La dupla “Ro-Ro”, los depredadores más mortíferos del área

 

Romário de Souza Faria y Ronaldo Luís Nazário de Lima, conocidos simplemente como Romário y Ronaldo, eran dos delanteros cuyo mero nombre en la alineación antes del partido infundía miedo a los defensas de todo el mundo, por no hablar de verlos juntos compartiendo delantera. De cara a la Copa del Mundo de 1998, estos dos colosos del fútbol mundial fueron elegidos para jugar juntos en la búsqueda de la quinta victoria mundial de Brasil, algo sin precedentes.

Su asociación se remonta a 1994. En aquella época, Romário se encontraba en un momento de esplendor y acudió a la Copa del Mundo de Estados Unidos declarando abiertamente a quien quisiera escucharle, que era “la Copa del Mundo de Romário”. En 1994, en Pasadena, cumplió su promesa y, tras 24 años de ausencia, levantó el codiciado trofeo de la nación futbolística más exitosa del mundo. Ronaldo era un joven de 17 años, todavía en el Cruzeiro, al que llevaron al Mundial para que adquiriera experiencia, y a menudo se le podía ver en la banda celebrando los goles de su mentor. Brasil sabía que tenía un talento precoz entre manos, pero no sintió la necesidad de utilizarlo, dejando que adquiriera un valioso conocimiento y experiencia -a pesar de estar en la banda- en un Mundial.

 

 

Fue allí donde Ronaldo pudo observar de primera mano, como el aprendiz de brujo, la clase magistral de Romário en el calor castigador de Estados Unidos, donde fue el único jugador que mantuvo la máxima frialdad. Ya sea con la tranquilidad del uno contra Cameron, con una jugada de dardos para clavar un gol contra Rusia, con la elegante caricia del primer gol contra Holanda en cuartos de final o con el penalti indiferente en la tanda de la final del Mundial que se coló por el poste izquierdo de la portería, Romário fue la cumbre del golpeo en cualquier parte del mundo. Y Ronaldo tenía un asiento en el palco.

En un principio, Ronaldo rehuyó las grandes ligas europeas y se marchó al PSV Eindhoven, por casualidad o a propósito, siguiendo los pasos de su mentor, que había seguido el mismo camino antes de llegar al Barcelona. Al igual que para Romário, la liga holandesa fue una escuela para Ronaldo. Después de haber marcado 54 goles en 58 partidos, el paso al gigante catalán marcaría la llegada del chico maravilla a la escena mundial. Cuarenta y siete goles en su temporada de debut y el mejor rendimiento de un jugador en su primer año en un gran equipo europeo, hicieron que la defensa del título de Brasil en Francia se convirtiera en algo muy esperado.

 

 

En 1997, con tan solamente 20 años, Ronaldo se convirtió en el jugador más joven en ganar el premio al Jugador Mundial de la FIFA, y el mundo pudo ver por primera vez al dúo dinámico vestido con la famosa camiseta dorada y verde de Brasil. Ese año, la pareja “Ro-Ro” marcó 34 goles internacionales juntos -de los cuales Romário anotó 19- y, por si fuera poco, levantaron la Copa América y la Copa Confederaciones. Hay dos partidos que definen este periodo, y que ejemplifican por qué Brasil partía como gran favorito para levantar de nuevo la Copa del Mundo.

Brasil compitió en dos grandes torneos ese año. Uno de ellos fue la Copa Confederaciones, celebrada en Arabia Saudí, y aunque la final se disputó contra un rival relativamente débil como Australia, al final se convirtió en una exhibición de remate despiadado y eficaz, con un primer gol impúdico de Ronaldo. Persiguiendo a un defensor desprevenido como un gran tiburón blanco en busca de su presa, Ronaldo lo rodeó antes de meter el más hábil de los remates en la esquina inferior de la portería de Mark Bosnich. El jugador completó un triplete, pero, para no ser superado por el joven aspirante, Romário también marcó un triplete igualmente clásico en la victoria por 6-0 de Brasil. Fue una goleada carnosa y notablemente igualada.

El verano de 1997, en un simulacro del gran carnaval del fútbol internacional, se celebró el Tournoi de France, que reunía a Francia, Brasil, Italia e Inglaterra. El momento más importante de esta competición, que todavía se recuerda hoy, fue el sublime tiro libre de Roberto Carlos contra Francia, que desafió la gravedad. En él se aprovechó no solo la considerable potencia de los muslos del lateral izquierdo brasileño, sino también la herencia y la técnica de otros artistas brasileños de la zurda, como Rivellino, Éder y Branco, y el giro de Nelinho de 1978.

 

 

Sin embargo, el partido más destacado de este torneo fue la reedición de la final del Mundial de 1994 entre Brasil e Italia. Esta superproducción de Hollywood contaba con un cartel de lujo y un “quién es quién” de jugadores de primera fila. La estimada lista incluía a Cafú, Roberto Carlos, Leonardo, Denílson, Del Piero, Vieri, Zola, Albertini, Nesta, Cannavaro y Paolo Maldini, por nombrar solamente algunos.

