domingo, diciembre 4, 2022

El olvidado paso de David Beckham por el Preston North End

 

Mucho antes de convertirse en la superestrella mediática que todos recordamos en el Manchester United, David Beckham debutó con el Preston North End en la tercera división (de aquel entonces) de la liga inglesa de fútbol, ahora EFL League Two. Aquel joven de 19 años no era un nombre conocido cuando Alex Ferguson lo envió a la tercera división para que experimentara el fútbol semi profesional. La mayor estrella de los Fledglings de Fergie estaba al margen del primer equipo, tras haber disputado varios partidos y haber marcado ya en la Liga de Campeones de la UEFA, con un gol en la victoria por 4-0 en casa contra el gigante turco Galatasaray en el último partido de la fase de grupos de 1994-95.

Al joven Beckham le preocupaba que su carrera en la élite hubiera terminado antes de empezar, temiendo que fuera una señal de que Ferguson quería deshacerse de él. «Me sorprendió», escribió en su autobiografía, «My World». «Pensé que era una señal de que el Manchester quería deshacerse de mí», dijo sobre su cesión. Estas preocupaciones eran sin duda mayores hacia el final de la temporada, antes del frenesí de los fichajes del verano. Ferguson tranquilizó a Beckham y el joven se marchó a Preston.

 

 

Su nuevo jefe, Gary Peters, comunicó al equipo del Preston que Beckham se encargaría de las jugadas a balón parado, lo que provocó la furia de Paul Raynor, habitual especialista en balones parados del Deepdale. También se ha dicho que Beckham estaba acostumbrado al trato de cinco estrellas en Old Trafford, y que dejaba su equipación y botas sucias para que lo limpiara otra persona, algo que no ocurría en el Lilywhites.

 

 

Pero sobre el terreno de juego no pudo ir mejor. Beckham debutó el 4 de marzo, entrando desde el banquillo en el choque de liga contra el Doncaster Rovers en Deepdale. Beckham entró en acción en el descanso y tuvo un impacto inmediato. La decisión del entrenador de sustituir a Raynor por Beckham en las jugadas a balón parado en el debut del jugador cedido por el Manchester United dio sus frutos de inmediato: Beckham marcó directamente en un saque de esquina. El siguiente partido marcaría directamente de falta, un gol que más tarde describiría como uno de sus favoritos de todos los tiempos en una entrevista con Sky Sports.

 

 

«Fue una época diferente y especial», dijo Beckham. «Cuando miro atrás es un mes en el que me fui cedido al Preston y estaba preocupado por mi carrera en el Manchester United, pero marqué un buen tiro libre». Ese gol contra el Fulham se produjo en la victoria por 3-2 del Preston, que perseguía el ascenso, y Beckham jugó desde el principio.

 

 

También ayudaría al equipo a ganar por 5-0 al también lancasteriano Bury, a ganar a domicilio por 1-0 al Exeter City y a compartir el botín con el Lincoln City en un empate a uno en Sincil Bank. Eso sería todo, solamente cinco partidos, ya que Ferguson llamó a Beckham para que volviera a Old Trafford. Beckham quería quedarse en Deepdale, así lo escribió su padre Ted en su libro «David Beckham: My Son» de 2006.

«Gary le preguntó a David si quería quedarse hasta el final de la temporada, cosa que David estaba dispuesto a hacer», escribió Beckham padre. «Había disfrutado mucho de la experiencia y sabía que le hacía bien, así que le dijo que se lo pediría a Alex Ferguson».

El joven centrocampista volvió al campo de entrenamiento del Manchester United para preguntarle al escocés. «David volvió a The Cliff y se armó de valor para llamar a la puerta del entrenador; creo que era probablemente la primera vez que pedía ver al jefe. Estaba nervioso, pero quería quedarse en el Preston. Tranquilamente le dijo a Fergie que Gary le había pedido que se quedara y que, si le parecía bien, le gustaría intentarlo».

 

 

«Fergie se volvió loco. Dio el primer golpe en el escritorio y gritó: ‘No te vas a ir a ninguna parte, joder. Te vas a quedar aquí y se acabó». David se enfadó bastante, pero sabía que no debía discutir y se dio la vuelta y salió de la oficina», añadió.

Ferguson contó con Beckham en el primer equipo varias veces antes del final de la temporada, pero el club perdió el título de la Premier League inglesa a manos del Blackburn Rovers. El Preston, por su parte, perdió ante el Bury en los playoffs, una amplia venganza por el 5-0 en el que participó Beckham durante la temporada regular.

Un año más tarde, Beckham fue una pieza clave del equipo que ganó la Premier League y la FA Cup, al final de una temporada que había comenzado con el ex jugador del Liverpool y comentarista Alan Hansen afirmando que «no se puede ganar nada con niños» tras una derrota en la primera jornada ante el Aston Villa. Además, el Preston se proclamó campeón de la cuarta división.

Esos cinco partidos no fueron el final de la asociación de Beckham con el Preston. A lo largo de los años regresó varias veces en calidad de aficionado, a pesar de un trabajo diurno cada vez más ocupado como titular del Manchester United y de la selección inglesa.

Su antiguo compañero en el Preston, David Moyes, que más tarde sustituiría a Ferguson como entrenador del Manchester United, lo recordó en una entrevista con la radio Talksport. «El mayor elogio que puedo dar a David Beckham fue aquella temporada en la que conseguimos el ascenso en el Leyton Orient, y él y su padre entraron en el vestuario después del partido: nunca olvidó que le ayudamos a empezar».

Puede que Preston lo fogueara, pero terminó con 115 partidos con Inglaterra, 59 de ellos como capitán, y una carrera que incluyó nueve temporadas en el primer equipo del Manchester United, antes de pasar por el Real Madrid, el AC Milan, el París Saint-Germain y el LA Galaxy. Para aquellos que recuerdan el breve escarceo de Beckham en Deepdale, el futbolista siempre estuvo destinado a estar en otra órbita del fútbol.

 

 


Paola Murrandi