Jari Litmanen, una carrera que no estuvo a la altura de su talento

 

Jari Olavi Litmanen aún a día de hoy está considerado como el mejor futbolista finlandés de todos los tiempos. Era un creador de juego especial, un jugador nacido de las teorías liberales contra intuitivas de Johan Cruyff. No era el artista creador de juego, Jari era la antítesis del arte moderno, pero era funcional y brillante. Era un hombre común.

Fue elegido como el mejor jugador finlandés de los últimos 50 años por la Asociación de Fútbol de Finlandia en los Premios Jubileo de la UEFA en noviembre de 2003, además de quedar en el puesto 42 de la votación de los 100 mejores finlandeses en 2004. El compendio de la Asociación de Estadísticos de Fútbol (AFS) de los «Mejores Futbolistas de la Historia» incluyó a Litmanen como el 53º mejor futbolista de la historia.

 

 

En Finlandia se le suele llamar «Litti» (en honor a Pierre Littbarski y a su propio apellido), que data de sus primeros años, y también se le conoce como «Kuningas» («El Rey»). Durante su carrera vistió los colores del Reipas, HJK, MyPa y Lahti en Finlandia, y al Ajax, Barcelona, Liverpool, Hansa Rostock y Malmö FF en el extranjero. Considerado en su día como uno de los mejores centrocampistas ofensivos del mundo, se convirtió en la primera superestrella del fútbol finlandés cuando jugaba en el Ajax a mediados de la década de 1990, y ganó la Liga de Campeones en 1995, el año cumbre de su carrera.

 

 

Su carrera posterior se vio empañada por las lesiones, y no pudo repetir el éxito de sus años en el Ajax ni en el Barcelona ni en el Liverpool, viéndose postrado a menudo en el banquillo.

 

 

Un futbolista nacido entre futbolistas

Jari nació el 20 de febrero de 1971 en Lahti, Finlandia. El prodigio finlandés vivió el fútbol de forma intensa ya desde su infantez, y es que tanto su padre como su madre fueron internacionales finlandeses y jugaron en el Reipas Lahti.

 

 

Siguiendo los pasos de sus padres, empezó a jugar en el Lahti a los seis años. Tras 10 años en las categorías inferiores debutó en el primer equipo del Reipas, en la entonces primera división finlandesa Mestaruussarja en 1987. Tras cuatro temporadas en el Reipas, se trasladó al HJK, el club más grande de Finlandia, en 1991.

 

 

Un año más tarde, se incorporó al MyPa, donde fue entrenado por Harri Kampman, quien más tarde le presentó a su agente, el difunto Heikki Marttinen. Litmanen no ganó ninguna medalla en la liga finlandesa, pero sí ganó la Copa de Finlandia con el MyPa en julio de 1992, en una victoria por 2-0 sobre el FF Jaro en la final del Estadio Olímpico de Helsinki. Su actuación en la final de la copa, con gol incluido, convenció a un ojeador del Ajax de que el club debía ficharlo. «Para mí, él era el jugador», declaró posteriormente el ojeador a la televisión finlandesa. Su traspaso se produjo ese mismo verano, y no completó la temporada futbolística finlandesa con el MyPa.

 

 

Durante su estancia en el MYPA, Jari llegó a la final de la Copa de Finlandia, que se convertiría en su única oportunidad de conseguir un título en su país. Se enfrentaría al FF Jaro en el Estadio Olímpico de Helsinki. Litmanen disfrutó en el que fue posiblemente el partido más importante de su carrera hasta la fecha, ya que marcó y condujo a su equipo a una victoria por 2-0. Sin embargo, lo más relevante es que el finlandés consiguió atraer la atención de un ojeador del Ajax; fue un movimiento que pondría en marcha una relación que duraría casi una década.

 

 

Una pieza clave en el mejor Ajax de la historia

Louis van Gaal, el nuevo entrenador del atacante, y Litmanen trabajaron codo con codo en sus caminos hacia la grandeza en el Ajax. La relación entre el enigmático holandés y el algo estoico finlandés no nació de un diseño, sino que se forjó por necesidad.

Los años noventa eran el salvaje oeste en lo que a ojeadores se refiere; una ciudad ilegal en la que reinaba el desorden y el caos. Había una sensación de que nunca se sabía muy bien qué, o quién, se estaba fichando. Un proverbial juego de ruleta rusa.

