George Best, el joven “red devil” Balón de Oro de 1968

 

Año 1968, un joven George Best de tan solo 19 años llega al punto álgido de su carrera, con un fútbol devastador y efectivo dejando boquiabiertos a los aficionados de los “red devils”, y consiguiendo la primera Copa de Europa de la historia para un conjunto inglés.

El escenario de la final era Londres y el rival, el todopoderoso Benfica del legendario Eusebio. Con el partido empatado a uno y en pleno inicio de la prórroga, Best recoge un balón en zona de nadie, se anticipa a su marca y regatea con tranquilidad al portero. El partido acabaría 4-1 y el rápido extremo de Belfast acababa de rendir su particular homenaje a las víctimas de Múnich justo diez años después de la tragedia. Su actuación en esa final, sin duda alguna, se ganó el Balón de Oro.

 

 

En la edición de 1968 del Balón de Oro, 13ª edición del premio de fútbol creado por la revista francesa France Football, el norirlandés George Best (Manchester United) se impuso a su compañero de equipo Bobby Charlton por 8 puntos de diferencia, y 15 sobre Dragan Džajić de la Estrella Roja de Belgrado. Fue la primera vez que un jugador norirlandés ganaba este reconocimiento, y el inicio de su declive por etapas.

 

 

Nacido en Belfast (Irlanda del Norte) el 22 de mayo de 1946, George Best debutó en 1963 con el Manchester United y la selección de Irlanda del Norte a la edad de 17 años (llegó a Machester con 15), y durante el resto de su carrera fue una auténtica “celebrity”, amante de las mujeres, objetivo del grupo terrorista IRA, portada de las más populares revistas británicas y un fiestero reconocido. El “Quinto Beatle” encima fue el primer jugador que hizo un anuncio de televisión, para las salchichas Cookstown. En 1965 y 1967 se proclamó campeón de la liga inglesa.

A sus 22 años había logrado ya hacerse con las tres distinciones más importantes del fútbol al ganar una liga inglesa, la Copa de Europa, y el Balón de Oro. Jugó 11 temporadas en el Manchester United y fue uno de los que formaron la conocida como ‘Santísima Trinidad’ junto a otras leyendas como Bobby Charlton y Denis Law.