Dawid Janczyk, la tragedia del «rival» de Robert Lewandowski

 

Dawid Janczyk era la gran esperanza de Polonia para el siglo XXI, dejando a Robert Lewandowski en segundo plano, pero su prometedora carrera quedó truncada por culpa del alcoholismo y los escándalos. Estaba llamado a ser uno de los grandes jugadores de la historia de Polonia, pero la historia acabó en tragedia.

Con apenas 17 años, Janczyk debutó en el Legia de Varsovia y se convirtió en el tercer goleador del equipo, con cinco tantos en liga. La confianza en este joven jugador era tanta, que el Legia decidió prescindir de un tal Robert Lewandowski. Este fue transferido al Znicz Pruskow de tercera división, donde en su primera temporada marcó 36 goles, antes de llamar la atención del Lech Poznan, donde anotó 32 goles más. Después emigraría al Borussia Dortmund y el resto es historia.

 

 

Janczyk por su parte brillaba en la sub-21, 17 goles en 17 partidos y asumió el liderazgo del equipo polaco en el Mundial Juvenil de Canadá 2007, donde fue seleccionado en el once ideal del torneo.

Meses después fue tentado por el Chelsea de José Mourinho, donde estuvo a prueba, pero el jugador decidió volverse a Polonia por un curioso motivo: «Me querían y me habían ofrecido un contrato, no obstante en Polonia entonces sucedió algo que para nosotros fue una tragedia: murió el Papa Juan Pablo II. Yo tenía 17 años y era muy religioso, me vi muy solo, joven y tenía que volver a casa».

Abramovich le ofreció un billete de avión para volver; sin embargo, Janczyk no quiso ir. El CSKA de Moscú finalmente compraría su pase por 4 millones de euros, convirtiéndose en la venta más cara del fútbol polaco.

 

 

Pero en Rusia, fue donde comenzó el declive de Janczyk. «Podía tomarme un barril entero de alcohol fuerte y a la mañana estar normal en el entrenamiento. Nadie alrededor mío conocía mis problemas», confesó en su autobiografía.

No tuvo demasiadas oportunidades en el CSKA, por lo que fue cedido al fútbol belga, donde defendió al Lokeren. Recuperó su nivel y luchó por ser el goleador del torneo, pero fue superado por Romelu Lukaku. Después fue cedido al Germinal Beerschot, donde su entrenador lo acusó de ser poco profesional. De vuelta en el CSKA continuó con sus problemas hasta acabar contrato.

 

 

De vuelta en Polonia sufrió un coma etílico, después de haber sido admitido en un hospital psiquiátrico. En 2016 llegó al Sandecja Nowy Sacz, de la Segunda División polaca, pero solamente jugó 8 partidos.

«El alcohol destruyó mi vida. Si pudiera cambiar algo sería no ir al CSKA. Yo odiaba beber, aun así, allí estaba solo, no tenía a nadie, no estaba jugando y no tenía otra cosa que hacer. Había vodka por todos lados. No es que saliera de fiesta y bebiera. Es que compraba alcohol y me iba a mi apartamento a beber en pijama. Quería irme a España, tenía ofertas de Atlético de Madrid, Sevilla y Betis, pero el Legia prefirió venderme al CSKA. Pienso cada día que si me hubiera ido a España hoy mi vida podría ser diferente. Quizás, en vez de contar en mis memorias como lucho contra el vodka, estaría contando qué bonito fue ser campeón en Europa», señaló en su libro.

En 2019 se hizo viral por unas fotos en las que aparecía borracho tirado en la calle, siendo ayudado por transeúntes, mientras en 2021 se hizo público un video en el que se cantaba dentro de un auto y afirmaba: «Soy un borracho y estoy bien con eso».