 

 

Después de fichar por el gigante de Ámsterdam, Jari no logró aclimatarse a su nuevo entorno. La vida de un joven de 21 años que intenta encontrar su camino en el mundo puede ser una lucha en el mejor de los casos, pero cuando te has mudado del distrito industrial de Kouvola a una de las ciudades más bohemias de Europa, se necesita tiempo.

Pasó la mayor parte de su primer año en el Ajax ejerciendo de suplente del club, ya que su posición preferida, el número 10, justo al lado del delantero, la ocupaba Dennis Bergkamp, un jugador al que le corría hielo por las venas. Las primeras impresiones sugieren que van Gaal no estaba impresionado por su nuevo fichaje, y que su modestia se confundía con timidez. En el club se tenía la sensación de que Litmanen estaba sobrecogido por la talla del Ajax.

Su gran oportunidad no llegó a través del entrenador, sino del fisioterapeuta del club, que creía que Jari podía ocupar el lugar de Bergkamp tras la lesión de este. El futuro de Bergkamp acabaría por alejarse de Ámsterdam, siendo su destino el Inter de Milán, y el club tenía un hueco que necesitaba llenar.

 

 

El Ajax de Van Gaal era un equipo tan eficaz como elegante: no se trataba de una muerte por mil cortes, sino de un fútbol mordaz y directo. Jari Litmanen era un componente clave de esta filosofía. El equipo se imponía a todos los demás y no había lugar para el nómada errante. Cada jugador tenía su papel, y se esperaba que se sacrificara por el equipo.

El número 10 del Ajax tenía un papel único, ya que ofrecía la primera línea de defensa presionando a la línea de fondo y al centro del campo. Los escritores de fútbol holandeses Kormelink y Seeverens creían que Litmanen «tenía que dar ejemplo persiguiendo al rival». Esto significó que las habilidades de Jari se vieran, al principio, algo ahogadas debido a sus tareas defensivas.

En su segunda temporada, Litmanen se convertiría en un jugador que arrasaría en la liga. Sustituyó a Bergkamp, y algo más. Con 26 goles, igualando a Bergkamp en la temporada anterior, y creando otros tantos, Litmanen encarnó la frase de Johan Cruyff de que toda desventaja tiene una ventaja en el fútbol. No era un jugador dotado de una velocidad vertiginosa, ni era especialmente fuerte, pero se dejaba guiar por sus instintos y su confianza en sí mismo.

 

 

Ámsterdam bailaba al ritmo de los hombres de Louis, y era una fiesta de dos años que no paraba. La cerveza era más dulce y el aire más limpio cuando el Ajax dominaba el mundo. Era el raro caso en el que un equipo y su ciudad estaban inexplicablemente unidos. Al fin y al cabo, se trataba de un equipo joven y vibrante con un núcleo joven y holandés.

El Ajax ganó la liga de forma contundente, marcando 106 goles, y permaneció invicto durante toda la temporada. El equipo crecería exponencialmente, tomando Europa por la garganta. En 1994-95, el Ajax se mantuvo invicto en la fase de grupos de la Liga de Campeones, venciendo al poderoso Milan de Fabio Capello, al AEK de Atenas y al Salzburgo. Se paseó por el torneo, demoliendo al Bayern de Múnich por 5-2 en las semifinales, con dos goles de Litmanen.

El 24 de mayo de 1995, el Ajax se enfrentó al Milan en la final, con los inquietantes ritmos de sintetizador de Viena. El Milan era un veterano en estas lides, y esta era su tercera final en otros tantos años. El Ajax era un equipo de jóvenes inútiles, que no venían a jugar, sino a ganar. El estadio estaba lleno de gente, con un grupo de aficionados a la expectativa y otro al delirio.

 

 

Litmanen se vio asfixiado durante todo el partido, con Marcel Desailly pegado a él como una sombra, y fue debidamente retirado en el minuto 70. No obstante, cuando el tiempo se ralentizó y Patrick Kluivert marcó el gol de la victoria en los últimos minutos, nada de eso importó.

Jari se convirtió en el primer finlandés en levantar la Liga de Campeones. A veces se echaba el equipo a la espalda y lo arrastraba con una mezcla de habilidad y garra, y como máximo goleador del club en la competición había conseguido predicar con el ejemplo. Terminó la temporada con 27 goles en todas las competiciones, una medalla de ganador de la Liga de Campeones, una medalla de campeón de la Eredivisie y una Supercopa de Holanda. Nunca volvería a ser tan bueno.

