domingo, diciembre 4, 2022

La súper Fiorentina 92-93 y su descenso a Serie B

 

La ACF Fiorentina de Gabriel Omar Batistuta, Francesco Baiano, Brian Laudrup, Stefan Effenberg, y del actual entrenador del AC Milan Stefano Pioli, quizás sea el megaproyecto futbolístico fallido más destacado de la historia reciente. Una plantilla creada para clasificarse para competiciones europeas y que acabó en la Serie B, pese a los esfuerzos económicos de su presidente Vittorio Cecci Gori.

 

 

Quizás aquella debacle solamente fue el destello más claro del inmenso nivel de aquella Serie A de la temporada 1992-1993, plagada de cracks en prácticamente todas las plantillas del campeonato, y que tenía al AC Milan de Sacchi como máximo exponente internacional. O quizás fuera su polémica camiseta suplente en la que algunos vieron claramente la esvástica nazi.

 

 

Por aquel entonces Florencia, centro histórico de la bella Toscana, había depositado toda su confianza en el club viola y en su gran estrella, el joven Gabriel Omar Batistuta, que tras una buena primera temporada en el equipo (13 goles en Serie A), estaba dispuesto a asumir galones y convertirse en el ídolo absoluto de la afición. Aquella temporada el club se había reforzado con tres caras nuevas que ilusionaban a su afición y a su entrenador, Luigi Radice, que vivía su segunda etapa en el club tras su marcha a principios de los años 70. Francesco Baiano, que venía de golear en el Foggia de Zeman, y Brian Laudrup y Stefan Effenberg, que abandonaban el Bayern de Múnich para vivir la aventura italiana, eran razones más que suficientes como para aspirar al sueño europeo.

 

 

La gran debacle tuvo como epicentro la jornada 14 cuando la Fiorentina se enfrentaba al Atalanta en el Artemio Franchi. La victoria por la mínima del equipo visitante gracias a un gol del extremo Carlo Perrone suponía que el equipo descendiese hasta la séptima plaza, alejándose de los primeros puestos. Al presidente Vittorio Cecci Gori no le tembló el pulso y finiquitaría a Radice. En su lugar Aldo Agroppi tomaría las riendas del equipo, aunque no por mucho tiempo, ya que en 15 partidos al mando del equipo tan solo consiguió 10 puntos. El banquillo tendría una nueva cara, Luciano Chiarugi, para salvar la temporada en las últimas 5 jornadas. Lamentablemente los 5 puntos que logró no solo fueron suficientes para que el equipo consiguiera llegar a la zona tranquila, sino que acabó descendiendo 55 años después a la Serie B.

 

Francesco Baiano con la Fiorentina.

 

Pese a la catástrofe histórica, hasta tres jugadores aparecieron en el once ideal de la temporada designado por la Gazetta dello Sport: Batistuta, que terminó con 16 goles, Effenberg (9 asistencias) y Baiano (12 asistencias y 10 goles). Los tres continuarían en Serie B como favor personal a Vittorio Cecci Gori, y conseguirían el ascenso tras solamente un año en el infierno.

 

Effenberg sufriendo de lo lindo con los entrenamientos del calcio italiano.