Edwin van der Sar, el incombustible “The Flying Dutchman”

 

Edwin van der Sar fue uno de los mejores arqueros del mundo durante los años 90 y principios de siglo en el ámbito de clubes y con la selección ‘oranje’. Su gran envergadura y plena capacidad para parar disparos casi imposibles le permitieron defender la portería de grandes escuadras como Ajax, Juventus FC, Fulham y Manchester United.

Sus inicios

Van der Sar nació el día 29 de octubre de 1970 en Voorhout (Países Bajos). Comenzó su aventura en el mundo del fútbol en el Ajax, donde deslumbró como guardameta y logró títulos tan significativos como la Copa de la UEFA de 1992, y tres año más tarde la Liga de Campeones y la Copa Intercontinental. En el ámbito nacional, levantó hasta cuatro Eredivisie en los nueve años que permaneció con los de la capital neerlandesa.

En 2000, fue traspasado a la Juventus FC donde no encontró su sitio, en gran parte por la presencia del italiano Gianluigi Buffon, que le ganó la partida para conseguir la titularidad. De esta manera, se sintió obligado a marcharse al fútbol inglés, concretamente, al Fulham. Estuvo cuatro campañas allí, aunque su estancia en Londres terminó en 2005.

 

 

Espléndida etapa con el Manchester United

El Manchester United se hizo con sus servicios para ponerlo a las órdenes de Sir Alex Ferguson, con el que se acabó coronando campeón de la Premier en cuatro ocasiones en 2007, 2008, 2009 y 2011.

Edwin llegó a la cima cuando ganó la UEFA Champions League en la final de Moscú 2008 frente al Chelsea. El choque y el tiempo extra acabaron con empate a 1-1. Fue el héroe de su equipo en la decisiva tanda de penaltis. Detuvo los penaltis lanzados por John Terry y Nicolas Anelka. Su último duelo tuvo lugar en la final de la Copa de Europa 2011 en Wembley, donde no pudo conquistar su tercera Champions ante el FC Barcelona que se impuso 3-1.

 

 

Gran actuación con la selección “oranje”

Con el combinado holandés, participó en diversas Eurocopas y Mundiales, pero nunca disputó una final. Cabe destacar, que alcanzó las semifinales en tres ocasiones: durante el Mundial de 1998 de Francia, la Eurocopa de 2000 en Bélgica y Países Bajos, y 2004 en tierras portuguesas. Sus actuaciones le permitieron convertirse en el segundo jugador que jugó más encuentros con la selección neerlandesa.

 

 

Un ejemplo a seguir

Cuando parecía que ya se había retirado del fútbol, en 2011 regresó al verde a lo grande para disputar un partido con su selección, a causa de las lesiones de sus dos arqueros: Maarten Stekelenburg y Henk Timmer. En 2016, todavía le dio tiempo para hacer un último esfuerzo, y anunció su retorno para ayudar a su segundo equipo, el VV Noordwijk, de la Cuarta división holandesa, que acudió a Van der Sar cuando su portero titular, Mustapha Amezrine, se lesionó. Van der Sar, canterano del club y asiduo a los partidos en el Sportpark Duinwetering, recibió la propuesta del club para que se pusiera bajo los palos en el duelo crucial ante el Jodan Boys. Edwin, como no podía ser de otro modo, aceptó a los 45 años de edad.

A nivel individual logró el trofeo de mejor portero de Europa en 1993, 1995 y 2009.  Edwin Van der Sar siempre será recordado como un portero con una tremenda seguridad bajo los palos.

 

 


Joan Antoni Perelló