Ricardo Gareca en Cali, un tigre entre diablos

 

Año 1985, un avión dirección a la ciudad colombiana de Cali transporta a dos pasajeros argentinos, uno de los cuales no está seguro de estar haciendo lo correcto. “Guillermo, no estoy seguro de que me vaya a quedar en el América“, espetó con duda el “Tigre” al supermanager que lo acompañaba.

Ricardo Gareca, representado por Guillermo Coppola y exjugador de River Plate (donde tan solo disputó 12 partidos y anotó cuatro goles), aterrizó en Cali como fichaje estrella y firmó su contrato con los “diablos” entrenados por el médico Gabriel Ochoa Uribe, pese a sus dudas iniciales. Dudas que fueron totalmente disipadas cuando su compatriota y buen amigo Julio César Falcioni Capdevila, jugador de los vallecaucanos desde 1981, le tranquilizó, “te va a encantar el lugar y la ciudad”, palabra de portero.

 

 

En su primera temporada consiguió su primer título y el sexto del equipo vallecaucano, frente al Junior de Barranquilla, luego de liderar el torneo finalización y ganar el octogonal final. Un año después, el internacional argentino volvió a ser campeón con los rojos; Deportivo Cali fue el subcampeón y Millonarios terminó tercero. El “Tigre” anotó 21 goles.

En 1987 fueron subcampeones por detrás de Millonarios, mientras que en 1988 terminaron terceros. En 1989, se canceló el torneo, sin embargo, los rojos se encontraban en las finales.

 

 

América de Cali fue tres veces subcampeón (1985, 1986 y 1987) de la Copa Libertadores con Ricardo Gareca en su plantel, primero perdieron en los penales frente Argentinos Juniors, luego frente a River Plate y por último ante Peñarol. En la edición de 1987 terminó como goleador con siete goles, uno más que su compañero de equipo, el paraguayo Juan Manuel Battaglia.

El balance final de Gareca en Colombia fueron 5 fantásticos años, erigiéndose como una de las grandes figuras del campeonato colombiano de primera división, marcando 57 goles en 118 partidos. En 1989 decidió poner punto y final a su etapa colombiana fichando por Vélez Sarsfield.