Franco Baresi, One Man Club del AC Milan

 

Franco Baresi es considerado como uno de los mejores futbolistas italianos de todos los tiempos y un One Club Man del AC Milan, del que fue capitán durante 15 temporadas. Durante su extensa carrera ocupó la posición de líbero y defensa central con los rossoneri y la selección italiana.

Con el AC Milan ganó tres Ligas de Campeones de la UEFA, seis títulos de la Serie A, cuatro Supercopas de Italia, dos Supercopas de Europa y dos Copas Intercontinentales. Mientras que su gran logro con la selección nacional de Italia llegó con la consecución de la Copa Mundial de la FIFA de 1982 disputada en territorio español. Además, jugó en la Copa Mundial de la FIFA 1990, donde fue incluido en el Equipo de Estrellas de la Copa Mundial de la FIFA y terminó tercero en el torneo. En el Mundial de 1994, fue capitán de Italia y formó parte del equipo que llegó al partido final y falló un penalti en la tanda de penaltis en la que Brasil ganó la Copa del Mundo. Baresi también jugó con Italia en dos Campeonatos de Europa de la UEFA, en 1980 y 1988, y en los Juegos Olímpicos de 1984, llegando a las semifinales en todos los torneos.

 

 

Los orígenes de un talento predestinado

Franco Baresi nació el 8 de mayo de 1960 en Travagliato, un humilde barrio de Brescia, donde a los trece años perdió a su madre y a los diecisiete a su padre. Posteriormente, una monja, sor Lucia, se hizo cargo de él y de su hermano Giuseppe, y además se encargó de su formación académica y deportiva en un oratorio de la Lombardía. Fue curiosamente allí donde ambos llamaron la atención de un ojeador del Football Club Internazionale Milano que los llevó a probar a Appiano Gentile. Giuseppe pasó la prueba, pero Franco se quedó fuera por su baja estatura. Posteriormente y tras dos intentos frustrados, ingresó en 1974 en el juvenil del rival interista, el AC Milan.

Franco dijo más tarde: «Mi hermano ya estaba en el Inter, es mayor que yo. Yo quería seguirle, así que primero hice una prueba con el Inter, y me dijeron: ‘Bueno, vuelve el año que viene’. Sin embargo mi entrenador me llevó a Milán, y allí me aceptaron, aunque tardaron un par de pruebas». Por aquel entonces solamente tenía 14 años, no obstante el hecho de que el Milan, y no el Internazionale, le hubiera aceptado era algo que, de todos modos, había esperado en secreto. «Siempre fui milanista. Y tuve la gran suerte de jugar siempre en el Milan».

Los dos hermanos se trasladaron a la ciudad de Milán, y Franco recibió un programa de estudios deportivos en el famoso complejo de entrenamiento Milanello de Milán. Metido en el mundo de los jugadores de alto rendimiento, el reticente y reservado Baresi podría haberse perdido fácilmente. «Era tímido… al principio, cuando sólo tenía 14 años, y veía a todas las grandes estrellas del Milan, parecían de otro planeta. Pero no me escondía. Intentaba evitar cruzarme con ellos, simplemente porque parecían intocables, inaccesibles». Sin embargo, a medida que crecía, su talento era cada vez más evidente y se hizo conocido entre el cuerpo técnico del club por su dedicación y concentración.

Los dos hermanos, Giuseppe y Franco, acabaron capitaneando sus equipos desde las categorías inferiores, y se convirtieron en emblemas del derby della Madonnina de Milán durante toda la década de los 80.

 

 

One Man Club rossonero

El debut de Franco Baresi en Serie A llegó a sus 17 años, durante la temporada 1977-78, el 23 de abril de 1978. La temporada siguiente se convirtió en miembro habitual del once titular, jugando como líbero o como central, y ganó el título de la Serie A 1978-79 junto a Fabio Capello y al Balón de Oro Gianni Rivera. A este gran logro le siguió un periodo oscuro en la historia del club, cuando descendió a la Serie B en dos ocasiones durante los primeros años de la década de 1980. La primera vez en 1980 por estar implicado en el escándalo de amaño de partidos del Totonero de 1980, y una vez más tras quedar en penúltimo lugar en la temporada 1981-82.

A pesar de haber formado parte de la selección italiana de la Eurocopa de 1980, que quedó cuarta, y del equipo ganador de la Copa del Mundo de 1982, Baresi prefirió quedarse y comprometerse con el AC Milan, ganando la liga de la Serie B por segunda vez en la temporada 1982-83 y devolviéndolo a la Serie A.

