Filippo Inzaghi, un delantero letal

 

Filippo Inzaghi es considerado uno de los mejores estiletes de la historia del fútbol mundial, gracias a su determinación y eficacia dentro del área. Estuvo en escuadras tan importantes de Italia como el Piacenza, Albinoleffe, Hellas Verona, Parma, Atalanta, Juventus FC y AC Milán. El de Piacenza se convirtió de la noche a la mañana en una de las mejores referencias en la parcela ofensiva del continente europeo.

Sus mayores éxitos llegaron con la camiseta de los “rossoneri” con la conquista de dos Champions league, durante las temporadas 2002/03 y 2006/07. A nivel mundial, se coronó campeón del mundo con el combinado italiano, después de tumbar a Francia en la final del Mundial 2006 celebrado en Alemania.

 

 

Primeros pasos

Filippo Inzaghi nació el día 9 de agosto de 1973 en Piacenza (Italia). Sus primeros pasos en el fútbol profesional los dio en el Piacenza Calcio, donde ofreció un gran fútbol.

 

 

Durante sus comienzos, militó en planteles como Albinoleffe, Hellas Verona, Parma y Atalanta. Su juego evolucionó de una forma considerable especialmente en el club de Bérgamo. Marcó un total de 24 dianas en La Dea (los dioses en italiano) y los ojeadores del fútbol transalpino se fijaron en él y valoraron su traspaso a la Juventus de Turín por 20 millones de liras.

Irregulares años con los de Turín

La Juventus FC se hizo con los servicios de Filippo Inzaghi para cubrir la ausencia de Alessandro Del Piero, lesionado de gravedad. No se sintió cómodo con ellos, pues solamente levantó un título de la Serie A y fue campeón del torneo Intertoto para acceder a la UEFA.

Hubo un partido donde Inzaghi destacó de una forma superlativa que tuvo lugar en Delle Alpi, las semifinales de la Champions League 1998/1999 contra el Manchester United. Su equipo fue derrotado por 2-3, pero Filippo marcó dos tantos de bella factura, aunque no fue suficiente. Durante aquella edición, perforó la portería rival en seis ocasiones.

Durante las cuatro campañas que estuvo en la Juventus de Turín, anotó 89 goles entre todas las competiciones.

 

 

Una gloriosa etapa con los rossoneri

Filippo hizo historia con el AC Milán, conquistando hasta dos Copas de Europa durante los cursos 2002/03 y 2006/07, dos Scudettos 2003/04 y 2010/11, dos Supercopas de Europa 2003 y 2007, de Italia 2004 y 2011 y un Mundial de Clubes en 2007. Sus números fueron perfectos. Con diez títulos con el conjunto de la ciudad de Milán.

El partido más especial para él fue la final de la Liga de Campeones 2006/07 contra el Liverpool en el Estadio Olímpico de Atenas (Grecia) donde los hombres de Carlo Ancelotti se impusieron por 2-1 con dos goles suyos, de mucha clase, en 45′ del primer acto y 82′ del segundo tiempo. A finales de 2007, se proclamó mejor jugador de la UEFA y mejor atacante del mundo.

El delantero transalpino marcó más de 300 goles defendiendo los de San Siro. Con la selección italiana, ganó un Mundial celebrado en Alemania 2006 en una ronda final muy disputada y jugó dos Copas del Mundo más en 1998 en Francia y 2002 en Corea y Japón en el que Italia no llegó a estar entre los cuatro mejores. Finalmente, colgó las botas en 2012, tras no renovar su compromiso con el AC Milán, un conjunto donde lo consiguió todo.

 

 


Joan Antoni Perelló