Italia fue el más rápido de los gigantes en salir al campo, y Del Piero adelantó a los “azzurri” con un 1-0 de cabeza tras un centro de Christian Vieri. Con el 2-1, el partido estaba en marcha, pero de nuevo el pequeño maestro Del Piero se encargó de poner a Italia 3-1 arriba con un penalti, ganado por el irritante Pippo Inzaghi, en el minuto 61.

Con el partido casi sentenciado, Brasil recurrió a sus dos leones para buscar la remontada. Primero fue Ronaldo, quien, alimentándose de la banda izquierda, se adentró en el terreno de juego y recibió un pase de Roberto Carlos con la pierna derecha, y se deshizo de un disparo que le permitió sortear a Fabio Cannavaro, que se encontraba en posición de firmes, para rematar a la esquina inferior izquierda, superando al maltrecho Gianluca Pagliuca. Era el 2-3, y los leones olían la sangre.

Brasil empujó para conseguir el empate y parecía que las arenas del tiempo se escurrían bajo el hechizo del “catenaccio” de los “Azzurri”; eso fue hasta una secuencia de pases de pinball en el borde del área italiana en el minuto 84. El balón llegó a los pies del joven Ronaldo, quien, con un instinto telepático y una gran rapidez mental, dio un pase con la derecha a un Romário que, con un movimiento muy hábil y clínico, amortiguó su primer toque y superó a dos defensores italianos que estaban cayendo. Ante el portero, Romário, con la elegancia del ballet y la frialdad de un francotirador, amagó con disparar y sentó al guardameta, como si se tratase de un acomodador que sentase a un invitado, antes de rodearlo y pasar el balón con toda tranquilidad a la red abierta, empatando de nuevo a Brasil en una noche templada en París.

 

 

Si Ronaldo era un elegante espadachín, al estilo de D’Artagnan de los mosqueteros, con una espada relampagueante para atravesar las defensas, entonces Romário era el ninja encapuchado que cortaba y empujaba y salía corriendo a celebrar, antes de que su oponente se diera cuenta de que había sido herido mortalmente y cortado en pedazos, y lo hacía en silencio con la proverbial.

Con el mundo a sus pies a ritmo de samba, Nike, tras ver a Brasil victorioso en su propio jardín del Rose Bowl de Pasedena, se aseguró un contrato multimillonario para vincular a los campeones del mundo y puso en marcha una poderosa campaña de marketing que se centró en el ya famoso anuncio del aeropuerto al son de “Más que nada”. Pero una empresa tan poderosa como Nike no puede controlar el destino; en vísperas del torneo, fue Romário quien se quedó llorando cuando una lesión muscular le dejó fuera de la final.

Se rumorea que lo que ahora se conoce como la bota de fútbol Nike Mercurial R9 era antes la bota Nike Ro-Ro, pero los planes mejor trazados a veces tienen que metamorfosearse.

El resto, tal y como lo conocemos, es historia, y el Mundial de 1998 sería recordado tanto por el gol de Michael Owen contra Argentina, la consiguiente tarjeta roja de David Beckham y la victoria partidista de Francia, liderada por el genio de las piruetas de origen argelino Zinedine Zidane, como por los misteriosos sucesos que rodearon a Ronaldo en los prolegómenos de aquella final.

Tal vez el mundo habría sido un lugar diferente y el supuesto ataque que sufrió Ronaldo en la víspera de la final nunca se habría materializado si hubiera habido menos presión sobre el joven delantero. Tal vez con un talismán veterano a su lado, un Mufasa que vigilara al joven Simba, Brasil habría seguido defendiendo con éxito su título de la Copa del Mundo, como había hecho consecutivamente en 1958 y 1962.

Romário y Ronaldo tuvieron carreras tan notables y superpuestas: ambos fueron campeones del mundo, ambos iconos del arte del golpeo, ambos graduados en el PSV, ambos vistieron el azul y granate del Barcelona en su mejor momento y ambos fueron tocados por la grandeza. En sus fulgurantes carreras ganaron todos los títulos importantes, como Copas del Mundo, Botas de Oro, Mundiales de Clubes, Copas de Europa y Balones de Oro. Fue en 1998 cuando el mundo podría haber tenido la oportunidad de ver una verdadera asociación de “dream team”, pero el destino tenía caminos diferentes para cada uno de estos icónicos artilleros.

A pesar de la etapa de los “Galácticos” en la que Ronaldo fue parte importante del Real Madrid, siempre habrá un momento de “what if” al considerar el Ro-Ro, ese rarísimo eclipse en el que se verían dos de los depredadores más mortíferos del fútbol, cazando juntos una Copa del Mundo. Quedaría en el terreno de la fantasía y de los resúmenes de YouTube una vez más para preguntarse qué habría pasado en Francia 1998. En cualquier caso, a pesar de que su asociación nunca llegó a incendiar un Mundial, ambos establecieron con éxito sus legados como dos de los mejores delanteros del fútbol.

 

 


Paola Murrandi