Fernando Redondo y su nacimiento futbolístico en Argentinos Juniors

 

Argentinos Juniors es uno de los equipos más históricos de Argentina que puede presumir de una de las canteras más prolíficas de la historia del fútbol, por esta razón es conocido como «El Semillero del Mundo». Diego Armando Maradona, Juan Román Riquelme, Claudio Borghi, Sergio Batista, Lucas Biglia, Leonardo Pisculichi, Fabricio Coloccini, Cristian Ledesma, José Pékerman, Nicolás Pareja, Fernando Cáceres, Esteban Cambiasso o Fernando Redondo tienen un denominador común, todos surgieron del ‘Bicho’.

Fernando Carlos Redondo Neri nació un 6 de junio de 1969 en Adrogué, donde creció y dio sus primeras patadas a un balón. A la edad de seis años empezó a jugar a fútbol sala con el Club Social y Deportivo 9 de Julio de la localidad de Rafael Calzada en categoría baby hasta los 8 años. Sus grandes actuaciones con una pelota que casi lo doblaba en estatura, llamaron la atención de los entrenadores de las inferiores de Talleres de Remedios de Escalada que lo invitaron a seguir creciendo como futbolista en campos de fútbol siete.

A los 11 años su padre lo llevó a probar a «La Paternal», donde su gran talento a nivel técnico convenció al equipo de scouting de Argentinos Juniors. Fernando compartió las inferiores del «Bicho» con el “Turco” Maradona, Silvio Rudman, el “Negro” Cáceres, Gabriel Marino, Diego Segovia y Gabriel Tesitore, entre otros. La famosa categoría 69 del equipo de La Paternal.

 

 

Con tan solo 16 años, 3 meses, y 23 días debutó en la primera de Argentinos frente a Gimnasia y Esgrima La Plata. Jośe Yudica fue el primer entrenador que le dio la oportunidad de jugar en el fútbol profesional. Se mantuvo en el primer equipo de Argentinos Juniors durante 5 temporadas en las que disputó 75 partidos, marcando un solo gol.

 

 

Debido a un estúpido error administrativo y la tardanza en enviar los telegramas de renovación, Fernando quedó libre y se marchó a España a coste 0 para firmar por el Tenerife de Jorge Valdano en 1990. A pesar de disponer de múltiples ofertas del fútbol italiano su compañero Jorge Solari lo convenció para irse a las Islas Canarias.