sábado, octubre 1, 2022

Fernando Cornejo, corazón de minero

 

Fernando Andrés Cornejo Jiménez fue un exfutbolista internacional chileno que jugaba de centrocampista, y que a lo largo de su carrera vistió las camisetas de O’Higgins, Universidad Católica y Cobreloa, donde fue ídolo absoluto. El 24 de enero de 2009 falleció a los 39 años a causa de un cáncer gástrico.

 

 

Nacido en Quinta de Tilcoco un 28 de enero de 1969, Fernando debutó profesionalmente jugando por O’Higgins en 1988, situándose rápidamente como un jugador de referencia, incluso se convirtió en capitán del equipo cuando era dirigido por Nelson Acosta. En su trayectoria en Rancagua marcó 25 goles antes de ser transferido a Cobreloa en 1991, con el que ganó el título de Primera División al año siguiente. Sus buenas actuaciones en el equipo naranja lo llevaron a fichar por la Universidad Católica, donde estuvo dos temporadas, para luego regresar a Cobreloa. En su segunda etapa en el club loíno se coronó campeón de los torneos de Apertura y Clausura 2003 y Clausura 2004. Anunció su retiro en septiembre de 2005.​

 

 

Durante su carrera deportiva, su vida profesional y personal demostró ser una persona con grandes valores y un gran profesional, gran padre, amigo y compañero. Quizás una persona que de verdad dejó uno de los más grandes legados al deporte chileno. En la selección chilena participó en 2 Copas América y en el periplo que llevó a Chile al Mundial de Francia de 1998, participando en 3 de los 4 partidos que disputaron los chilenos en la fase final. Para la memoria quedará el gol de tiro libre con el cual enmudeció a la grada argentina que colmaba el Estadio Monumental de River Plate, en diciembre de 1996, en un partido que terminó igualado a 1.