El Girondins de Zidane subcampeón de la UEFA

 

Lizarazu, Witschge, Zidane, Dugarry, N’Diaye o Diawara eran algunos de los nombres más destacados del Girondins de Bordeaux dirigido por el alemán Gernot Rohr que consiguió el subcampeonato de la Copa de la UEFA de la temporada 1995-1996.

Aquella edición se disputó entre agosto de 1995 y mayo de 1996, con la participación total de 96 equipos distintos, representantes de 47 federaciones nacionales afiliadas a la UEFA. Para la clasificación a la fase final de la competición se disputó una ronda previa, donde 32 equipos se unieron a los otros 32 clasificados para la fase final. La final, primera en 8 años sin participación de un equipo italiano y disputada a doble partido el 1 y el 15 de mayo de 1996 enfrentó al Bayern de Múnich y al Girondins de Burdeos, con victoria del conjunto alemán por un global de 5-1. El Bayern así, tras 20 largos años de espera, volvía a llevar a Múnich un título internacional.

 

 

Girondins de Bordeaux, una potencia del fútbol francés de los años 80

El Girondins de Bordeaux fue unos de los clubs más relevantes del campeonato francés durante los años 80, sin embargo, el equipo bordelés, que sufrió un descenso administrativo en 1991, seguido de un ascenso inmediato, volvió a la carrera por Europa, competición que había saboreado durante sus grandes años.

El Girondins de Burdeos, solo faltó al podio de la Ligue 1 en dos ocasiones durante los años ochenta (un 4º y un 13º puesto), y ganó tres títulos y dos copas (incluyendo un doblete en 1987). A nivel europeo, el Girondins estuvo siempre presente, ya que alcanzó las semifinales de la Copa de Europa en 1985, año en el que consiguió retener el título de campeón de Francia, y las semifinales de la Recopa en 1987, año del doblete. El Girondins, que protagonizó ocho campañas europeas seguidas y participó en las tres copas de Europa, era todo un referente del fútbol francés.

 

 

Nueva etapa en los años 90 de manos de Zinedine Zidane

En la Ligue 1 de la temporada 1991-1992, el Girondins se situó inmediatamente en la cima del campeonato, en cuarto lugar, detrás del OM, el PSG y el Mónaco. Ese año, el máximo goleador del club en la liga (10 goles) fue un tal Zinedine Zidane, que ayudó a los «Marines et Blancs» a recuperar su prestigio. La temporada siguiente, el equipo bordelés volvió lógicamente a la Copa de la UEFA, llegando a los octavos de final tras eliminar al Bohemians y al Servette. Tras volver a ser cuarto en la temporada 93-94, al Burdeos no le fue tan bien en la Copa de la UEFA, ya que solamente eliminó a los modestos noruegos del Lillestrøm y luego cayó ante los polacos del Katowice. Esa temporada fue decididamente decepcionante, ya que el equipo de Aquitania cayó al séptimo puesto del campeonato.

 

 

La consecución de su primera Copa Intertoto

Ese séptimo puesto permitió al Girondins participar en la Copa Intertoto. Así, el viaje europeo del equipo bordelés comenzó muy pronto en temporada baja, en julio. El primer partido europeo del equipo de Aquitania en la temporada 1995-1996 fue contra el Norrköping, un venerable club sueco. Este primer partido se saldó con un resultado de 6 goles a 2 a favor de los tetracampeones franceses. En el segundo partido del grupo de esta Intertoto, los blanquiazules se enfrentan al Bohemio irlandés, al que ganaron por 4-0 en Irlanda. A continuación, los modestos daneses de Odense sufrieron la ley de Burdeos en Lescure con un nuevo 4-0. Finalmente, en el último partido del grupo, el Burdeos se llevó un punto de Helsinki y terminó esta fase de grupos en primer lugar.

En la siguiente ronda de octavos de final le esperaba el Eintracht de Fráncfort, que se desplazaba a Aquitania. Sin embargo, los alemanes se fueron con el rabo entre las piernas: una derrota por 3-0. En cuartos de final, el Heerenveen holandés perdió por 2-0 en Burdeos.

 

 

Por fin llegó la hora de las semifinales, la última ronda de la competición, y un nuevo club alemán se dirigía a Burdeos, el Karlsruher SC, que también había quedado primero de su grupo, pero que había estado un poco más reñido en los octavos y en los cuartos. En esta ocasión, el partido se disputó en formato de ida y vuelta, con una victoria del Girondins por 2-0 en Alemania y un empate 2-2 en casa. Así, ganaron la primera Copa Intertoto y se clasificaron para la Copa de la UEFA. Hay que tener en cuenta que el Estrasburgo fue el otro ganador de la competición ese año, a partir de la temporada siguiente serían tres, y que en los cuartos de final hubo un derbi contra el Metz.

