El día que Asprilla disparó una pistola en el Universidad de Chile

 

El 26 de mayo de 2003 Faustino Asprilla sorprendió a todos sus compañeros del Universidad de Chile al utilizar una pistola en mitad de un entrenamiento. El colombiano, que estaba lesionado y observaba sus compañeros desde la banda, sacó su arma e hizo varios disparos al aire para, según sus palabras, motivarlos en su trabajo.

Dos meses más tarde, el Tino volvió a hacer gala de su afición por las armas. Estando de vacaciones en el Caribe (concretamente en la Isla del Rosario, cerca de Catartagena de Indias), el futbolista disfrutaba de la compañía de varias acompañantes en su yate privado cuando empezó a realizar disparos al aire. Los trabajadores de un balneario cercano le recriminaron la acción, y tras una discusión acalorada, llamaron a la policía. A su llegada, el jugador ya se había ido mar adentro…

 

 

Estos no fueron los únicos casos protagonizados por el internacional colombiano, ya que en 1995 protagonizó otro gran escándalo… El futbolista cumplía su primer entrenamiento del año con el equipo italiano del Parma, mientras en Bogotá los servicios de inmigración del aeropuerto Eldorado intentaban averiguar por qué la salida del jugador no aparecía registrada en los ordenadores, pese a que Asprilla había subido a bordo de un avión de Alitalia con rumbo a Europa, ya que la Fiscalía 33 de Tuluá, su ciudad natal, lo requería para una investigación judicial. El lunes de la anterior semana a los hechos, todavía un poco ebrio por el alcohol y las celebraciones de fin de año, Faustino Asprilla y un grupo de amigos llamaron la atención de la policía, que los requisó y decomisó dos armas al jugador. La policía indicó que el jugador estaba borracho y había molestado a varios clientes de un bar. Según la emisora, de radio Caracol, el comandante de la policía de Tuluá, Eriberto Núñez, dijo que las armas incautadas son de fabricación italiana, del calibre 7.65, de marca Sigsawre y Bernardelli para las que Asprilla no mostró ninguna licencia.