domingo, diciembre 4, 2022

Hope Solo, leyenda yankee bajo palos

 

Hope Amelia Solo es considerada la mejor portera de la historia del combinado femenino de fútbol de Estados Unidos, con el que jugó 202 partidos entre 2000 y 2016. Una auténtica campeona del mundo y medallista de oro olímpica por partida doble, que ostenta varios récords internacionales con su selección: apariciones (202), titularidad (190), victorias (153), paradas (102), victorias en una temporada (26), minutos consecutivos jugados (1.256) y la mayor racha de imbatibilidad (55 partidos). Ganadora del Guante de Oro que otorga la FIFA a la portera más destacada del torneo en los Mundiales femeninos de 2011 y 2015, y fue nombrada atleta femenina del año de la USSF en 2009.

Además de sus temporadas en la primera división de Estados Unidos, Solo también jugó una temporada en la primera división sueca, una temporada en la primera división francesa y una temporada en la W-League.

 

 

Nacida en Richland, Washington, el 30 de julio de 1981, Solo destacó desde muy pronto en el fútbol. Cuando tenía 12 años, Solo escribió un trabajo para clase sobre lo que quería ser de mayor. A doble espacio, con lápiz y en letras grandes, declaró su intención de ser futbolista profesional. “No me importaba que en ese momento no existiera el fútbol profesional femenino”, dijo a Newsweek en una entrevista de 2012.

Puede sorprender a muchos que Solo no se convirtiera en portera a tiempo completo hasta la universidad. En la Richland High School, Solo estableció varios récords como delantera, dos veces All-American. Anotó 109 goles, récord de la Big Nine Conference, y ayudó al equipo a ganar el campeonato estatal de Washington en 1999.

La entrenadora de la Universidad de Washington, Lesle Gallimore, la reclutó como portera, aunque Solo no estaba convencida de que debía cambiar de posición. “¿A quién ponen los padres en la portería?” dijo Solo en su entrevista con Newsweek. “Al niño gordo. Al niño que no sabe correr”.

 

 

Gallimore vio algo especial en ella: “Hope era capaz de parar tiros que la mayoría de las niñas de su edad no podían. Pero también era la forma en que usaba sus pies. La manera en que se movía. Era una de las mejores atletas que había visto”. Solo floreció, terminando con una media de 1,02 goles en contra y 18 paradas, ambos récords de los Huskies, en 68 partidos en cuatro temporadas. Además, fue nombrada All-American de la NSCAA (ahora United Soccer Coaches) en sus tres últimas temporadas.

En su autobiografía, “Solo: A Memoir of Hope”, atribuye a la ex guardameta estadounidense Amy Griffin (nee Allmann), asistente de Washington, y a Gallimore el mérito de haberla transformado en una portera de primera categoría. “En el instituto, yo había sido la delantera que ganaba los partidos. Fue un gran ajuste mental aprender que mi trabajo era salvar partidos”, escribió Solo en el libro. “Anticiparme a lo que se necesitaba. Antes, me colocaba en la portería, el balón venía hacia mí y yo utilizaba mi capacidad atlética para hacer la parada. Pero gracias a la tutela de Amy y al tiempo que pasé con la selección nacional, me convertí en una portera mucho mejor tácticamente. Aprendí a leer las carreras de mis rivales hacia la portería, a colocar a mis defensas, a ver los ángulos”.

 

 

Después de jugar a nivel universitario en la Universidad de Washington, jugó profesionalmente en el Philadelphia Charge de la Women’s United Soccer Association (WUSA). Cuando la WUSA se disolvió tras su primera temporada, viajó a Europa para jugar en las ligas de primera división de Suecia y Francia. De 2009 a 2011, jugó en la Women’s Professional Soccer (WPS) para el Saint Louis Athletica, el Atlanta Beat y el magicJack. Tras el cese de la WPS a principios de 2012, jugó en los Seattle Sounders de la W-League. De 2013 hasta su retiro en 2016, disputaría cuatro temporadas en la National Women’s Soccer League, todas con el Seattle Reign. Fue subcampeona de la NWSL en 2014 y 2015 con Seattle. Durante sus temporadas en la WUSA, la WPS y la NWSL, jugó 101 partidos de la temporada regular y cinco de las eliminatorias.

 

 

Hope Solo jugó 202 partidos internacionales completos con Estados Unidos entre 2000 y 2016. Entre ellos, 17 partidos en la Copa Mundial Femenina en 2007, 2011 y 2015, 16 partidos en los Juegos Olímpicos en 2008, 2012 y 2016, y seis partidos de clasificación para la Copa Mundial en 2006 y 2014. Fue conocida por atraer la polémica a lo largo de su carrera en la selección, sin embargo, fue una de las figuras dominantes del equipo durante muchos años. Jugó todos los minutos de los siete partidos de Estados Unidos durante su victoria en la Copa Mundial Femenina de 2015, y también jugó con Estados Unidos en las Copas Mundiales Femeninas de 2007 y 2011, llegando a la final en 2011. Jugó todos los minutos de los 12 partidos de Estados Unidos en sus victorias en los Juegos Olímpicos de 2008 y 2012, y también jugó en los Juegos Olímpicos de 2016.

En 2015, las estadounidenses volvieron a la Copa Mundial de la FIFA en Canadá decididas a conseguir el trofeo más codiciado de su deporte por primera vez desde 1999. Hope estuvo brillante en la fase de grupos, permitiendo solo un gol en tres partidos, y Estados Unidos se convirtió en la primera cabeza de serie. Hope se reivindicó como la mejor portera del mundo con otras tres paradas en la fase eliminatoria, y la USWNT se metió en la final de la Copa Mundial. Allí se encontraron con un enemigo conocido, Japón, pero no dejaron ninguna duda en el partido de vuelta del campeonato. Estados Unidos solamente necesitó 16 minutos para tomar una ventaja insuperable de 4-0, que Hope mantuvo con facilidad en el otro extremo del campo cuando las USWNT se impusieron por 5-2 y se proclamaron campeonas de la Copa Mundial.

 

El enfrentamiento con Megan Rapinoe

Megan Rapinoe se convirtió en un símbolo de la lucha LGTBI, contra el racismo, feminista… También es una declarada enemiga de Donald Trump, en línea directa con lo anterior, pero Hope Solo, que la conoce muy bien, ha asegurado que la futbolista ha llegado al punto de intimidar a sus compañeras para que hagan gestos como el de arrodillarse cuando suena el himno de Estados Unidos.

“He visto a Megan Rapinoe casi intimidar a sus compañeras para que se arrodillen porque realmente quiere defender algo a su manera particular. Pero es nuestro derecho como estadounidenses hacerlo de la manera que nos sintamos cómodos y creo que es realmente difícil estar en el escenario principal en este momento con tantos problemas políticos para los atletas. Es difícil. Hay mucha presión y, en última instancia, al final del día, nuestro enfoque número uno debería y siempre ha sido ganar primero. En estos momentos, lo que he visto es que hay demasiada polémica por arrodillarse o no hacerlo. Conozco mucha gente en contra de la discriminación y vivo en el sur, en un área más que conservadora aquí en el sur de Carolina del Norte”.