un joven Filippo Inzaghi en sus filas, logró salvarse a pesar de la crisis institucional del club. Salvación que también obtuvieron los dos recién ascendidos Palermo y Vicenza. Pisa y Acireale se vieron obligados a jugar el play-off para establecer el cuarto descenso a la Serie C1 de la temporada 1994-1995. Los de Sicilia salvaron el pellejo ganando por 4-3 en un partido disputado en Salerno el 14 de junio de 1994.

 

 

Monza, Modena y el recién ascendido Ravenna descendieron, a pesar de que estos dos últimos contaron en sus filas con prolíficos delanteros como Enrico Chiesa y Christian Vieri (14 goles el primero, 12 el segundo). Los toscani bajaron a Serie C 1, aunque la crisis institucional no les permitió hacer frente a los pagos y acabaron bajando a categoría Eccellenza, la primera división del sistema amateur italiano.