Enzo Francescoli, «El Príncipe» que inspiró monarquías

 

Enzo Francescoli, fue un futbolista excepcional de primer nivel, con un estilo de juego de corte clásico y elegante, un privilegio para los ojos de los más exigentes. Un estilista del balón incluido por Pelé en la prestigiosa FIFA 100, elegido por la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol como el sexto jugador más grande de su país y el 24º de América del Sur en el Siglo XX. Su talento inspiró a posteriores estrellas del fútbol internacional, como a su gran admirador confeso Zinedine Zidane.

 

 

Campeón de la Ligue 1 (1989-1990), de Primera División argentina (1985-1986) y de los Torneos Apertura (1996 y 1997) y del Clausura (1997), Copa Libertadores (1996) y Supercopa Sudamericana (1997). Además del Campeonato Sudamerica Sub-20 (1981) y 3 Copa América (1983, 1987, 1995). Votado como máximo ídolo de todos los tiempos de River Plate en 2008 y considerado como el 12º mejor jugador jugador del siglo XX por la revista France Football, entre otros muchos reconocimientos.

 

 

El nacimiento de «El Príncipe»

Enzo Francescoli Uriarte, de ascendencia italiana, nació en Montevideo un 12 de noviembre de 1961. Su baja estatura, que sería una gran ventaja para Francescoli a lo largo de su carrera profesional, hizo dudar en un principio a los posibles pretendientes del joven. Mientras estudiaba en un colegio salesiano, Francescoli realizó pruebas en Peñarol (su club favorito de niño) y River Plate (su club favorito de mayor) en Argentina. En una entrevista realizada en 2008, Francescoli se refiere a estos rumores y afirma que, aunque se habló de su fragilidad, fue «su decisión» no volver a hacer una segunda prueba en ambas ocasiones, sino que prefirió quedarse en el equipo de su instituto con el que ganó cinco campeonatos consecutivos.

 

 

Finalmente, Francescoli tomó su decisión. En el último año de instituto, el uruguayo se incorporó al fútbol profesional al fichar por el Montevideo Wanderers. El equipo profesional de su barrio le llamó la atención y, junto a un amigo del colegio, Gustavo Perdomo, Francescoli dio sus primeros pasos en el fútbol profesional.

 

Durante su estancia en el Wanderers, Francescoli recibió el apodo de «El Príncipe». Un nombre que le acompañaría durante toda su carrera y que le fue otorgado por el ex jugador del Wanderers Hannibal Ciocca, quien pensó que el nombre era apropiado para un jugador que mostraba tanta elegancia y gracia en el campo. Nuestro protagonista también admitió libremente que la costumbre de mascar chicle en el campo, de la que era sinónimo, comenzó durante su temprana carrera en el Wanderers para evitar que se le secara la boca. A la inversa, también lo hizo su afición a los cigarrillos; de nuevo, Francescoli aceptó sin tapujos que los cinco o seis que fumaba cada día no perjudicaban su carrera profesional.

 

 

En su temporada de debut, Francescoli ayudó al Montevideo Wanderers Fútbol Club a alcanzar el segundo puesto de la liga, su mejor posición desde que ganó el título en 1931. Francescoli participó en 26 partidos de liga y marcó tres goles. La temporada siguiente, el Wanderers terminó tercero, con Francescoli como titular. A pesar de jugar 22 partidos de liga, su cuenta de goles en esta segunda temporada aumentó a siete. La tercera y última temporada de Francescoli en el equipo de Montevideo reforzó su ya creciente reputación, con 10 goles en 26 partidos de liga.

 

 

Aquella etapa le promocionó para formar parte de la selección uruguaya sub-20, que ganó el Campeonato Sudamericano Sub-20. Otras tres participaciones en el Campeonato Mundial Juvenil de la FIFA de 1981 atrajeron la atención de un público más amplio hacia la incipiente carrera de este futbolista de talento natural.

 

 

En 1982, durante su última temporada en el Wanderers, Francescoli debutó en la Copa Libertadores, así como en la selección absoluta de la Celeste. Sería el comienzo de una carrera internacional que lo llevaría a la capitanía, así como a compararse con los jugadores que conformaron la mejor época para el puesto de número 10. Mientras que el éxito en la Copa del Mundo estaba destinado a no materializarse nunca, el éxito en la Copa América sería constante e inmediato.

En la Copa América de 1983, el nombre de Enzo Francescoli se convirtió en sinónimo de éxito uruguayo. Uruguay fue primero de su grupo y pasó sin problemas a la final a doble partido contra Brasil. La Celeste se impuso por 2-0 en Montevideo y Francescoli abrió el marcador. Un empate a uno en el partido de vuelta fue suficiente para que Uruguay se adjudicara la Copa. A nivel personal, «El Príncipe» fue nombrado Jugador del Torneo con solamente 21 años.

 

 

«El Príncipe» se hace «Millonario»

River, el equipo al que Francescoli optó por ignorar cuando tenía 16 años, volvió a intentar hacerse con los servicios de este talento emergente. Tras acordar un traspaso de 310.000 dólares, «El Príncipe», ahora sí, se abrió paso en River Plate y comenzó una historia de amor con el equipo de su vida.

