Johan Cruyff y Adidas, la historia de la mítica batalla

 

Johan Cruyff y Adidas protagonizaron una lucha mediática que quedará en los libros de historia, en la que el cuadrilátero fue ni más ni menos que el Mundial de 1974 disputado en Alemania Occidental. «Jugamos el Mundial de 1974 y hacía justamente dos años que el fútbol era profesional. Las empresas venían, había promociones… Y la Federación, en esa época, negoció con Adidas. Querían que lleváramos su camiseta, y yo pedí mi parte. Me la negaron diciendo que la camiseta era suya, y yo les dije que la cabeza era mía».

Por aquel entonces Adidas era el proveedor de las camisetas de la selección de los Países Bajos, pero Cruyff, la gran estrella del momento y que tenía un acuerdo de patrocinio exclusivo con Puma, rival histórico de Adidas, se negó a vestir cualquier marca que no fuera la suya a no ser que le pagaran un extra por hacerlo. Johan llegó a amenazar incluso en dejar la selección si no le pagaban por vestir la marca Adidas. Tras el ultimátum del jugador, Países Bajos y Adidas llegaron a la conclusión de que Johan no vistiese dicha marca, creándole así una camiseta diferente al resto sustituyendo las clásicas tres líneas en la ropa de Adidas, por dos.

 

 

Al principio la camiseta no llamó mucho la atención, ya que parecía un simple error de fabricación, algo habitual en aquella época. Esta curiosa prenda se acabó convirtiendo en un icono de dicho Mundial, en el que la «Naranja Mecánica» cayó derrotada frente a la Alemania de Müller por 1-2. Pese a la gran imagen de Cruyff con la selección, este fue su único Mundial disputado, destacando su ausencia en el Mundial del 78 por los intentos de secuestro tanto a él como a su familia por aquellos años.

Cruyff solo fue un personaje más de la historia de enfrentamientos entre Adidas y Puma. Rudolf, fundador de Puma, y Adolf, fundador de Adidas, eran los famosos hermanos Dassler y comenzaron la fabricación de calzado juntos hasta la Segunda Guerra Mundial. Rudolf se fue a defender a la Alemania nazi a la guerra mientras que Adolf se quedó trabajando en su negocio, teniendo así muchas disputas por la defensa de la Alemania nazi de Rudolf. Adidas y Puma se declararon rivales.

 

 

Curiosamente varios años después, Cruyff decidió irse a jugar a EE UU como ya hicieran Pelé o George Best, entre otros, y fichó por Los Ángeles Aztecs. En aquella ocasión, el holandés sí jugó con las tres bandas de Adidas en su camiseta durante sus dos temporadas en la liga americana y sin ningún problema.

 

 

Pero no todo acabó allí, sino que Cruyff durante su etapa como entrenador del FC Barcelona, y des de la creación de su propia marca deportiva, no siempre vistió el chándal o ropa de entrenamiento oficial del club. En aquella época, el presidente del Barcelona era José Luis Núñez, quien, cansado de la insistencia de Johan por no llevar la marca deportiva del club, tuvo que mediar con la firma italiana Kappa, que por aquel entonces llevaba el conjunto catalán, para que dieran su consentimiento.