Del pueblo a la élite, cuando el CF Mollet nutría históricos del fútbol Vol.1

 

Fundado en 1914, una cuarentena de equipos de fútbol base entre masculino y femenino y un primer equipo masculino en Primera Catalana tras el ascenso de la temporada 2018-19, son la actual aportación del CF Mollet UE al fútbol catalán. Con todo, durante un tiempo el conjunto vallesano se paseó por categorías estatales, más concretamente en la Tercera División entre las temporadas 1953-54 y 1957-58. Fueron años de esplendor para el fútbol molletense, tanto es así que durante la década anterior algunos de sus referentes dieron el salto al fútbol de élite convirtiéndose en jugadores destacados entre otros del FC Barcelona. A continuación les presentamos:

Juan Zambudio Velasco

Nacido en La Alquería, Jumilla (Murcia) en 1922 y molletense de adopción desde que llega a la localidad con sus padres terminada la Guerra Civil, defendió la portería del entonces Club Fútbol Mollet de 1940 a 1942, año en que ficha por el FC Barcelona. En el conjunto culé estuvo doce temporadas, debutando como titular en la vigésimo tercera jornada de la temporada 1943-44 con Josep Samitier como entrenador, siendo el resultado de aquel partido que Zambudio se convirtió en dueño de la portería azulgrana. Mantuvo esta condición hasta noviembre de 1949, cuando una lesión de retina en un partido de liga contra el Celta le mantuvo un tiempo apartado de los terrenos de juego. Fue sustituido por un talento en alza, Antoni Ramallets y aunque vuelve a ser titular buena parte de la temporada 1953-54, una vez terminada, ficha por el CE Sabadell donde colgará las botas finalizado el primer año como arlequinado.

Juan Zambudio dejaba atrás una trayectoria llena de títulos: 5 Ligas, 3 Copas del Generalísimo, 2 Copas Latinas, 1 Copa de Oro Argentina, 3 Copas Eva Duarte y un Trofeo Zamora la temporada 1947-48. Una vez retirado no se alejó de los terrenos de juego y entrenó varios equipos entre los que se cuentan históricos del fútbol catalán como el CE Sabadell (1958-59, 1960); el CE L’Hospitalet (1962-63), al que asciende a segunda división; el Club Esportiu Europa (1963-64); la UE Sants (1964-67), y el Esport Club Granollers (1968). Juan Zambudio Velasco murió en Igualada en 2004, nos dejaba un portero del que se destaca la sobriedad, la eficacia, la valentía y una gran colocación bajo palos que hizo de él un gran bloqueador; una pesadilla para los delanteros rivales.

 

 

Julio (Juli) Gonzalvo Falcón: Gonzalvo I

El primero de los conocidos como “Hermanos Gonzalvo” nace en Gelsa (Zaragoza) en 1917 y llega a Mollet con su familia cuando esta se traslada por motivos laborales. En 1935 ya jugaba de delantero en el primer equipo del Mollet y el gran juego que desplegó le valió fichar por CE Europa la temporada 1936-37. Permaneció en la disciplina escapulada hasta inicios de la temporada 1939-40 cuando da el salto a uno de los grandes del fútbol catalán; RCD Espanyol. Con los “periquitos” disputa 36 partidos repartidos entre las temporadas 1939-40 y 1940-41 antes de fichar por el Real Zaragoza, conjunto en el que militará las dos temporadas siguientes. En la primera consigue un ascenso a primera división pero consumado el descenso de los aragoneses la temporada siguiente decide fichar por el CE Sabadell, donde juega durante los cursos 1943-44 y 1944-45. Con los arlequinados disputa dos temporadas en primera pero abandona la disciplina al finalizar la segunda con la pérdida de la categoría y ya maduro, deviene jugador del Fútbol Club Barcelona.

Juega con los “culés” las temporadas 1945-46 y la 1946-47 pero varios malentendidos con el entrenador Josep Samitier lo condenan a jugar solamente dos partidos oficiales y un puñado de amistosos y asqueado decide colgar las botas con únicamente veintinueve años. Dejaba atrás una trayectoria deportiva en la que levantó 1 Copa del Generalísimo con el RCD Espanyol (1940) y 1 Copa de Oro Argentina (1946) con el FC Barcelona. Ya retirado, Julio Gonzalvo Falcón (Gonzalvo I) compró el bar que regentó durante cuarenta años en la Calle Consell de Cent esquina con Muntaner, justo al lado del domicilio en que el año 2003 nos dejó el pionero de la familia molletense de los Gonzalvo.

