El Inter de los 3 alemanes: Matthäus, Brehme y Klinsmann

 

Lothar Matthäus, Andreas Brehme y Jurgen Klinsmann llegaron al Football Club Internazionale Milano de la máxima categoría del calcio a finales de los años 80. La Serie A fue indiscutiblemente la mejor competición de esa década, con superestrellas mundiales en casi todos los equipos que participaron en ella durante esos 10 mágicos años, desde Zico hasta Diego Maradona, pasando por Platini, Van Basten o Gullit.

 

 

Los referentes previos del desembarco alemán en el Inter

El Inter nunca se ha caracterizado por incorporar a una gran cantidad de jugadores procedentes de tierras germánicas. El primer alemán en defender los colores nerazurri fue Horst Szymaniak, que llegó procedente del Calcio Catania la temporada 1963-194, y que después de 12 partidos se marchó al Varese Calcio de la Serie B.

 

 

El segundo en probar suerte en el Giuseppe Meazza fue Hansi Müller, que permaneció dos temporadas, la 1982-1983 y 1983-1984, para posteriormente irse al Como 1907 de Serie B. Müller sumó al número de partidos con presencia de alemanes en el Inter 67 partidos y 13 goles.

 

 

Pero no fue hasta 1984 cuando llegó un auténtico crack internacional alemán, el dos veces ganador del Balón de Oro y campeón de Europa con la República Federal de Alemania en 1980, el mítico Karl-Heinz Rummenigge. Llegó procedente del Bayern en 1984 y pasó tres temporadas en Milán en las que disputó 107 partidos y anotó 42 goles. A pesar de sufrir varias lesiones, el delantero se ganó el corazón de la afición italiana antes de marcharse al Servette FC en 1987.

 

 

La llegada de Matthäus y Brehme

Para la temporada 1988-1989, el Internazionale fichó a los alemanes Lothar Matthäus y Andreas Brehme,  procedentes del Bayern de Múnich, y un año más tarde a Jürgen Klinsmann, procedente del Stuttgart, y se lanzó a la búsqueda de la mayor cantidad de títulos posibles.

El primero en llegar fue Matthäus, la encarnación del jugador perfecto. Tenía la capacidad defensiva para desempeñar un papel de contención en el centro del campo, podía llegar al área y marcar sus goles y, a pesar de su pequeña estatura, era impresionante en el juego aéreo. No había nada que Matthäus no pudiera hacer. Dos veces mejor jugador alemán del año, comenzó su carrera en el Borussia Mönchengladbach en 1979 y se ganó la reputación de ser uno de los mejores centrocampistas jóvenes no solamente de Alemania, sino de toda Europa. Su habilidad estaba a la vista, y su liderazgo natural brillaba, lo que le hizo ganarse la simpatía de los entrenadores. Sus actuaciones con el Gladbach le valieron a Matthäus el fichaje por el Bayern de Múnich, donde daría el siguiente salto a la categoría de futbolista mundial. Sus cuatro años en Baviera estuvieron plagados de éxitos: ganó tres títulos de la Bundesliga, la DFB-Pokal y fue subcampeón de la Copa de Europa de 1987, cayendo ante el Oporto. Por supuesto, no sería el final de la relación entre Lothar y el Bayern, pero en su primera etapa, Matthäus realmente tomó el escenario europeo por asalto, existiendo los atributos de un líder puro, un luchador y, lo más importante, un jugador increíblemente hábil.

 

 

Junto a él, en algunos de esos equipos del Bayern de Múnich estaba el lateral izquierdo Andreas Brehme. Nacido en Hamburgo, Brehme dejó su impronta en el Kaiserslautern, donde jugó 154 partidos entre 1981 y 1986. Al igual que Matthäus en el Mönchengladbach, Brehme aprendió a jugar y se desarrolló como jugador antes de dar el gran salto al Bayern. Su versatilidad y su capacidad como defensa polivalente eran inigualables, siendo tan bueno con la derecha como con la izquierda, más potente. Brehme no era un jugador llamativo, ni tenía una velocidad de vértigo, pero sí era rápido de reflejos y utilizaba su inteligencia para imponerse al rival. Cuando llegó al Inter ya era un experimentado internacional alemán, que llegó a la final de la Copa del Mundo de 1986 junto a Matthäus. El Inter estaba fichando a dos de los mejores jugadores del mundo, pero casi pasó desapercibido debido al éxito del contingente holandés de Milán, inicialmente formado por Van Basten y Gullit, y al que posteriormente se incorporaría Rijkaard.

