miércoles, septiembre 28, 2022

El día que México aceptó clubes extranjeros en su Primera División

 

En 1994 la Federación Mexicana de Fútbol propuso la creación de una «Liga Premier», y el proyecto original incluía también la posible participación de equipos de Estados Unidos, Guatemala, Honduras y El Salvador. El proyecto de esta nueva Primera División mexicana recayó en José Antonio García Rodríguez, en ese entonces presidente de la Primera División, aunque la idea fue de Dan Van Voorhis, propietario de los Blackhawks de la Bahía de San Francisco.

Finalmente a la hora de la verdad solo se concretaron las peticiones formales de los dos conjuntos estadounidenses, el San Francisco Bay Blackhawks (posteriormente llamados San José Clash) y Los Ángeles Salsa Soccer Club (disuelto en 1995). A pesar del acuerdo total entre los clubes y la FMF, los estatutos de FIFA no autorizaron la integración de esos conjuntos y el proyecto se tuvo que frenar.

 

Dan Van Voorhis, el creador de una idea revolucionaria

Según los que le conocieron, Dan Van Voorhis era un cúmulo de contradicciones: generoso, gregario y amante de la diversión en un momento, y terco, irascible y agresivo al siguiente. Pero Van Voorhis, un hombre cuyo mecenazgo del fútbol profesional estadounidense era un visionario muy audaz.

De hecho, era lo suficientemente audaz como para que en febrero de 1993 estuviera dispuesto a hacer lo impensable. Su equipo, los Blackhawks de la Bahía de San Francisco, solicitaría el estatus de invitado en la Primera División, el nivel más alto del fútbol profesional en México.

Tal era el lamentable estado del fútbol profesional en Estados Unidos en 1993 que el propio presidente de la federación del país quería ayudar a su principal franquicia a ser admitida en una liga extranjera. «Estamos teniendo serias discusiones con la Federación Mexicana sobre el tema y creo que hay una posibilidad realista de que suceda», dijo el entonces presidente de la US Soccer, Alan Rothenberg, en una conferencia de prensa. «Creo que tanto los Blackhawks como la liga mexicana están interesados en probar lo que sería un nuevo concepto de marketing».

El anuncio se produjo justo un año antes de que Estados Unidos organizara la Copa del Mundo, uno de cuyos requisitos era el desarrollo de una liga de fútbol profesional de primera categoría. Pero en 1993, la concepción detallada de la Major League Soccer aún estaba lejos de ser concretada.

 

 

Los Blackhawks formaban parte de la American Professional Soccer League (APSL). En 1990, dos competiciones semiprofesionales distintas, la Western Soccer League y la American Soccer League, se fusionaron para formar la única liga profesional nacional de la época. Pero después de solamente dos temporadas, la APSL se había reducido a solo cinco equipos, tres de los cuales jugaban en Florida. Esto significaba que los Blackhawks viajaban más lejos que cualquier otro equipo de la liga, lo que suponía un esfuerzo económico para Van Voorhis y físico para los jugadores.

Aun así, fue una sorpresa cuando -menos de dos semanas después de que los Blackhawks fueran eliminados de los playoffs de 1992- Van Voorhis amenazó con sacar al equipo de la liga por completo. Su exigencia era simple: a menos que Rothenberg y US Soccer comenzaran a cumplir los planes de formar una liga profesional unificada, él sacaría su dinero y sus conocimientos del juego.

Cuando sus amenazas fueron recibidas mayoritariamente con silencio, Van Voorhis convocó una rueda de prensa para anunciar que su equipo no jugaría en la APSL la temporada siguiente. Cuando se le preguntó por qué, Van Voorhis no se anduvo con rodeos.

«Los propietarios de los otros equipos de la APSL no están dispuestos a asumir el compromiso financiero de llevar el fútbol profesional de este país a un nivel de División I», declaró. «He informado a Alan Rothenberg de que los Blackhawks van a dejar la APSL, y he solicitado a US Soccer que nos permita jugar un calendario independiente hasta que haya una liga de primera división completa».

 

 

«No había grandes compromisos financieros (para unirse a la APSL)», dijo el ex comisionado de la APSL Bill Sage a The Guardian. «Se trataba de quien pudiera presentar un equipo creíble y superar la temporada y pagar a los jugadores al menos algo. Era un grupo muy ecléctico de propietarios, algunos de los cuales tenían bolsillos muy profundos, y otros no.