 

 

Josep Gonzalvo Falcón: Gonzalvo II

El segundo de la saga de los Gonzalvo futbolistas, nace en Mollet en enero de 1920 y como su hermano mayor da las primeras patadas a un balón con la camiseta del CF Mollet. Inicia su trayectoria como profesional la temporada 1941-42 en las filas de la Sociedad Deportiva Ceuta de la Segunda División mientras hacía el servicio militar. Con los norteafricanos disputa dos temporadas y ficha por el CE Sabadell, entidad donde permanece un curso más antes de irse al FC Barcelona. Defendió el carril izquierdo de can Barça durante 144 partidos repartidos entre las temporadas 1944-45 y 1949-50 coincidiendo con su hermano Mariano y con futbolistas de la talla de Ramallets, Segarra, Basora, Escolà, César o Kubala en el que fue uno de los conjuntos “culés” más laureados de la historia. Rindió a un gran nivel como azulgrana, llegando a disputar el mundial de Brasil 1950 donde destacó en una Selección Española que alcanzó la mejor clasificación de su historia hasta el momento.

Sin duda el FC Barcelona tenía a uno de los mejores en su posición pero al volver del torneo mundialista José Gonzalvo tomó la sorprendente decisión de fichar por el Real Zaragoza, que entonces militaba en la Segunda división. Con los aragoneses disputa cuatro temporadas, logrando el ascenso durante la primera que juega, la 1950-51. El Real Zaragoza de Gonzalvo II se mantiene en primera hasta la temporada 1952-53 cuando finalizan la liga últimos y ya la próxima temporada será la última del molletense como futbolista. Una vez retirado, el ya ex jugador, se dedica a un negocio propio y a los banquillos, deviniendo director y profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores además de entrenar medio año en el FC Barcelona durante la temporada 1962-63 levantando la Copa del Generalísimo pero finalizando la liga en sexta posición. José Gonzalvo Falcón muere a la edad de cincuenta y ocho años en mayo de 1978 debido a complicaciones en un proceso post operatorio.

Era el adiós repentino de un lateral excepcional que durante sus trece temporadas como profesional consiguió 3 ligas (1944-45, 1947-48, 1948-49), 1 Copa de Oro Argentina (1946), 1 Copa Latina (1949) y una Copa Eva Duarte (1949), todos estos títulos con el FC Barcelona.

 

 

Marià Gonzalvo Falcón: Gonzalvo III

El pequeño de los Gonzalvo futbolistas nace en Mollet del Vallés en enero de 1922 y como no podía ser de otra manera comienza su trayectoria en el CF Mollet para posteriormente enrolarse en el CE Europa. El buen nivel demostrado con los escapulados despierta el interés del FC Barcelona que lo ficha para la temporada 1940-41 en la que no disputa ningún partido oficial. Como sus hermanos decide marchar al Real Zaragoza donde militará la temporada siguiente antes de volver al FC Barcelona durante el mercado de fichajes de la temporada 1942-43, con veinte años era el momento de convertirse en leyenda del club. Desde la posición de medio volante encandiló al público culé durante trece temporadas en las que jugó 434 partidos marcando 96 goles.

Tal era su talento que en 1950 recibió una oferta del Torino FC, uno de los mejores clubes de la época, por valor de 8 millones de pesetas por tres temporadas que rehusaron tanto él, como el presidente del FC Barcelona Agustí Montal. Ya veterano disputó la segunda mitad de la temporada 1954-55 en la España Industrial de segunda división, categoría en la que jugó la temporada siguiente con la UE Lleida antes de colgar las botas al final de la temporada 1956-57. Esta última temporada como profesional la disputa con el CD Condal, filial del Barça, en primera división jugando 16 partidos y anotando un gol. Una vez retirado siguió colaborando con el Barça y fue habitual verlo en el Camp Nou y los partidos de categorías inferiores hasta el día de su muerte en abril de 2007 a los ochenta y cinco años.

Afirman sus contemporáneos y el mismo FC Barcelona que Marià Gonzalvo Falcón fue un futbolista de gran visión y calidad técnica que además iba muy bien de cabeza a pesar de su estatura de 1,69m y un fijo en el once inicial azulgrana. En definitiva, una pieza clave en la consecución de los títulos conquistados con el Barça que conforman su palmarés: 2 Copas Latinas (1949 y 1952), 5 Ligas (1944/45, 1947/48, 1948/49, 1951/52 y 1952 / 53), 3 Copas del Generalísimo (1951, 1952 y 1953), 3 Copas Eva Duarte (1949, 1952 y 1953).

 

 


Marc Compte Garcia