 

 

En el momento de la llegada de Matthäus y Brehme, el Inter no había ganado el título en ocho años. Necesitaba desesperadamente el éxito. El Nápoles tenía a Diego Maradona, el Milán a Ruud Gullit y Marco van Basten, mientras que la Juve tenía a Michael Laudrup para sustituir a Michel Platini. En respuesta a todo aquello, Matthäus era un centrocampista de talla mundial que galvanizaba al club, dentro y fuera del campo. A pesar de su evidente calidad, el fichaje de Brehme y Matthäus supuso un gran riesgo para el Inter, ya que utilizó dos de sus plazas de extranjero en ellos.

El club mantuvo al legendario entrenador Giovanni Trapattoni a pesar del decepcionante quinto puesto de la temporada anterior, y resultó ser la decisión correcta. A veces, un equipo solamente necesita un jugador más para llegar al siguiente nivel. Maradona lo hizo con el Nápoles, Johan Cruyff con el Barcelona y Matthäus con el Inter. Brehme formó una increíble unidad defensiva junto a jugadores como Walter Zenga, Giuseppe Baresi y el legendario Giuseppe Bergomi, una línea defensiva que solamente recibió 19 goles en 34 partidos de la Serie A.

 

 

Lo que hizo Matthäus durante esa temporada fue nada menos que extraordinario. Mientras Brehme construía un muro defensivo en la zaga, Lothar hacía todo lo demás. Mientras que en el Bayern se le utilizaba a menudo como un centrocampista de área, como un multiusos, en el Inter se convertía en un héroe. La pareja sacaba lo mejor de los que les rodeaban, en particular de Aldo Serena. Antes de la llegada de Brehme y Matthäus, solamente había conseguido unos 40 goles en cuatro temporadas, pero cuando se puso delante de Matthäus, se ganó el título de Capocannoniere con 22 goles. Serena no era un mal delantero, ni mucho menos, pero cuando se emparejaba con alguien de la talla y la habilidad de Matthäus, lo llevaba al siguiente nivel.

Esto era un indicativo de la influencia que Matthäus y Brehme tenían en esa plantilla del Inter. Ambos tuvieron la capacidad y el liderazgo necesarios para convertir a un grupo de jugadores que habían quedado quintos la temporada anterior en esta unidad sobresaliente con una defensa infranqueable y un ataque letal. Bajo la dirección de Trapattoni, Matthäus y Brehme condujeron al Inter a su primer título de la Serie A en casi una década, y estaban a punto de ser acompañados en San Siro por otro de sus compatriotas.

Ramón Díaz formó una pareja letal con Serena, pero Trapattoni tenía los ojos puestos en otro delantero, otro alemán. En 1988, mientras Matthäus y Brehme levantaban el Scudetto, Jürgen Klinsmann ayudaba al Stuttgart a llegar a la final de la Copa de la UEFA y ganaba el premio al mejor futbolista alemán del año.

 

 

La llegada de Klinsmann

No era el delantero más imponente del mundo, desde el punto de vista físico, ya que a menudo parecía que una ráfaga de viento podía hacerle caer al suelo. Pero lo que le faltaba en cuanto a destreza física lo compensaba con creces con su inteligencia y su gran sentido de la anticipación a la hora de buscar el gol. El traslado de Klinsmann al Inter parecía un paso lógico en su carrera, ya que dejaba un equipo que acababa de llegar a la final de la Copa de la UEFA, para ir a un conjunto que acababa de ganar la primera división italiana y que buscaba dar la campanada en la Copa de Europa.

 

 

El propio Klinsmann tuvo un gran protagonismo en su temporada de debut y marcó su primer gol en su segundo partido, a domicilio en el campo del Bolonia. Recibió el balón en el área, amagó con un disparo que puso de espaldas al defensa y lo metió por la escuadra. Fue un gol maravilloso de ver, y mostró perfectamente la habilidad y la mente del alemán. El primer triplete de su carrera en el Inter lo conseguiría en el campo del Verona, después de una maravillosa actuación contra la Juventus, donde marcó en la victoria por 2-1. Sería su único triplete de la temporada, pero aun así terminó como máximo goleador, con uno más que su predecesor Díaz la temporada anterior.

Así pues, con tres alemanes en su equipo, todos ellos en el mejor momento de su carrera, ¿podrían los nerazzurri conservar su Scudetto? Pues no. Un Nápoles inspirado por Maradona ganó su segundo título en cuatro temporadas, superando al AC Milan por dos puntos, y el Inter terminó tercero, empatado a puntos con el Juventus. Para el trío, fue una temporada sólida a nivel individual. Klinsmann fue el máximo goleador del club con 15 goles, la mayoría de ellos aportados por su compatriota Matthäus, mientras que la defensa de Brehme fue la cuarta mejor de la liga; quizá no tan impresionante como la temporada anterior, pero sí resuelta.