Su total compromiso con la entidad le permitió ser nombrado capitán a los 22 años, después de que Aldo Maldera y Fulvio Collovati dejaran el equipo en 1982. Con el brazalete de capitán pudo ganar una Copa Mitropa en 1982 y llegar a la final de la Coppa Italia durante la temporada 1984-85, aunque el conjunto no logró dominar en la Serie A.

 

 

Durante el final de la década de los 80 y mitad de los 90, Franco Baresi formó parte del núcleo de una notable defensa italiana junto a Paolo Maldini, Alessandro Costacurta, Mauro Tassotti y, más tarde, Christian Panucci, bajo la dirección de los entrenadores Arrigo Sacchi y Fabio Capello. Esta defensa es considerada por muchos como una de las mejores de todos los tiempos. Cuando el brillante trío holandés formado por Marco van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard se incorporó al AC Milan a finales de la década de 1980, el equipo inició un periodo de logros nacionales e internacionales.

Fueron los mejores años del AC Milan llenos de éxitos, con jugadores como Roberto Donadoni, Carlo Ancelotti, Marco van Basten, Ruud Gullit, Frank Rijkaard y, más tarde, Demetrio Albertini, Dejan Savićević, Zvonimir Boban, Marcel Desailly, George Weah, Jean-Pierre Papin, Brian Laudrup y Roberto Baggio.

Bajo el mando de Arrigo Sacchi, el Milan ganó el título de la Serie A en 1987-88, la Supercoppa Italiana de 1988 y dos Copas de Europa consecutivas en 1988-89 y 1989-90. En la final de la Copa de Europa de 1990, Franco Baresi tuvo una excelente actuación como capitán del equipo, ayudando al Milán a defender el trofeo de la Copa de Europa y a mantener la portería a cero en la victoria por 1-0 contra el Benfica.

 

 

Franco Baresi fue nombrado Futbolista del Año de la Serie A en la temporada 1989-90, y el AC Milan también llegó a la final de la Coppa Italia durante la temporada 1989-90. El capitán siguió ganando cuatro títulos más de la liga italiana bajo la dirección de Fabio Capello, incluyendo tres Coppa Italia sucesivas en las temporadas 1991-92, 1992-93 y la 1993-94. Además, ayudó al Milan a ganar la temporada 1991-92 de forma invicta y contribuyó a que el equipo permaneciera invicto durante un récord italiano de 58 partidos. El equipo marcó 74 goles esa temporada, lo que supuso un récord en Italia

También levantó tres veces consecutivas la Supercoppa Italiana a las órdenes de Fabio Capello, en 1992, 1993 y 1994. El AC Milan también disputó tres finales consecutivas de la Liga de Campeones de la UEFA durante las temporadas 1992-93, 1993-94 y 1994-95. Perdió contra el Marsella en 1992-93 y contra el Ajax en 1994-95.

 

 

Sin embargo, Franco Baresi ganó la tercera Copa de Europa/Liga de Campeones de la UEFA de su carrera profesional en 1993-94. El AC Milan venció al «Dream Team» del Barcelona de Johan Cruyff por 4-0 en el partido final.

Además, Baresi ganó la Supercopa de Europa de 1994, aunque el AC Milan perdió la Copa Intercontinental de 1994, la Supercopa de Europa de 1993 y la Copa Intercontinental de 1993. El AC Milan y Baresi ganaron otro campeonato de la Serie A durante la temporada 1995-96, que fue su sexto título.

 

 

Finalmente, Franco Baresi se retiró al final de la temporada 1996-97 de la Serie A, a la edad de 37 años. En sus 20 temporadas con el Milan, ganó seis títulos de la Serie A, tres de la Copa de Europa/Liga de Campeones de la UEFA, dos Copas Intercontinentales, cuatro Supercopas de Europa, cuatro Supercopas de Italia, dos títulos de la Serie B y una Copa Mitropa.

Aunque era defensa, marcó 31 goles con el Milan, 21 de ellos de penalti, y fue el mejor goleador de la Coppa Italia en la temporada 1989-90. Fue el único torneo que no ganó con el Milan, llegando a la final dos veces durante su carrera en el club.

 

 

El 27 de agosto de 1995, Franco Baresi marcó su último gol en la victoria por 2-1 sobre el Padova. En su honor, el Milan retiró su camiseta con el número 6, que había llevado durante toda su carrera. El brazalete de capitán, que había llevado durante 15 temporadas, fue entregado a Paolo Maldini. El Milan organizó un partido de fútbol de celebración en su honor, que se jugó el 28 de octubre de 1997 en San Siro, con la participación de muchos grandes futbolistas.

