El día que Carlos Bilardo prohibió el intercambio de camisetas

 

«Los futbolistas de Boca Juniors que intercambien las camisetas con sus rivales al finalizar los partidos serán denunciados por robo», así lo anunció un 5 de noviembre de 1996 el que fuera técnico de Boca Juniors, Carlos Bilardo, quien aclaró que únicamente Diego Maradona quedaría al margen de esa medida.

«La camiseta es de Boca y el jugador la tiene que vestir con orgullo; hay que llevarla pegada al cuerpo, no se cambia con nadie, es sagrada», afirmó el entrenador. Bilardo aseguró que la camiseta boquense tiene un valor «de 30.000 dólares», ya que él considera que «vale tanto como un coche», y que se haría cargo de controlar a los encargados de los uniformes de los jugadores.

 

 

«El único tipo que cambia la casaca porque es reconocido en el mundo y debe hacerlo 10, 15 o 20 veces es Maradona. El resto, si desea una camiseta de Boca, que la compre el lunes en una casa de artículos deportivos», añadió.

El domingo anterior a la aplicación de esta sorprendente medida, al finalizar el partido en el que Independiente venció a Boca Juniors por 0-1, el jugador boquense Christian Dollberg estuvo a punto de cambiar su camiseta con Alfreso Cascini, jugador del conjunto de Avellaneda, pero Bilardo lo impidió. El técnico boquense se manifestó ayer avergonzado y con los nervios crispados por la derrota de su equipo ante el que dirige su archirrival César Menotti: «Me da vergüenza salir a la calle, estoy como un loco, no pude dormir y no sé cuándo voy a poder hacerlo. En Boca entrás y tenés que rendir al máximo…, Siento vergüenza por los hinchas de Boca», afirmó.

«No me banco a Boca lejos de la punta (liderato de la clasificación]. En cada equipo que trabajé siempre estuve arriba y aquí, con dirigentes que me dan todo y con una gente increíble, las cosas no salen». Fuentes del club dijeron que durante una reunión con los jugadores, el técnico recriminó duramente a varios de ellos y les consideró culpables de la derrota y de la pérdida de posibilidades de luchar por el título de campeón.