 

 

A pesar de un comienzo relativamente discreto de su carrera en Argentina, en el que el uruguayo fue víctima de la política de selección de River, el centrocampista se coronó como el mejor jugador sudamericano de 1984. Al año siguiente, por fin se hizo realidad el potencial que se había manifestado desde su debut profesional. Francescoli marcó 29 goles y se convirtió en el máximo goleador de la Primera División. Además, se convirtió en el primer jugador no nacional en ganar el premio al mejor jugador del año en Argentina.

 

 

En la temporada 1985/86, el pequeño delantero se convirtió en el máximo goleador de la liga por segunda vez. En esta ocasión, sus goles ayudaron a sellar el título para River. La influencia de Francescoli nunca fue más evidente que en el último partido de liga de la temporada, en el que los Millonarios ganaron por 5-4 y el Príncipe marcó dos goles, incluyendo una ya característica patada de bicicleta.

 

 

Francescoli no solamente había dejado una huella imborrable en el panorama nacional argentino, sino que en 1986 lideró a su país en la fase final del Mundial de México. Por fin había llegado la oportunidad de comparar a este elegantísimo futbolista con los mejores del mundo.

La reputación de Uruguay al final del torneo era de brutalidad, junto con un récord no deseado de la expulsión más rápida registrada en un partido de la Copa Mundial, ya que José Alberto Batista fue expulsado a los 56 segundos contra Escocia. A pesar de la amplia derrota por 6-1 ante los daneses, Uruguay se clasificó para las fases eliminatorias, pero perdió ante su rival y posterior campeón, Argentina. A pesar de la violencia y las derrotas, Francescoli fue posiblemente el único uruguayo que salió del torneo con su reputación intacta.

 

 

A la conquista del Viejo Continente

Justo antes del torneo, Francescoli tomó la decisión de dejar Sudamérica y dirigirse a Europa tras fichar por el Racing Club de París, que acababa de ascender a la Ligue 1. En su primera temporada, el uruguayo condujo a su club a un respetable 13º puesto, y «Le Prince» trasladó su forma de marcar al otro lado del Atlántico, terminando como máximo goleador de la Ligue 1 con 14 goles.

 

 

En el plano internacional, la Celeste se clasificó automáticamente para las semifinales como campeona de la Copa América 1987. Francescoli quería desterrar los recuerdos del Mundial de 1986 y en la semifinal se enfrentó a los vigentes campeones del mundo, con Maradona incluido. Jugando en su anterior lugar de trabajo, Uruguay despachó a Argentina por 1-0 en El Monumental de River Plate. Otra victoria por 1-0 en la final contra Chile cimentó la importancia de Francescoli en la Celeste al conseguir dos títulos de Copa consecutivos.

«Le Prince» permaneció en el Racing Club de París hasta el final de la temporada 1989, a pesar de que durante la temporada 1987/88 llegó una oferta del Juventus, que veía a Francescoli como un sustituto preparado para Platini. El uruguayo rechazó la propuesta de la Vieja Señora de Turín y, como último regalo al club parisino, le ayudó a evitar el descenso en su última temporada.

 

 

Francescoli había sido el máximo goleador del club francés en cada una de las tres temporadas. En 1989, una oferta del Marsella resultó demasiado tentadora y se trasladó al sur de Francia, donde, sin saberlo, cambiaría la vida de una futura superestrella francesa.

 

 

Francescoli solamente jugó un año en Marsella, pero fue una temporada de éxitos, ya que el estilo lánguido y sin esfuerzo del uruguayo era simbiótico de la forma de jugar de «Les Olympiens». Durante su singular temporada en el sur, Francescoli marcó 11 goles, contribuyendo a la consecución del título de la Ligue 1, además de quedarse a las puertas de la Copa de Europa, tras caer en semifinales ante el Benfica por los goles marcados fuera de casa. La amenaza ofensiva de Jean Pierre Papin, Chris Waddle y Enzo Francescoli atrajo la imaginación y la atención de toda Europa.

 

 

Durante su estancia en el Stade Vélodrome, Francescoli dejaría una huella indeleble en un joven marsellés. Zinedine Zidane, futuro campeón del mundo, quedó cautivado por el uruguayo, y más tarde admitió haber modelado su propio estilo de juego a partir del irrefutable creador de juego, recordando: «Era mi jugador favorito y solía ir a verlo entrenar». El maestro francés también bautizó a su primer hijo con el nombre de la estrella uruguaya. De joven, Zidane había encontrado un espíritu afín, un modelo de juego.

 

 

Al final de su temporada en Marsella volvió a llevar a la Celeste a una fase final de la Copa del Mundo. Las hazañas de Francescoli en los distintos torneos de la Copa América habían creado expectativas y el escenario estaba preparado para que el uruguayo pusiera de relieve su talento al más alto nivel, en el escenario más público. Por desgracia, solamente un gol en el minuto 91 contra Corea del Sur en el último partido de la fase de grupos permitió a Uruguay pasar a la fase eliminatoria. Una vez más, la Celeste no llegó más lejos, ya que pareció congelarse de nuevo en la gran ocasión, perdiendo por 2-0 ante la anfitriona Italia.

