Entrevista con José Quesada autor de “Los Antihéroes de LaLiga”

 

El historiador José Quesada es el autor del libro «Los Antihéroes de LaLiga», publicado por Aliar Ediciones. Un libro ideal para coleccionistas y amantes de la liga española de antaño con fantásticas ilustraciones de sus protagonistas a cargo de Lawerta.

 

¿Qué es para ti el fútbol?
Creo que hay dos “fútbol”, íntimamente ligados, pero también notablemente diferenciados. El fútbol es gritar a pleno pulmón un gol anotado sobre la puerta de cochera de un vecino en la calle donde creciste. Es salir de casa con una bufanda de colores anudada al cuello en pleno verano. Son recuerdos de familiares y amigos que ya no están. Pero también es la oferta millonaria del Madrid por Mbappé, los vergonzantes repartos de los contratos televisivos o la monumental pelea ocurrida en Niza hace unas semanas. Por eso creo que hay dos “fútbol”, el que juegas y el que sientes dentro de ti; pero también está el que aborreces y por el que hasta te puedes llegar a avergonzar.

¿Por qué crees que se renuncia al fútbol actual, y se sigue disfrutando del de antes?
En algunas etapas de mi vida me he llegado a cuestionar si realmente me gusta el fútbol. Cuando rechazo ir al estadio una gélida noche de invierno, cuando veo como estampan unas letras chinas en la camiseta de mi equipo, cuando escucho las declaraciones vacías de unos futbolistas insulsos o las absurdas preguntas de algunos periodistas… Entonces pienso que no me gusta. Sin embargo, también añoro aquellas tardes jugando con mi hermano al “PC Fútbol” y los recreos del colegio intercambiando cromos de la colección de la Liga. Cuando reparo en ello y disecciono las diferencias del fútbol actual con el que había cuando era un crío, me doy cuenta de que todo cambia y por ende este deporte, y lo que realmente echamos de menos son aquellas cosas que ya no están. Creo que la enfermedad de la madurez es la añoranza y, al estilo del sebastianismo, pensamos que cualquier cosa pasada fue mejor. Por eso pienso que es normal pensar que nos gusta más el fútbol de antes… porque además era mejor (risas).

¿Cómo llevaste a cabo la selección de los 30 protagonistas/jugadores?
La primera intención era realizar una serie de relatos que representaran cada uno de ellos a todos los equipos que han jugado a lo largo de la historia de la Primera División. Lógicamente, por motivos editoriales, esta idea se tuvo que reducir a la mitad. La publicación no podía afrontar más de 30 relatos, la mitad de lo que en principio era mi voluntad. Mantuve la idea de que cada relato versara sobre un club diferente de Primera, un criterio que ya te limita mucho la selección de los protagonistas. Otro criterio de selección que tenía claro es que las historias fueran diferentes entre sí, siempre dentro de lo que denominamos “antiheroicidad”, pero que cada uno de los futbolistas llegara a ese estatus por un camino diferente. Pensaba que era un punto importante para que la lectura fuese ágil. Estos dos criterios fueron los grandes detonantes de que la selección haya sido la que es. 30 jugadores que todos podemos a asociar a 30 clubes diferentes y que, además, tuvieron una carrera deportiva gris, bien por acontecimientos propiamente deportivos o por hechos extradeportivos.

 

 

¿Crees que existe el término medio en el periodismo español?
Hay ciertos sectores deportivos que son los primeros fanáticos futboleros. Esto creo que puede ser entretenido para algunos sectores de la población, pero creo que es eso: entretenimiento. Y no periodismo. En España se ha llegado a un punto donde ambos conceptos están totalmente entremezclados. Dentro del entretenimiento veo lógico las campañas al alza o a la baja del cabeza de turco de turno. Eso sí, personalmente… a mí me aburre sobremanera.

¿Has podido contactar con alguno de los futbolistas que protagonizan tu libro?
Sí, entre otros, me hizo especial ilusión poder charlar largo y tendido con Manuel Polinario, “Poli”, el representante del Valencia CF en el libro. “Poli” fue uno de los primeros futbolistas españoles en ser campeón del mundo, en un combinado nacional-militar que hoy día nos costaría entender. Me encantó escuchar de su propia voz como se formó toda aquella selección y también que me contara historias del fútbol de los años 60, su relación con Di Stéfano y su histórico marcaje a Bobby Charlton en Wembley. Aparte de los propios futbolistas protagonistas, también he tenido la suerte de contactar con otros exfutbolistas, grandes periodistas, historiadores deportivos o con miembros de equipos técnicos de primer nivel. La verdad es que todos ellos componen un auténtico equipo de Champions League, al que espero no desencantar con el resultado de cada uno de los textos.