 

La Copa de la UEFA 1995-1996

El Girondins llegaba a la Copa de la UEFA por tercer año consecutivo desde su ascenso a Ligue 1. Inter y AC Milan, Bayern, Liverpool, Barcelona, Benfica, Manchester United… eran algunos de los temibles rivales que les esperaban.

El Girondins se enfrentó en la primera ronda a los macedonios del Vardar Skopje en la primera ronda. Tras ganar el partido de ida por 2-0, el empate a uno en Lescure no les impidió pasar a la siguiente ronda. En segunda, los rivales eran los rusos del SC Rotor Volgograd, que sucumbieron 2-1 en el partido de ida y por 1-0 en el de vuelta, continuando así el Girondins su racha de imbatibilidad. En los octavos de final, ante el Real Betis ganaron 2-0 en la ida, aunque perdieron en la vuelta 2-1.

 

 

En cuartos de final el rival fue el poderoso AC Milan, y como era de esperar, el partido de ida en San Siro no fue bueno para los hombres de Gernot Rohr, ya que el Milan se impuso fácilmente al Burdeos por 2-0. El técnico alemán llevó a sus jugadores a la cuenca de Arcachon para una sesión de entrenamiento de cara al partido de vuelta contra el AC Milan. El estadio estaba en llamas y los jugadores del Burdeos jugaban de azul y grana. En el minuto 13, Richard Witschge, por la derecha, hizo un centro largo para servir a su capitán, Lizarazu, que centró para Didier Tholot, quien permitió al Burdeos abrir el marcador. El equipo de Burdeos dominó a su prestigioso rival. El éxito es a menudo el compañero de los logros, y esa noche estuvo del lado de Burdeos. En la segunda parte, pasada la hora de juego, un tiro libre de Zidane fue desviado por el árbitro. Christophe Dugarry aprovechó la oportunidad para disparar y marcar. Con el marcador igualado y el estadio en llamas, el Burdeos empezó a darse cuenta de la importancia de lo que estaba a punto de conseguir. Afortunadamente para ellos, no tuvieron tiempo de dudar, ya que apenas cinco minutos más tarde Zidane y Dugarry volvieron al campo para marcar el 3-0. Los milaneses, aturdidos, fueron incapaces de reaccionar y de marcar el gol que aún podía clasificarles. Por su parte Zidane se consagró como estrella internacional y logró el interés de la Juventus en su futuro fichaje.

 

 

El Girondins accedió a las semifinales de la Copa de Europa por tercera vez en su historia, volviendo a la época dorada de los años ochenta, cuando ya había saboreado tantas alegrías en C1 y C2. Fue una hazaña comparable a la del OM en 1991, cuando, tras perder 2-0 en San Siro, invirtió la tendencia contra todo pronóstico para ganar heroicamente 3-0 en el Parc Lescure.

 

 

En las semifinales, los Huard, Lizarazu, Zidane y otros Dugarry, se enfrentaron al Slavia de Praga, que logró su mejor actuación europea (hasta la fecha) tras haber superado a la Roma gracias a un precioso gol marcado en el Estadio Olímpico en el partido de vuelta. El Girondins se impuso en los dos partidos por un marcador de 1-0 y alcanzó la final de la Copa de Europa por primera vez en su historia, a los nueve meses de su campaña. Se convirtió en el sexto club francés en lograr esta hazaña y fue seguido solamente dos días después por el PSG, que llegó a la final de la Copa.

En la final, el Burdeos se enfrentaría al Bayern de Múnich, que había eliminado al Barcelona por un global de 4-3 en la semifinal, en un formato de dos partidos. El Bayern, tres veces ganador de la Liga de Campeones de la UEFA y también de la Liga de Campeones de la UEFA, buscaba la última Copa de Europa que se le había escapado. El Burdeos, que disputa su primera final, es, por supuesto, un desconocido. Sin embargo, tienen la ventaja de ser los anfitriones del partido de vuelta, algo que hicieron bien contra el Milan de Capello. Apoyado por los casi 5.000 aficionados que se desplazaron al Olympiastadion de Múnich, el Burdeos cayó por el mismo resultado que en los cuartos de final de San Siro: 2-0 para el equipo de Lothar Matthäus. Los 35.000 espectadores de Lescure, que se engalanó con sus mejores colores, no pudieron hacer nada. Scholl, Kostadinov y Klinsmann fueron los que adelantaron a sus rivales y el gol de Dutuel no cambió nada…

 

 

Después de la decepción de la derrota en la final de la Copa de la UEFA ni el Girondins volvió a ser un grande en competiciones europeas ni Zidane siguió en sus filas, fichando por la Juventus de Turín.

 

 


Paola Murrandi