 

 

Su exitoso paso por la selección

Franco Baresi vivió una carrera llena de momentos dramáticos en la selección nacional de Italia. A la edad de 20 años, cuando aún jugaba en la selección italiana sub-21, fue incluido en la lista de 22 jugadores de Italia para la Eurocopa de 1980. Su hermano mayor, Giuseppe, también fue incluido en el equipo por el seleccionador Enzo Bearzot.

La competición se celebró en suelo italiano y la selección nacional terminó en cuarto lugar. Sin embargo, a diferencia de su hermano, Franco Baresi no jugó ningún partido en el torneo. La Eurocopa de 1980 fue la única vez que los dos hermanos estuvieron juntos en el equipo de Italia en un gran torneo.

A la edad de 22 años, Baresi fue elegido para la selección de Italia en la Copa Mundial de la FIFA 1982 en España. Los azzurri ganaron su tercera Copa del Mundo después de 44 años, derrotando a Alemania Occidental en el partido final, pero el joven Baresi, una vez más, no jugó ningún partido durante el Mundial.

 

 

También fue jugador de la selección italiana que participó en los Juegos Olímpicos de 1984. Italia terminó en cuarto sitio tras perder el partido de semifinales contra Brasil, y también perdió el partido por la medalla de bronce contra Yugoslavia. Marcó un gol para Italia contra Estados Unidos en la fase de grupos.

El brillante defensa italiano jugó su primer partido como internacional absoluto en un encuentro de clasificación para el Campeonato de la UEFA de 1984 contra Rumanía en Florencia, el 14 de diciembre de 1982, un empate a cero. Sin embargo, Italia no logró clasificarse para la competición final.

Franco Baresi no fue incluido en la selección nacional de Italia para el Mundial de 1986 por el seleccionador Enzo Bearzot, que consideraba que era más un centrocampista que un defensa. Fue incluido en el equipo en la Eurocopa de 1988, jugando como líbero, donde Italia llegó a las semifinales bajo la dirección del entrenador Azeglio Vicini.

 

 

Se convirtió en titular y jugó todos los partidos. En el Mundial de 1990, organizado en su país, participó por primera vez en un torneo, y jugó todos los partidos como uno de los centrales. Italia terminó en tercer lugar, tras ser derrotada por Argentina en la tanda de penaltis de las semifinales.

Baresi desempeñó un papel crucial en la defensa italiana para mantener cinco partidos consecutivos sin recibir goles, y alcanzar un récord de imbatibilidad en la Copa del Mundo de 518 minutos, hasta que fueron derrotados por Argentina en la semifinal. Sus actuaciones le valieron un puesto en el Equipo del Mundial de 1990.

Giuseppe Bergomi fue sustituido por Franco Baresi como capitán en la Copa Mundial de la FIFA 1994 bajo la dirección de su antiguo entrenador en el Milán, Arrigo Sacchi. Baresi sufrió una lesión de menisco en el segundo partido de la fase de grupos de Italia, contra Noruega, y se perdió la mayor parte de los partidos del Mundial.

Jugó 25 días después, en el partido final, con una actuación defensiva dominante. Contribuyó a que Italia mantuviera su portería a cero contra Brasil, a pesar de la incomparecencia de sus compañeros del Milán Alessandro Costacurta y Mauro Tassotti.

 

 

Tras el empate a cero en la prórroga, el partido se llevó a la tanda de penaltis, y Franco Baresi falló su penalti, aquejado de fuertes espasmos y agotamiento. Después de que Daniele Massaro y Roberto Baggio fallaran sus penaltis, Italia fue derrotada por Brasil en la tanda de penaltis. Tras el Mundial perdido, Franco Baresi solamente disputó un partido con Italia, el 7 de septiembre de 1994, en un encuentro de clasificación para la Eurocopa de 1996 contra Eslovenia, que terminó con un empate a uno.

Posteriormente, se retiraría de la selección a los 34 años y pasó el brazalete de capitán a Paolo Maldini. Baresi disputó finalmente 81 partidos con Italia, en los que marcó un gol en un amistoso contra la Unión Soviética, y es uno de los siete jugadores que han conseguido las medallas de oro, plata y bronce de la Copa Mundial de la FIFA durante su carrera internacional.

 

 


Paolo Murrandi