El día que los dos Ronaldo se encontraron por primera vez en un campo

 

Ronaldo Nazario (en aquel entonces jugador del Real Madrid) y Cristiano Ronaldo (recién fichado por el Manchester United del Sporting de Lisboa) coincidieron por primera vez en la historia del fútbol sobre un terreno de juego, ambos luciendo «Ronaldo» en sus camisetas.

El encuentro tuvo lugar cuando las principales estrellas del fútbol de principios del 2000 se reunieron en un espectacular partido celebrado el 2 de julio de 2005 para financiar la primera Casa de Beneficencia Ronald McDonald en Portugal. Este match, la tercera edición de una serie de partidos titulados «Partido de las Estrellas», fue nombrado AllStars’05 y enfrentó a la Fundación Luís Figo contra la Fundación Juvenil Ronald McDonald en el Estadio del Algarve, cerca de Faro (sur de Portugal), que registró una pobre asistencia de 10.000 espectadores (la mitad del partido celebrado el año anterior).

 

 

El marcador fue inaugurado en el minuto 6 con un fuerte disparo de Ronaldo Nazario, dando ventaja a la Fundación Luís Figo, entrenada por los entrenadores Humberto Coelho y Carlos Queiroz. El segundo gol del astro brasileño también llegó antes del descanso. Durante la primera mitad del partido, el público estaba dormido y ni siquiera el internacional portugués Cristiano Ronaldo animó a los anfitriones con sus acrobáticos regates.

En la segunda mitad todo cambió cuando Jestrovic, jugador del Anderlecht, anotó en el minuto 61 para la Fundación Ronald McDonald, impulsando así las olas y aplausos entre el público, que contagiaron motivación a los jugadores para competir. El partido AllStars’05 terminó con un espectáculo de luz y música y aplausos.

«Perder el partido no era importante», dijo el entrenador de la Fundación perdedora, Bobby Robson, diciendo que lo más importante era «ganar algo de dinero para una buena causa».

 

 

La recaudación de esta tercera edición del juego AllStars se destinó a la construcción, a finales de este año, de la primera Casa de Ronald McDonald en Portugal, un edificio que se construyó junto al Hospital D. Estefânia, en Lisboa, y que abrió sus puertas en 2007.