Cuando la Fiorentina fue el Florentia Viola en Serie C2

 

El 15 de mayo de 2003 la Fiorentina volvió a existir como tal después de que el empresario italiano Diego Della Valle se adjudicara en una subasta judicial el nombre y los colores del histórico club desaparecido en 2002 por problemas económicos. El Florentia Viola tomó provisionalmente el relevo de la Fiorentina y tuvo que competir en la Serie C2 (anterior cuarto nivel de Italia).

 

Escudo oficial del Florentia Viola.

 

Della Valle, alma mater del Florentia, pagó 2,5 millones de euros por hacerse con el nombre, los colores y la historia de una sociedad fundada en 1926 y con un palmarés que incluye dos Ligas, 6 Copas de Italia, una Supercopa, una Recopa y un subcampeonato de la Copa de la UEFA.

La temporada 2001-2002 fue el año de más cambios para el A.C. Fiorentina, ya que sufrió una terrible crisis financiera que le hizo acumular una deuda de hasta 50 millones de euros, debida a la mala situación financiera de la familia Cecchi Gori, propietaria del club. Las consecuencias de esta crisis fueron que el equipo cayó en quiebra, le obligó a vender a sus futbolistas más renombrados (Toldo, Batistuta, Rui Costa) para mantener al club (cosa que fue imposible) y fue descendido a la Serie B. Por si esto fuera poco el 1 de agosto de 2002 la FIGC decide excluir de la Serie B al A.C. Fiorentina, la cual además, deja de existir debido a la bancarrota económica.

 

 

Pero gracias a una maniobra del entonces alcalde de Florencia Leonardo Domenici y de su consejero de deporte Eugenio Giani, fundó en el mismo mes la Fiorentina 1926 Florentia, ya que Florencia no se quedaba sin fútbol. Con el nuevo presidente, Diego Della Valle el nombre se cambia de nuevo, llamándose por entonces Florentia Viola, inscribiéndose en la Serie C2 para la temporada 2002/2003. En esta oscura época para el club, hubo jugadores implicados en el espíritu de la ciudad y del equipo para sacarlo adelante como Di Livio, que junto al delantero Riganò como abanderados, consiguieron ascender hasta la Serie C1.

 

 

 

Al término de esa temporada el presidente adquirió el antiguo escudo del equipo y cambia otra vez el nombre, pasando a llamarse el club A.C.F. Fiorentina, refundando definitivamente al equipo, gracias a la presión de los aficionados que consiguieron que una decisión judicial mantuviera el palmarés de la antigua Fiorentina. Decenas de hinchas se concentraron en el Palacio de Justicia de Florencia para asistir al fallo de la subasta por parte del tribunal, presidido por Antonio Maci, quien expresaba su satisfacción por la coincidencia de los intereses de la sociedad y sus seguidores. Fuera de la puja quedaron los 270 trofeos que los viola conquistaron en sus 77 años de historia, con nombres propios de la talla de los argentinos Angelillo y Batistuta, los italianos Antognoni, Baggio y Toldo, el danés de Brian Laudrup, el alemán Effenberg, el portugués Rui Costa o el montenegrino Mijatovic.

 

La Fiorentina volvió a lucir nombre y uniforme de nuevo en el partido amistoso que disputó contra una representación del equipo que en 1996 ganó la Copa de Italia, dirigido por Claudio Ranieri y con Batistuta y Toldo en sus filas. Atrás quedó la quiebra del equipo, envuelto en los líos financieros de su anterior presidente, Vittorio Cecchi Gori, imputado por presunta quiebra fraudulenta en un procedimiento penal por presunta falsedad de balance. El único «pero» es que se tuvo que añadir la «F» por problemas legales.

Pese a que debería ir a la Serie C1, la Fiorentina pasó directamente a la Serie B de nuevo, por mérito deportivo y a causa del extraño Caso Catania y otra serie de irregularidades que, produjo que esta categoría subiera de los 20 equipos a los 24. La polémica vino de nuevo, ya que hubo una denuncia que decía que la Fiorentina no tenía el capital suficiente y necesario para ser equipo de la Serie B. Sin embargo después de varias negociaciones el club fue admitido y el capital fue saneado. Caso parecido fue el de la A.S. Roma y la S.S. Lazio, que a causa de la bancarrota de la sociedad Parmalat S.p.A. estuvieron a punto de ser relegados a la Serie B, aunque finalmente se resolvió el problema.