miércoles, septiembre 28, 2022

Garrincha en el Red Star FC de París, historia del no fichaje

 

Garrincha estuvo muy cerca de debutar en Europa en partido oficial con el Red Star Football Club, el club fundado por el creador de la Copa del Mundo, Jules Rimet. La verdad del caso es que a pesar de disputar un partido amistoso con el conjunto parisino, sus altas pretensiones económicas acabaron por torpedear su fichaje por el club de fútbol más antiguo de la capital francesa y nunca llegó a debutar en competición oficial.

Oportunidades no le faltaron para dar el salto a Europa en su mejor momento, Juventus y Real Madrid intentaron su traspaso, pero el internacional brasileño no estuvo interesado.

 

Una supuesta foto de Mané Garrincha jugando un amistoso con el Red Star francés.

 

En la gran galería internacional de jugadores que han vestido los colores del Red Star, los brasileños están bien representados. Aunque sus vecinos argentinos les superan (Farias, Combin, Herrera, Scopelli, Stabile…), la finura técnica de los brasileños ha marcado la historia de este modesto club y siempre ha hecho las delicias del público conocedor del Stade Bauer. El primero en hacer las delicias de los aficionados del Audon fue un paulista: Yeso Amalfi. En la década de 1950, formó parte de la primera oleada de jugadores brasileños que cruzaron el Atlántico para jugar en la liga francesa. Fue uno de los pocos que se hizo un nombre y tuvo una carrera exitosa en Francia: en su primer año, ganó el doblete de liga y copa con el OGC Niza (1951).

Tras su paso por el AS Mónaco y el RC París, fichó por el Red Star (1955). El club estaba entonces en la segunda división. Amalfi se afianzó rápidamente en el centro del campo y luego en el ataque, donde demostró toda su clase, llevando al Red Star a un buen 7º puesto (1956). Su gama de fintas era impresionante. Era un malabarista fantástico y sus pases, incluso los más inverosímiles (estaba especializado en el truco de la bufanda), eran perfectos. ¡Sus excepcionales cualidades le dieron incluso acceso a la Canarinha! Por desgracia, su despreocupación y su fuerte carácter le privaron de una carrera internacional digna de su talento.

 

 

Su sucesor designado no llegó hasta quince años después, en 1971. Ademar Bianchini, de 31 años, llegó cuando el Red Star ya llevaba cuatro años en la máxima categoría. Delantero bastante hábil, dejó su impronta en los partidos de preparación: marcó en un amistoso en agosto de 1971 contra el París-Joinville (D2) y los audonianos ganaron 4-2. Sin embargo, nunca se le dio la oportunidad de jugar con el Red Star en partido oficial, ya que el entrenador Marcel Tomazover prefirió contratar los servicios del joven delantero paraguayo Hugo Gonzales. El futuro le dio la razón al terminar como máximo goleador del club con trece goles.

Pero el «fichaje» o el «intento de fichaje» estrella del Red Star fue sin duda alguna, Mané Garrincha. El bicampeón del mundo, un regateador loco y un extremo derecho formidable, buscaba la última parada de su extensa trayectoria deportiva. En marzo de 1971, cuando el presidente del Red Star, Gilbert Zenatti, admitió las negociaciones, todo el barrio de Saint-Ouen se conmocionó. El periodista Francis Le Goulven, de la revista Miroir du Football, se reunió con el brasileño en un hotel de Madrid cuando se enteró de las negociaciones. «Me voy a Francia para firmar un contrato de seis meses con el Red Star. Me pagarán 5.000 dólares al mes y después de dos meses obtendré el 20% de los ingresos. No he jugado un partido en un año, pero he estado entrenando constantemente» aseguraba el internacional brasileño.

 

 

A pesar de que la historia del paso del brasileño por el Red Star ha tenido diversas versiones, la verdad es que el Stade de Bauer nunca llegó a verlo en acción en competición. El brasileño fue demasiado codicioso con su salario, teniendo en cuenta su edad, y su participación tan solo se limitó a entrenamientos y un partido amistoso del que no se tiene información, más allá de una supuesta foto. Tras el fracaso en las negociaciones, el jugador se marchó a su país, donde un año después terminaría retirándose en el modestísimo Olaria Atlético Clube de Río de Janeiro.