«Algunos eran pretendientes en la mesa de propietarios que no podían participar a ese nivel y luego estaba Dan y quizá un puñado de tipos que sí podían».

El mayor escollo para Van Voorhis fue siempre la falta de una liga profesional comparable a la actual MLS. Sin una, Van Voorhis sabía que estaba invirtiendo su dinero en algo que nunca ofrecería un retorno.

«Su eslogan era como el de Wendy’s: ‘¿Dónde está la carne? Decía: ‘¿Dónde está la liga? ¿Dónde está la liga? Necesito una liga en la que jugar'», dijo el ex entrenador de los Blackhawks, Laurie Calloway, en una entrevista con The Guardian. «La MLS fue prometida y prometida y prometida y no estaba sucediendo y la Copa del Mundo se acercaba y había una fecha límite para conseguir una liga antes de que se concediera la Copa del Mundo y Dan estaba justo en el medio y Sepp Blatter y los funcionarios de la Federación Mexicana eran el tipo de personas con las que estaba hablando».

Van Voorhis era tan tenaz en su búsqueda de una liga profesional de fútbol para Estados Unidos que enviaba rutinariamente faxes escritos a mano a Blatter, Sage y Rothenberg a todas horas del día. Su personal incluso inventó un apodo para los mensajes, «Dan-o-gramas». Mientras esperaba sus respuestas, Van Voorhis empezó a coquetear con la Federación Mexicana.

En los años ochenta y principios de los noventa, el fútbol en Estados Unidos estaba dominado por promotores, hombres de negocios oportunistas, que a menudo actuaban como intermediarios, y que reconocieron pronto que había millones de personas, casi todas latinas, dispuestas a pagar dinero para ver el fútbol profesional. Los contratos de los estadios -derechos exclusivos con los propietarios de los estadios para todos los eventos relacionados con el fútbol- se convirtieron en la moneda más rentable del fútbol estadounidense. Van Voorhis se enfureció cuando los promotores locales atrajeron a grandes multitudes para los partidos amistosos de los clubes mexicanos en el Spartan Stadium de San José, California.

«Estamos haciendo el trabajo del Señor y estos tipos promotores se están llevando todo el dinero», recuerda el ex director general de los Blackhawks, Terry Fisher, que le dijo Van Voorhis. «¿Por qué no estamos haciendo eso?».

 

 

Anteriormente, en 1992, los Blackhawks habían pasado a las semifinales de la Copa de Campeones de la Concacaf (hoy conocida como Liga de Campeones de la Concacaf), donde se habían enfrentado al poderoso Club América mexicano y lo habían derrotado en el Estadio Azteca. En el partido de vuelta de la semifinal, los Blackhawks recibieron al América en el Spartan Stadium. Allí, Van Voorhis vio con asombro cómo más de 25.000 aficionados -la mayoría mexicanos- atravesaban los tornos. El público era mucho más numeroso que cualquier otro que hubiera asistido a ver a los Blackhawks.

En mayo de 1993, Van Voorhis firmó por fin su propio contrato de exclusividad para el estadio, éste con la Fundación de la Universidad Estatal de San José, que le daba el control total de todos los eventos relacionados con el fútbol en el Spartan. Pero a la semana de firmar el contrato, Van Voorhis se encontró en el punto de mira de un litigio cuando intentó detener una exhibición de cinco partidos de un club mexicano coordinada por Imperio Productions, una empresa de promoción local. Van Voorhis trató de señalar el contrato que acababa de firmar, pero su intransigencia con los promotores le costó casi un millón de dólares en el arbitraje.

Poco antes de morir en 2005, Van Voorhis habló con Fisher. «No me molesta ni un dólar que haya perdido», recuerda Fisher que le dijo Van Voorhis. «Pero los 900.000 dólares que tuve que pagar a esos cabrones me rompieron el corazón».

A pesar del importante revés, Van Voorhis consiguió finalmente su audiencia con la Federación Mexicana en junio. Él y su personal de la oficina principal viajaron a Acapulco para presentar su plan a una reunión de funcionarios de los clubes mexicanos y de la Federación. Sabía, o creía saber, lo que llamaría su atención: el dinero.