La racha de Litmanen, al igual que la del Ajax, continuaría en la temporada 1995-96. La resaca era inexistente; van Gaal no permitiría tal falta de profesionalidad. El estado de forma de Litmanen fue especialmente inspirador, ya que se convirtió en uno de los creadores de juego más letales. Un goleador tenaz, rápido y con buen ojo para el pase, era el número 10 perfecto. Y lo que es más importante, su reputación en Ámsterdam iba en aumento, y los aficionados empezaron a llamarle «Merlín» por su insondable capacidad para escurrirse entre las entradas.

 

 

La temporada seguiría un patrón muy similar al de la anterior: El Ajax ganaría la liga y llegaría a la final de la Liga de Campeones, pero esta vez el destino no estaba del lado de Jari. Se encontraría con un rival italiano una vez más, pero no podría alterar los pronósticos, perdiendo la final en los penaltis ante la Juventus de Marcello Lippi.

Litmanen terminó el torneo como máximo goleador con nueve goles decisivos, uno de ellos en la final. Aunque en aquel momento pareciera un escaso consuelo, también terminó tercero en la votación para el Balón de Oro, ya que su juego personal alcanzó su apogeo.

Se necesitan años para construir una reputación, pero se necesitan meses para destruirla. En 1999, Jari ya no era el eje cerebral del Ajax; era un jugador cuyo cuerpo había empezado a marchitarse bajo la inmensa tensión a la que se sometía en cada partido. The Observer señaló con bastante dureza en 2000 que Jari estaba «siguiendo el camino del Papa, haciendo pocas apariciones y pareciendo cada vez más frágil». Cuando Litmanen conseguía saltar al campo, rara vez cumplía con su papel en el equipo: su cuerpo simplemente no le permitía jugar.

 

 

FC Barcelona, el inicio del declive

Louis van Gaal llegó a Barcelona para recrear su historia con el Ajax, pero al reunir de nuevo al viejo grupo del Ajax, incluyendo a Litmanen, acabó por estancar el presente del club y no alcanzó las cotas que muchos esperaban.

España tampoco no fue benévola con Litmanen y su reputación se vio maltratada desde todos los ángulos, ya que empezó a convertirse en un personaje insular. El niño que llegó a Ámsterdam había vuelto. Las lesiones asolan la psique de un jugador, crean dudas sobre sí mismo como ninguna otra cosa puede hacerlo, y si no puedes confiar en tu cuerpo, ¿en qué puedes confiar?

Durante su estancia en Barcelona, Van Gaal también le llamó la atención en la prensa. Al parecer, el leonino Litmanen se desentendió de la causa: «Los jugadores no cuentan nada, el equipo lo es todo. Me fijo más en el carácter de un jugador que en sus cualidades en el campo, y sobre todo en si está dispuesto a darlo todo por la causa».

 

 

La destitución de Van Gaal provocaría la congelación de Jari al sol de Cataluña, y Lorenzo Serra Ferrer permitió que el internacional finlandés se marchara en transferencia gratuita al Liverpool.

 

Liverpool, la tumba de su talento

Su peregrinaje a Merseyside terminaría en un nuevo desengaño para un genio que lucha por encontrar la actualidad. Habló de su amor por el Liverpool, y pidió la emblemática camiseta 7, pero con Vladimír Šmicer ocupándola, se quedó con la 37.

Las lesiones, combinadas con una brillantez esporádica, serían la historia de Litmanen en el Liverpool, con algunos goles notables que pusieron un poco de sol en un período difícil. Fue una época de inmensa frustración para Jari; cuando Gérard Houllier lo fichó, se deshizo en elogios hacia «el jugador de clase mundial» que había llegado a Melwood.

 

 

Sin embargo, una vez más se puso en duda su estado de forma, y Houllier dijo que no podía completar los 90 minutos. Aunque pasó cada una de las tres finales de esa temporada en la sala de tratamiento, tuvo cierta influencia en los de Merseyside. Un Wayne Rooney de 16 años se expondría a la estrella ofensiva y más tarde lo calificaría como el jugador que más disfrutaba viendo. Rooney se preguntaba «cómo se hacía ese hueco», ya que el jugador, al que una vez llamaron Merlín, se contoneaba y se deslizaba para evitar el peligro.

Su carrera posterior lo vería regresar al Ajax, y luego a su país, Finlandia, donde fue apodado el «regreso del rey». Resulta quizás irónico que un jugador que luchó por superar las lesiones durante sus mejores años acabara jugando hasta los 40 años en su club y se retirara con 137 partidos con la selección para convertirse inequívocamente en el mejor jugador finlandés de todos los tiempos.

 

 


Paola Murrandi