¿Cuál ha sido la historia futbolística que más te ha cautivado?
La verdad es que a esta cuestión nunca soy capaz de responder. Siendo sincero, aunque a priori pudiera tener cierta predilección por algún futbolista o por alguna historia, a la hora de la verdad, cuando me sumergía dentro del relato de turno automáticamente pasaba a ser este mi preferido. Entiendo que los más sobrecogedores pueden ser los de Mavuba o Jaso. Pero también hay otros geniales e inverosímiles como los de Ponce o Coque. También hay jugadores con una estrella muy particular como Wilfred.

 

 

¿Cómo reaccionó Rafa Guerrero cuándo le propusiste el prólogo?
Pues asombrosamente de una manera muy positiva. A Rafa Guerrero lo he conocido personalmente en julio de este mismo año, cuando se realizó en Granada la presentación oficial de “Los Antihéroes de la Liga”. Acto al que desde la primera conversación telefónica que tuve con él, me dijo que asistiría. Y así fue, más de un año después y recorriendo la friolera de más de 1500 km en coche en dos días. Este hecho creo que refleja bien el tipo de persona que es Rafa Guerrero. Un tipo de 10. Cuando accedió a prologar “Los Antihéroes de la Liga”, pensé que se cerraba de la mejor manera posible el círculo. No había nadie en el mundo del fútbol español mejor que él, para comenzar esta selección de relatos.

¿Cómo se dio la colaboración con Lawerta?
Siempre tuve la idea clara que “Los Antihéroes de la Liga” fuese un libro ilustrado (un hecho que, por cierto, hizo que declinara algunas ofertas de edición). Lógicamente éste se presentaba como un proyecto editorial humilde y acceder a uno de los mejores ilustradores internacionales del momento era una quimera. Y al final fue todo por una casualidad, no recuerdo cómo, conseguí su teléfono. Me sorprendió muchísimo la respuesta de Jorge al decirme que como buen artista no se movía solo por el tema económico y que el proyecto del que le hablaba le seducía enormemente. Al haber conectado de forma personal entre los dos, llegar a un acuerdo económico y de calendario con la editorial. Siempre tendré que agradecerle su predisposición (al igual que a Rafa Guerrero y a Toni Cruz) a formar parte de este proyecto. El salto en brillo y calidad que conseguimos con sus ilustraciones es tremendo.

¿Has pensado en crear un libro sobre los antihéroes de otras ligas más allá de la española? ¿Y una segunda parte?
Bueno, partiendo de la primigenia idea de que “Los Antihéroes de la Liga” tocaran a todos y cada uno de los clubes que han jugado en primera (más de 60), lógicamente habría espacio para una segunda parte. De igual forma ya ha habido varios compañeros que me animan a hacer trabajos similares con el enfoque puesto en algún otro continente o país e incluso en otros deportes. Pero lo único que puedo decir a día de hoy es que quiero disfrutar del recorrido de “Los Antihéroes de la Liga”. Ahora mismo no tengo pensado aventurarme con ningún proyecto nuevo, a no ser que viniese de la mano de alguna oferta editorial que no pudiera rechazar.

¿Qué futbolistas actuales encajarían en tu libro?
Aunque a simple vista pudiera parecer que los seleccionados en el libro pudieran responder a unos aspectos bohemios que parecen lejanos a la vida actual, lo cierto es que no es así. Aunque el ambiente futbolístico actual sea notablemente diferente a otros pasados, al final las personas cometemos una y otra vez los mismos aciertos y errores. Eso sí, no me atrevería a tildar a ningún futbolista de “antihéroe” hasta que este no hubiese finalizado su carrera deportiva, porque como cualquier lector de “Los Antihéroes de la Liga” puede comprobar, para mí un antihéroe tiene siempre dos vertientes, la del éxito y la del fracaso. Y muchos de ellos también poseen la más importante de todas: la de la superación personal.