 

 

Aunque no fue la temporada más exitosa para el equipo de Trapattoni, preparó al trío para lo que finalmente sería un verano increíble, ya que Matthäus llevó a Alemania Occidental a la Copa Mundial en Italia 90, junto con Andreas Brehme y Jürgen Klinsmann. Matthäus terminaría con cuatro goles en el torneo, y tanto Klinsmann como Brehme terminaron con tres cada uno, siendo el último gol de este último el de la victoria en la final contra Argentina. Aunque la victoria no fue con el color negro y azul del Inter, sus aficionados sintieron que habían ayudado a Alemania a ganar la Copa del Mundo, siendo sus estrellas la clave del triunfo.

 

 

En todo caso, esto demostró lo popular que era el trío entre los fieles del Inter. Fueron campeones del mundo en su casa de adopción y los aficionados del Inter se alegraron de verdad por ellos. Cuando volvieron para el inicio de la temporada 1990/91, se esperaban grandes cosas, y el Inter las cumplió. Puede que no consiguiera el título de la Serie A, pero el éxito en el continente llegó finalmente con el triunfo en la Copa de la UEFA. El Inter se hizo con el trofeo y consiguió terminar segundo, junto con el Milan, en la Serie A, alcanzando también los cuartos de final de la Coppa Italia, pero fue en Europa donde los hombres de Trapattoni florecieron. Tras caer por 2-1 en la primera ronda ante el Rapid de Viena austriaco, el Inter remontó la eliminatoria con un gol de Klinsmann en la prórroga que dio el pase a los nerazzurri. En la siguiente ronda, se produjo exactamente el mismo escenario, con el Aston Villa imponiéndose en los Midlands gracias a los goles de Kent Nielsen y David Platt, antes de que Klinsmann volviera a ayudar al Inter a darle la vuelta al partido y a clasificarlo.

 

 

Puede que Klinsmann se lleve toda la atención por sus goles, pero Matthäus y Brehme fueron igual de vitales en las victorias, especialmente contra el Villa. El propio Matthäus se estrenó en la competición europea, abriendo el marcador en el 4-1 sobre el Partizán, antes de sentenciar la eliminatoria en el partido de vuelta, con el gol del empate en el minuto 88.

A estas alturas, el Inter creía que podía llegar hasta el final, y con la mentalidad ganadora de Brehme, Matthäus y Klinsmann tras su éxito en el Mundial, sentía que nada podía detenerle en su camino. El siguiente rival fue el Atalanta, que empató a uno en Bérgamo en el partido de ida, pero los rápidos goles de Serena y Matthäus hicieron que el Inter se enfrentara al Sporting CP en la semifinal.

El 0-0 de la ida en Portugal obligaba a ganar la eliminatoria en el Giuseppe Meazza, y con los goles de Klinsmann y Matthäus, sería la AS Roma, dirigida por Rudi Völler, el que se enfrentaría al Inter en la final a doble partido. En el primero, el futuro jugador de los Spurs, Nicola Berti, marcó después de que un penalti de Matthäus ya hubiera dado la ventaja al Inter, y a pesar de que la Roma ganó el partido de vuelta por 1-0 en el Estadio Olímpico, los nerazzurri se proclamaron campeones en el continente por primera vez desde 1965, gracias a la influencia alemana.

 

 

Este sería el último subidón de los alemanes en Italia, ya que tras el éxito en la Copa de la UEFA terminaron en octavo lugar en la Serie A, donde estuvieron más cerca de la zona de descenso que del primer puesto, y quedaron fuera de la Copa de la UEFA en la primera ronda ante el Boavista portugués.

Trapattoni se marchó tras la victoria en la Copa de la UEFA y las cosas no eran lo mismo sin él, al menos para Brehme, Matthäus y Klinsmann. Los dos últimos acabaron con 38 goles entre los dos en la campaña 1990/91, pero como Matthäus y Brehme no se hacían más jóvenes y el Bayern de Múnich acechaba al trío, era el momento de pasar página.

Matthäus se convirtió en uno de los mejores centrocampistas en la liga más dura del mundo, mientras que Brehme demostró que era capaz de convertirse en un excelente jugador individual y de dirigir una brillante unidad defensiva. Klinsmann fue capaz de dar un paso adelante y convertirse en un delantero de talla mundial en el club, desempeñando un papel fundamental en la conquista de la Copa de la UEFA.

Puede que no se les recuerde con tanto cariño como a los holandeses del Milan, pero para los aficionados del Inter estos alemanes fueron tan importantes y, algunos dirían, incluso mejores que Van Basten, Gullit y Rijkaard. Tres leyendas del fútbol que demostraron estar entre los mejores jugadores del mundo en la liga más dura del mundo.

 

 


Paola Murrandi