Los hermanos Edwin & Marc Overmars

 

Los hermanos Edwin y Marc Overmars, pese a formarse juntos en el SV Epe y Go Ahead Eagles, acabaron desarrollando carreras muy distintas dentro del mundo del fútbol. Curiosamente, a lo largo de sus trayectorias tan solo se enfrontaron en una sola ocasión, la temporada 1992-1993 en un partido que acabó 3-1 a favor del Ajax.

Mientras Edwin ocupó la posición de organizador, Marc prefirió la emoción de correr por los extremos, y mientras uno luchaba por hacerse un hueco en la Eredevisie, el otro llegaba a la fama internacional.

 

 

Ambos hermanos nacieron en la ciudad de Emst (Güeldres), en los Países Bajos. Edwin el 2 de diciembre de 1970 y Marc el 29 de marzo de 1973. Crecieron en una granja familiar con sus padres y ayudaban a su abuelo en la cosecha de patatas cada año. No había máquinas ni tractores, así que cuando llegaba el momento de extraer las patatas, su familia ataba una cuerda a la cintura de sus dos hijos, la conectaba a un carro y les hacían correr mientras sacaban la cosecha. Aquello, aseguran ambos hermanos, les ayudó a desarrollar velocidad explosiva, en especial en el caso de Marc.

 

 

Su padre, Ben, describía a Marc como un niño «torpe» y a Edwin como el «listo», y el principal interés de ambos era jugar al fútbol todo el día: «Bajaban las 24 escaleras para desayunar haciendo toques de balón con la cabeza». Mientras Edwin sacaba buenas notas, Marc no se interesaba por la escuela.

Ambos empezaron en el club de su localidad, el SV Epe, y en 1987 también ficharon juntos por el Go Ahead Eagles, Marc con 14 años y Edwin con 17. Marc, tras dar el salto al primer equipo, se incorporó al Willem II durante la temporada 1991-1992 por 500.000 euros, mientras que Edwin permaneció en el mismo club, llegando a disputar 19 partidos en la Eredivisie, hasta la temporada 1994-1995, para pasar posteriormente al Heracles Almelo.

 

 

 

Tras una temporada en el Willem II, Marc Overmars fichó por el Ajax el julio de 1992, y allí empezó su larga travesía por Europa y los Mundiales. Encontró en la figura de Van Gaal el padre deportivo que impulsó su carrera deportiva.

 

 

Edwin se tuvo que conformar con objetivos mucho más modestos, como triunfar en el WHC Wezep de la tercera división holandesa. Lo que está claro es que ambos cumplieron su sueño de llegar a jugar en la máxima categoría neerlandesa, aunque Marc fue muy superior en fama y trayectoria.