lunes, noviembre 28, 2022

FC United of Manchester, el club popular de los «Red Devils»

 

El Football Club United of Manchester es un club semiprofesional inglés que disputa sus partidos como local en el Broadhurst Park, y desde 2019 juega en la Non League Premier, la séptima división del fútbol inglés.

Fue fundado el 14 de julio de 2005 por partidarios del Manchester United Football Club que estaban enfadados con la polémica adquisición del club por parte de Malcolm Glazer y que obligó a cientos de aficionados a dejar de seguir al club, renunciando a sus bonos anuales en Old Trafford. Estos aficionados son conocidos con el acrónimo de «The Red Rebels».

 

 

Sus tres primeras temporadas fueron un éxito al conseguir tres ascensos consecutivos de categoría.​ Entraron en la décima división del fútbol inglés y se confirmaron como campeones el 15 de abril de 2006. Un año después se proclamaron campeones de la novena división el 18 de abril de 2007. La temporada 2007-08 finalizaron segundos en la Liga Premier del Norte-División del Norte Uno y lograron ascender a la séptima división del fútbol inglés a través del play-off de ascenso.

 

 

Durante su primera temporada (2005-06), tuvieron una asistencia promedia superior a siete clubes de la League One. Desde su fundación en 2005, el F.C. United pretendía la construcción de un estadio propio en Manchester. Pese a fracasar las propuestas iniciales para tal fin, se anunció la construcción de un nuevo estadio en el distrito de Moston, a 5 kilómetros al noreste del centro de la ciudad, y las obras se iniciaron en noviembre de 2013. En un primer momento, el estadio fue conocido como Moston Community Stadium, hasta una reunión al año siguiente donde se le bautizó con su nombre actual. El Broadhurst Park se completó en mayo de 2015 con un aforo de 4.000 espectadores y el partido inaugural fue un amistoso contra el Benfica B el 29 de mayo. El primer partido oficial tuvo lugar el 11 de agosto con derrota por 2-1 frente al Stockport County.

 

 

Su origen y valores

El Football Club United of Manchester nació entre otros motivos como protesta por la adquisición del Manchester United por parte de Malcolm Glazer, una noticia que supuso el catalizador, la gota que colmó el vaso de parte de la afición del Manchester United.

«El robo material de una institución de Manchester, arrebatada a la fuerza a los ciudadanos de la ciudad, fue la punta de una pirámide de destrucción, con cambios en los horarios de los partidos en beneficio de la televisión, estadios sin alma y llenos de «nuevos» aficionados que pretendían sentarse a observar en lugar de participar en la ocasión, con un control muy estricto y entradas a precios ridículos» se afirma en la web oficial de este modesto club gestionado por sus aficionados.

 

 

En mayo de 2005, algunos hinchas ya estaban hartos. El fracaso en la prevención de Glazer y la repetición de la exitosa repulsión de Rupert Murdoch en 1998 resucitó una idea de «último recurso» de aquella campaña anterior y los engranajes del FC United se pusieron en marcha. Un grupo de personas decididas a continuar la lucha formó un comité directivo y se creó el FC United de Manchester.

Los críticos de la idea argumentaron que si los aficionados estaban descontentos con la Premiership, ¿por qué no iban a apoyar a otros clubes locales con problemas de liquidez en lugar de crear el suyo propio? Pero eso no habría sido de ellos, ¿verdad? No habría sido el United y no habría sido correcto adquirir otro club después de que ellos mismos hubieran sido adquiridos. Querían mantener el ímpetu de la protesta, permanecer juntos, cantar canciones del United, rememorar y recuperar lo bueno de los viejos tiempos. Querían su club, sus reglas, y eso es lo que consiguieron: una organización democrática sin ánimo de lucro, propiedad de los socios, creada por los aficionados del Manchester United. Un club accesible a toda la comunidad del Gran Manchester, dedicado a fomentar la participación de los jóvenes, ya sea jugando o apoyando, y a proporcionar un fútbol asequible para todos.

 

 

La primera temporada

El grupo directivo que gestionó los primeros compases del Football Club United de Manchester hizo un trabajo increíble en un corto espacio de tiempo, incluyendo el nombramiento del primer gerente del club, Karl Marginson. Con solamente quince días de vida, el club jugó su primer partido en Leigh el 16 de julio de 2005 ante una multitud oficial de 2.552 espectadores. Terminó con una exuberante invasión de campo y con los jugadores, nuevos héroes, siendo llevados a hombros. Probablemente, fue la primera vez que se presenciaron escenas de júbilo de este tipo tras un amistoso sin goles.

 

 

A la semana siguiente se dirigieron al AFC Wimbledon, el club que tanto les ayudó e inspiró después de que ellos mismos fueran víctimas de un empresario que quería un nuevo juguete, aunque en circunstancias diferentes. El club se aseguró un terreno compartido con el Bury FC en Gigg Lane y solicitó con éxito su ingreso en la North West Counties Football League. El United debutó en la segunda división en el Leek CSOB. Desde aquel debut competitivo bajo la lluvia, en agosto, hasta la fiesta de final de temporada, en abril, en la que más de 6.023 personas acudieron a ver a los Reds levantar el título, se vivió una diversión increíble en cada partido. Hubo días inolvidables, como el de Blackpool, en el que Bloomfield Road registró la mayor afluencia de público de los últimos 20 años, con más de 4.000 rojos en el viaje a la costa. El club incluso organizó un viaje de fin de temporada a Alemania para enfrentarse al FC Lokomotiv Leipzig.

 

 

Pero también ha habido algún que otro «bajón» que ha acompañado a los muchos «subidones». El noviembre de 2005 se despidió a dos héroes. Russell Delaney, miembro del grupo directivo y de la junta directiva, cuya determinación a pesar de la enfermedad hizo posible el nacimiento del FC United, perdió finalmente su larga batalla contra una enfermedad pulmonar, y la leyenda del United George Best también falleció. Ambos recibieron sus propios minutos de aplauso. Pero, dejando a un lado las tristes pérdidas, la temporada fue un éxito rotundo dentro y fuera del campo, y la primera división de la NWCFL supuso el siguiente reto.