«Kickers (Supergol)», no todo fue Oliver y Benji

 

La serie “Ganbare, Kickers! (Kickers o Supergol)”, protagonizada por Rafael Masten, primero fue un manga publicado por Shōgakukan en la revista CoroCoro Comic desde el 1985 hasta el 1989, y luego se transformó en serie de televisión.

 

 

La historia fue creada por Noriaki Nagai y acabó siendo adaptada para la pequeña pantalla por el Studio Pierrot entre 1986 y 1987. Contó con un total de 26 capítulos más un episodio especial. Sin embargo, en Japón no se emitieron todos los capítulos y, tal y como ha pasado con tantas series, “Supergol” tiene una curiosa historia sobre su final. Mientras en Japón, el equipo protagonista conseguía la victoria; para los espectadores del resto del mundo se reservaba un final en el que los chicos que tanto habíamos apoyado no lograban vencer a sus rivales. ¿El motivo? Nunca ha sido desvelado por sus creadores.

 

 

Si algo marcó a “Supergol” fue la alargada sombra que la serie protagonizada por Oliver Atom proyectó sobre ella. Por ejemplo, en una acción de marketing sin precedentes, cuando comenzó a emitirse en Italia, el doblaje incluyó una frase de diálogo que no aparecía en el guion original y que decía que Rafael venía de jugar con el “equipo de Benji”, así, parecía que “Kickers” era un “spin-off” de “Campeones”.

 

 

Aunque muchos la consideraron como la sucesora natural de “Campeones”, ambas series no eran ni mucho menos iguales, aunque tuvieran muchos puntos en común en la estructura de la historia y su guion.

 

 

En las dos, por ejemplo, tenemos un jugador excepcional que llega a un equipo de fútbol en el que no se da pie con bola. Rafael Masten es un chico que se traslada a una nueva ciudad con sus padres y su hermana. Le encanta el fútbol y, rápidamente, quiere entrar a jugar con el equipo de la ciudad. Solamente existe un problema: sus compañeros de equipo son totalmente desastrosos. Solo Buddy (portero y capitán) parece dispuesto a seguir peleando. Poco a poco, Rafael y Buddy no solamente se convertirán en los mejores amigos (como Oliver y Benji), sino que conseguirán que su equipo, los Kickers, desarrolle un gran juego y se transforme en uno de los equipos más temidos de la competición.