«Uno de los factores más importantes es la oportunidad que tienen los clubes mexicanos de ganar dinero en California con la cantidad de dinero que hay aquí y el apoyo mexicano», dijo a The Guardian el ex gerente de negocios de los Blackhawks, Eric Yamamoto, quien ayudó a Van Voorhis a preparar su presentación.

 

 

El dinero, siempre había creído Van Voorhis, podía resolver cualquier problema y superar cualquier obstáculo. En eso Van Voorhis no estaba del todo equivocado, pero había subestimado gravemente la política y la cultura que rodean la gobernanza del fútbol internacional.

«Fue totalmente ingenuo al tratar de entender la política del fútbol mexicano», dijo Fisher. «¿Cómo va a vivir en el mundo del fútbol mexicano un abogado de Berkeley, un gringo de 1,5 metros?».

Más allá de todos los problemas logísticos del plan de Van Voorhis -el viaje, los cruces fronterizos transnacionales, el dinero-, su momento, como lo fue a lo largo de su carrera futbolística, fue todo un error. En Acapulco, la Federación Mexicana estaba tratando de mediar en una disputa salarial con algunos jugadores de la selección que ya habían amenazado con ir a la huelga. El plan de los Blackhawks fue presentado sin un calendario definitivo para una decisión. El sueño estaba muerto casi tan pronto como había comenzado y, de repente, los Blackhawks no tenían dónde jugar.

Sin embargo, Van Voorhis aún no estaba dispuesto a renunciar a su experimento. Inscribió a los Blackhawks, ahora rebautizados como San Jose Hawks, en la United States Interregional Soccer League (USISL), una liga menor de 43 equipos. Los Hawks continuaron donde los Blackhawks lo habían dejado, ganando su división con facilidad y obteniendo una plaza en el «Sizzlin’ Six», un torneo de seis equipos de los ganadores de las divisiones. Pero, a pesar de ganar sus dos partidos del torneo, los Hawks se quedaron fuera de la final por la diferencia de goles.

Habiendo gastado ya unos 10 millones de dólares en los Blackhawks y con escasas esperanzas de que se pusiera en marcha una liga profesional de primera división en 1994, Van Voorhis empezó a reducir su operación y a desmantelar los cimientos que había construido. Aunque desempeñó un papel fundamental en la llegada de la Major League Soccer a la zona de la bahía, Van Voorhis carecía de los medios necesarios para poseer su propia franquicia en la naciente liga. El equipo que finalmente arrancó en 1996, el San Jose Clash, era propiedad de la liga y estaba gestionado por ella.

Van Voorhis, el hombre que había mantenido vivo el fútbol profesional en el Área de la Bahía a finales de los 80 y principios de los 90, sólo podía sentarse y observar desde su palco privado en el Spartan Stadium cómo el sueño que tanto tiempo y dinero había invertido en construir se manifestaba en el mismo campo -y con muchos de los mismos entrenadores y jugadores que había empleado en su día- en el que había visto a sus Blackhawks enfrentarse a algunos de los clubes más importantes de Norteamérica.

 

Los firmes candidatos al proyecto

Junto a los Blackwaks hubo otro club interesado en formar parte de este trasbase, Los Angeles Salsa Soccer Club, propiedad del mexicano William «Billy» de la Peña, que posteriormente sería socio del Atlético Celaya durante la 95-96. El Stadium Fullerton, ubicado en el campus de la Universidad Estatal de California, tampoco podía soportar la situación.

A este joven club (fundado en 1993) no le fue tan bien como a los Blackhawks, y el fracaso del proyecto y el fin de la American Professional Soccer League lo sepultó en 1995, aunque tuvo tiempo suficiente para obtener un subcampeonato, siendo derrotado por el Colorado Foxes y una semifinal, aunque nunca participó en la US Open Cup. A nivel internacional participó en la Copa de Campeones de la Concacaf de 1994, donde fue eliminado en la Primera Ronda por el Alianza FC de El Salvador. Su gran estrella fue el brasileño Paulinho «Criciúma», que llegó a Estados Unidos procedente del Toyota Motor FC japonés (actual Nagoya Grampus).

El 19 de marzo de 2015 fue refundado por Fernando Gonzalez e inscrito en la UPSL Soccer, una liga amateur al margen de la United States soccer league system.

 

 


Paola Murrandi