“Fútbol Club Maradona”, el “Pelusa” en el Camp Nou

 

Fútbol Club Maradona, producido por Movistar + es una excelente producción de 56 minutos en los que sus creadores intentan reconstruir la compleja mezcla explosiva que acabó con el fin de la estancia del astro argentino en la capital catalana. Este fantástico documental cuenta con testigos directos de su paso por el Camp Nou como Joan Gaspart, Josep María Minguella, Lobo Carrasco, César Luis Menotti, Paco Clos, Andoni Goikoetxea y Josep Lluís Nuñez, entre otros.

 

 

La llegada del astro argentino al Camp Nou

En 1982 Diego Armando Maradona disputaría en el Torneo de Verano argentino, sus últimos encuentros en su primera etapa en Boca Juniors, dejando un registro de 40 partidos y 28 goles. Aunque su fichaje por el FC Barcelona se empezó a fraguar en 1978 con las intentonas del directivo culé Nicolau Casaus, no fue hasta poco antes de empezar el Mundial de España de 1982 cuando se encarriló gracias a la gestión del joven directivo Carles Tusquets.

 

 

En aquel entonces en España y en especial en Cataluña existía muchísima expectativa por ver el rendimiento del jugador argentino en el Mundial, y no en menor proporción por ver a su selección, vigente campeona del mundo y del Mundial juvenil en Tokio. El seleccionado argentino debutó el 13 de junio frente a Bélgica, en Barcelona. El primer partido terminó con una derrota por 1-0 en el Camp Nou de Barcelona. El segundo partido acabó en triunfo por 4-1 frente a Hungría, donde Diego convirtió sus dos primeros goles Mundialistas. El triunfo por 2-0 frente a El Salvador, por el último partido del Grupo C, significó la clasificación de la Selección Argentina a la siguiente ronda, en aquel entonces esta se encontraba constituida por una fase de cuatro grupos cuyo ganador clasificaba a las semifinales. El Grupo 3 estaba integrado por Argentina, Italia (quien se adjudicó el torneo), y Brasil. El primer partido se disputó el 29 de junio, y Argentina fue derrotada por 2-1 frente a Italia. El segundo y último partido acabó con otra derrota por 3-1 frente a Brasil, encuentro en el que Maradona fue expulsado tras pegarle una violenta patada a Batista (preludio de lo que pasaría posteriormente en la famosa final de Copa del Rey de 1983 en el Santiago Bernabéu contra el Athletic de Bilbao). De esta forma Argentina fue eliminada, provocando la decepción máxima de su afición.

 

 

Fue precisamente en ese momento, y aprovechando que la expedición argentina se alojaba en Barcelona, cuando se oficializó la venta de Diego Armando Maradona al Futbol Club Barcelona, presidido por aquel entonces por Josep Lluís Núñez que pagó 1.300 millones de pesetas por su pase. Aproximadamente el 66% del dinero fue para Argentinos Juniors y el resto para Boca Juniors, todo un balón de oxígeno para los “bosteros”. El flamante nuevo fichaje debutó con el Barça el 3 de agosto de 1982 en el estadio Hindenburg de Meppen en un amistoso contra el SV Meppen, y con César Luis Menotti en el banquillo.

 

 

“Fútbol Club Maradona”, documental obligado

No se puede ni debe entender el final del primer corto periodo de Diego Armando Maradona en Boca Juniors, y su posterior salto al Camp Nou, sin ver “Fútbol Club Maradona”. Visto en perspectiva, y con el paso de los años, pocos serían capaces de discutir el hecho que ni el FC Barcelona estaba preparado para asumir la dimensión de una superestrella como la que acababa de contratar, ni el propio jugador nunca puso de su parte para que la relación directiva-jugador fuera fructífera y fluida. Es más, Maradona al poco de llegar ya se intentó erigir en el defensor de la plantilla en los asuntos delicados con la junta directiva presidida por Núñez, algo que le pesó y mucho, pero que a su vez le hizo ganar el cariño del vestuario.

 

 

Des del momento de su llegada el 4 de junio de 1982 hasta el último día que embarcó dirección a Nápoles, no hubo ni un solo momento de respiro para Diego Armando Maradona. Enfermedad, graves lesiones por culpa de los altos niveles de violencia sobre los terrenos de juego de la liga española de aquel entonces, polémica vida nocturna con flirteo con las drogas, malas compañías (clan Maradona) y locura sin control convivieron con un talento descomunal capaz de decidir partidos por si solo. No sería descabellado decir que fue en Barcelona cuando Maradona puso por primera vez su vida al extremo en todos los aspectos.

 

 

A pesar de que en la Ciudad Condal nunca pudo disfrutar de la tranquilidad que hubiera necesitado para dejar huella, al menos sí que dejó en las vitrinas del club una Copa del Rey, una Copa de la Liga y una Supercopa de España, firmando 38 goles en 58 partidos, y poco más de 1.185 millones de pesetas en la caja (el Barcelona pagó por él 1.300). Diego Armando Maradona nunca perdonó a Josep Lluís Núñez, y lo culpó de su marcha a Nápoles.