El Fulham de Best, Moore y Marsh en Second Division

 

La temporada 1976-1977 el Fulham pese a disputar el campeonato de Second Division fue capaz de reunir en su plantilla a dos estrellas de la historia del fútbol, los míticos George Best y Bobby Moore, y a todo un outsider como Rodney Marsh.

Cuando Best firmó por el Fulham ya no era aquel extremo ligero y escurridizo que los aficionados ingleses habían conocido durante sus apasionantes 13 años en el Manchester United. Su cuerpo era menos atlético y su piel más bronceada, consecuencia de la cómoda vida californiana que le proporcionó una temporada en el Aztecs de Los Ángeles, su quinto club en dos años desde que dejó Old Trafford. El presidente del Fulham, Ernie Clay, vio una oportunidad para coronar un equipo de estrellas que atrajera más público a Craven Cottage. Dos temporadas antes, el capitán del club, Alan Mullery, indujo a Bobby Moore a cambiar el West Ham por el SW6, y ahora Clay se fijó en Best y Rodney Marsh para completar el triunvirato.

 

 

Marsh aprovechó la oportunidad de regresar a su antiguo club cedido por  el Tampa Bay Rowdies. Marsh, un viejo amigo de copas de Best, fue quien convenció al chico de Belfast, que tenía una casa en la cercana King’s Road, para que aceptara el contrato de Clay de 500 libras por partido y realizara el corto trayecto por el Támesis para unirse a él en el Cottage.

Aunque muchos se mostraron escépticos sobre el regreso de Best al Reino Unido, algunos observadores notaron un cambio de actitud a su llegada. Moore era la realeza del fútbol, Marsh el favorito del club, pero era a Best a quien venían a ver los aficionados.

El 4 de septiembre de 1976, nada menos que 21.177 aficionados acudieron al campo del Fulham en Putney para ver el debut del equipo londinense contra el Bristol Rovers. Best marcó ante la locura del público local el único gol del partido a los 71 segundos, y no solamente selló la victoria ese día, sino que pasó gran parte de los 88 minutos y 49 segundos restantes cumpliendo con diligencia su promesa de «hacer que el fútbol volviera a ser divertido», y la dudosa prensa se mostró de repente entusiasmada.

 

 

El público disfrutó de los destellos de su antigua aceleración, de su inmaculado control en la primera jugada, de sus regates, de sus pases precisos y de su variedad de movimientos y trucos», escribió el autor e historiador del Fulham Alex White, mientras que el periodista Clive White afirmó que el regreso fue «un debut tan bueno como cualquiera que Roy de los Rovers pudiera inventar».

El siguiente partido en casa, contra el Wolves, atrajo a 25.794 espectadores, casi el triple de los 9.437 que habían asistido al primer partido de la campaña, contra el Nottingham Forest, apenas tres semanas antes. Aunque el partido terminó 0-0, Best volvió a destacar. Tanto él como Marsh produjeron destellos de animación sobre el terreno de juego, salpicados de irresistibles trucos, y al público le encantó. Como dijo Duncan Hamilton, «Best y su amigo Marsh… fueron como un circo de dos hombres, montando su carpa para hacer trucos de carpa».

En el siguiente partido de liga en casa, contra el Hereford United, el carnaval de Best, Moore y Marsh llegó a su punto álgido. El Fulham se impuso por 4-1, con Alan Slough y John Evanson abriendo el marcador. En la segunda parte, Best centró para que John Mitchell cabeceara para que Marsh marcara su primer gol, antes de que el londinense completara un doblete con un remate de rosca desde el borde del área. El Fulham llegó a marcar el gol de consolación del Hereford en propia puerta de Ernie Howe.

 

 

Best y Marsh estuvieron en la cima de su magistral travesura durante todo el partido. En la segunda parte, la pareja se paró sobre un tiro libre. Best hizo un gesto para colocar el balón antes de lanzarlo hacia arriba para que Marsh lo rematara de volea y lo desviara. La pareja incluso se encaró para iluminar los momentos más pálidos del partido. Fue un fútbol despreocupado y con estilo en su máxima expresión. La sonrisa y la astucia características de Best habían comenzado a resurgir y lo que parecía tan enigmáticamente diferente a su regreso se había hecho rápidamente evidente: George Best volvía a disfrutar jugando al fútbol.

Best jugó 42 partidos con el Fulham, y sorprendentemente, la trinidad Moore-Best-Marsh solamente participó 15 veces esa temporada.

 

 

 


Paola Murrandi