 

 

Irónicamente, Italia sería el siguiente destino de Francescoli, que fichó por el Cagliari de la Serie A. Esta vez, el Príncipe estaría acompañado por sus compatriotas Daniel Fonseca y José Óscar Herrera en el Stadio Sant’Elia. Francescoli no tuvo el protagonismo ofensivo que había adoptado con gran éxito en sus anteriores clubes, jugando en un sistema que anulaba el estilo de juego espontáneo de Francescoli. Ya no se animaba al veloz creador de juego a proporcionar inspiración ofensiva; los «rossoblu» desplegaron a Francescoli como creador de juego en profundidad y, como consecuencia, su producción de goles se resintió.

 

 

Durante sus tres temporadas en el Cagliari, Francescoli marcó 17 goles en 98 partidos. Para un observador neutral, esta proporción podría parecer un rendimiento moderado para un jugador considerado por muchos como uno de los mejores del mundo. Sin embargo, los sardos abrazaron a Francescoli y, a pesar de que su rendimiento goleador no alcanzó los niveles esperados, sus actuaciones le hicieron ganarse el cariño de los aficionados del Cagliari. Dos temporadas de mediocridad en la tabla fueron sustituidas por una última temporada de relativo éxito. La sexta posición en la Serie A y la consecución de una plaza en la Copa de la UEFA fueron más que suficientes para que Francescoli fuera elegido en el mejor once de la historia del Cagliari.

 

 

El uruguayo jugó una última temporada en Europa en el Torino. De nuevo, Francescoli fue empleado en un papel más profundo, anulando su potencial goleador. A pesar de un comienzo poco prometedor, la temporada de Francescoli en el Torino fue un reflejo de su última temporada en el Cagliari, ya que ayudó al equipo turinés a conseguir un sexto puesto y una posterior plaza en la Copa de la UEFA.

 

 

Vuelta «Monumental»

A los 33 años, Francescoli optó por regresar a su casa espiritual. En 1994, el Príncipe volvió a cautivar a la afición en el Monumental, y eligió volver a vestir la franja roja de River Plate. El más enigmático de los futbolistas, que se creía en su mejor momento y en el ocaso de su carrera, estaba a punto de vivir un final fenomenal y alargado.

Su primera temporada en River se saldó con una campaña de liga invicta, la primera en la ilustre historia de River, y otra medalla de campeón. Empleado de nuevo en su posición preferida, más adelantada, Francescoli aportó 17 goles en esa temporada invicta. Si la primera temporada del uruguayo fue exitosa, 1995 sería la confirmación de su inmenso talento.

 

 

Doce años después de su primera Copa América con la Celeste, Francescoli volvió a llevar a su equipo a la gloria sudamericana. Jugando en su país predicó con el ejemplo, marcando en dos de los partidos de la fase de grupos y llevando a su equipo a una final contra el actual campeón del mundo, esta vez el Brasil de Mário Zagallo. Tras el empate a uno en el Estadio Centenario, Francescoli se encargó de lanzar el primer penal, con la calma y la frialdad que le caracteriza. El capitán marcó la pauta para que Uruguay marcara todos sus penales y volviera a levantar la Copa América.

El empeño de Francescoli por escapar de las garras del tiempo le llevó a sumar nuevos títulos de liga con los Millonarios y, finalmente, en 1996, el jugador del que se dudaba por ser demasiado delgado y frágil para el fútbol profesional añadió la Copa Libertadores a su palmarés. A punto de cumplir los 36 años, Francescoli condujo a un equipo increíblemente talentoso pero inexperto a la victoria en la principal competición de clubes de Sudamérica. Jugadores como Hernán Crespo y Ariel Ortega tendrían la oportunidad de aprender de uno de los mejores futbolistas de su generación.

 

 

En una final de la Copa Intercontinental contra la Juventus, Zidane saltó al campo contra su ídolo. El protegido estaba a punto de tomar el relevo del maestro. La victoria por 1-0 de la Vecchia Signora no impidió que Zidane volviera a elogiar el sublime talento de su inspiración futbolística: «Cuando veía jugar a Francescoli, era el jugador que yo quería ser. Era el jugador que veía y admiraba en el Marsella, mi ídolo cuando jugaba contra él cuando estaba en el Juventus. Enzo es como un Dios».

 

 

Una última temporada en River le proporcionaría otro título de liga y una Supercopa Sudamericana. Lo que sería la cúspide de la carrera de la mayoría de los jugadores fue más bien una nota a pie de página adicional en la larga e ilustre carrera de Enzo Francescoli. Con el tiempo, el tiempo y la jubilación alcanzarían al centrocampista. En 1999, se jugó un partido de despedida en El Monumental, y tal fue la influencia de Francescoli en Argentina y Uruguay que los presidentes de ambos países asistieron para mostrar su agradecimiento al flaco fumador de Montevideo.

 

 


Paola Murrandi