Guilherme en el Rayo Vallecano, la mágia brasileña en Vallecas

 

Guilherme en el Rayo Vallecano fue un auténtico ídolo, con actuaciones tan memorables como su doblete en el estadio Santiago Bernabéu que sirvió para que los de Vallecas se impusieran por un marcador final de 1-2 y Jorge Valdano fuera despedido del banquillo merengue, un lejano 21 de enero de 1996.

 

El jugador brasileño abre sus brazos al cielo, mientras está de rodillas sobre el césped del Santiago Bernabéu, celebrando su segundo gol.

 

«Me acuerdo de aquel día en que ganamos en el Bernabéu. Hicimos un gran partido y provocamos que Jorge Valdano dejara de ser entrenador del Real Madrid. Me salió todo bien, marqué dos goles y nos llevamos los puntos. Es muy difícil ganar en un campo como el Santiago Bernabéu, prueba de ello es que el Rayo no lo ha vuelto a repetir desde ese día. Recuerdo aquel 21 de enero de 1996 que jugamos con la camiseta azul y la franja roja. Hicimos en bloque un gran partido. Ese día me ha dejado marcado, guardo todo sobre ese partido, los goles en vídeo e incluso mantengo la camiseta con la que jugué», confesó en una entrevista posterior Guilherme.

 

 

 

Una larga trayectoria sesgada por problemas cardíacos y lesiones

Guilherme de Cassio Alves, nacido en Marília un 8 de agosto de 1974, estado de São Paulo, debutó como profesional en 1992 en el equipo de su ciudad, para dar el salto al São Paulo al año siguiente, recomendado por el propio Telé Santana. Tras un año en el equipo del estadio Morumbi, se enroló en las filas del Rayo Vallecano, donde estuvo tres años a muy alto nivel disputando 89 encuentros y marcando 38 goles. Memorable su llegada a Segunda División A el enero de 1995 en la que marcó 14 goles en 17 partidos y consiguió el ascenso a Primera División, llamando la atención de los grandes de La Liga.

 

 

Tras sufrir con el Rayo en Primera División durante 2 años, a pesar de sus constantes goles gracias a la conexión con un joven Míchel (no confundir con el del Madrid), y de conseguir el curioso récord de marcar durante 5 jornadas consecutivas, con el descenso del Rayo se confirmó la vuelta de Guilherme a casa. En Brasil siguió goleando en varios clubes como el Grêmio, Vasco de Gama, Atlético Mineiro con cesión al Corinthians, paso fugaz por Pro League de Arabia Saudí en la 2003-2004, vuelta a Brasil con el Cruzeiro y Botafogo. En 2005 tuvo que finalizar su actividad profesional a causa de problemas cardíacos y lesiones, además de los problemas con la justicia acarreados por su responsabilidad en la muerte de dos personas en un accidente de tráfico ocurrido en octubre de 2002, que lo llevó 5 años a prisión.

 

 

En su palmarés quedaron para la posterioridad dos Copas Libertadores de América, una Supercopa Libertadores, una Recopa Suramericana, un Mundial Inter-Clubes, una Copa Conmebol y tres campeonatos Mineiros. Con Brasil jugó 6 partidos y anotó un gol. También hay que remarcar que aún a día de hoy conserva la condición de séptimo máximo goleador del Atlético Mineiro con 139 goles.