El Colo-Colo que unió a golpistas y socialistas en 1973

 

El fútbol se ha vuelto político desde que comenzó a hacerse popular a lo largo de los años. El deporte en general se utiliza de manera que favorece los regímenes o los destruye. Ejemplos como la Copa del Mundo de 1934 en la Italia fascista, los Juegos Olímpicos de 1938 en Berlín, y la Copa del Mundo de 1978 en Argentina son una confirmación de este hecho. Pero no solo se utilizan los eventos cada cuatro años. En la escena latinoamericana, la campaña de la Copa Libertadores de un club chileno unió a un pueblo mientras se articulaba un golpe de estado.

Sucedió el 11 de septiembre de 1973, cuando el Palacio de La Moneda fue tomado por los militares dirigidos por Augusto Pinochet, quien estableció una dictadura durante casi 17 años en el país andino. El presidente socialista Salvador Allende dejó la sede del gobierno chileno muerto tras la invasión de los uniformes. Hay dos versiones de su muerte: la primera es que se suicidó y la segunda es que fue asesinado por los militares.

El golpe que mató al presidente socialista y mató la democracia en Chile fue el efecto de la Guerra Fría en la región sur del continente americano, influenciada por los Estados Unidos, que vivía su disputa con la Unión Soviética. Y en el período previo al golpe, cuando Allende experimentaba una total inestabilidad y crisis en Chile, un equipo liderado por el delantero Carlos Caszely ayudó a unir a golpistas y a socialistas durante unos meses. El equipo en cuestión era el Colo-Colo, subcampeón de la Copa Libertadores ese año.

Chile, en la escena del fútbol, nunca tuvo hegemonía o prominencia en las competiciones internacionales durante muchos años, tanto que solo ganó el primer título continental con el propio Colo-Colo en 1991. La selección chilena, La Roja, no ganó su primer título hasta el 2015, en el Estadio Nacional de Chile, contra Argentina. Los mismos chilenos que derrotaron a El Popular (como se conocía a Colo-Colo) en 1973.

 

 

Antes de contar cómo se produjo la unión de una nación por un club, pasemos a las tensiones políticas y a las últimas elecciones chilenas antes del golpe. La Copa en cuestión fue la Libertadores, que comenzó para los chilenos el 1 de marzo en el Estadio Nacional, con casi 70.000 aficionados para el partido entre Colo-Colo y Unión Española. El 4 de marzo habría elecciones parlamentarias, en las que se elegirían 25 senadores y 150 diputados.

Además, también se votó sobre si continuar o no con el gobierno. En este contexto, la articulación de la oposición para la toma del poder, frente a los cambios promovidos por el gobierno socialista; la influencia de las grandes potencias capitalistas; y los propios conceptos erróneos de Allende, cada vez más aislados, no fueron suficientes para un juicio político del presidente electo.

Volvamos a Colo-Colo. El club fundado por David Arellano tenía una de las principales escuadras de Chile. Encabezados por Luis Álamos, además de Caszely (el único goleador de la Libertadores chilena en la historia), los más destacados fueron Alejandro Silva, Francisco Valdés y Leonardo Véliz.

La Copa se jugó en tres fases: la fase de grupo, la semifinal triangular y la final en mejor de tres. El Cacique (la mascota del club chileno) ganó tres partidos, con un promedio de cinco goles por partido, y solo sufrió una derrota ante Emelec, fuera de casa. El otro rival en el grupo era también El Nacional de Ecuador. La semifinal triangular fue contra el Cerro Porteño de Paraguay y el Botafogo de Brasil.

A medida que el equipo progresaba, llegando a la semifinal y teniendo verdaderas posibilidades de ganar la Copa, el uso político aumentaba. No faltaron mensajes de ambos lados para alentar a Colo-Colo. En la semifinal, el Cacique venció al Botafogo en el Maracanã, pero cayó 4-1 ante el Cerro, en Asunción.

El equipo fue fuerte y, en la vuelta, hizo lo necesario para pasar: venció al club paraguayo por 4-0 y, en un partido muy duro, empató con el equipo brasileño, después de abrir el marcador y aumentar la ventaja por 2-0, pero ver al equipo albinegro girar con tres goles; en la última jugada, Colo-Colo logró el empate a los pies de Véliz. En ese juego, una audiencia de más de 80.000 personas vieron la dramática calificación.

Fue la primera final para los Albos y todo Chile en copas. El ambiente era que el equipo “ya cumplía” el objetivo, como lo destacó la revista Estadio, en su contraportada, en la víspera de la final. Mientras tanto, en medio de una crisis y huelgas, el equipo de Álamos estaba reuniendo a los chilenos con la esperanza de su primer título internacional. Allende, un fanático de la Universidad de Chile – La U – no era miembro del club e incluso invitó a los Colo-Colinos a una recepción en La Moneda, la cual fue boicoteada por la Federación de Fútbol de Chile.

 

 

La final fue contra el argentino Independiente, que ostentaba el título y entró en la semifinal. Pasaron por San Lorenzo, también de Argentina, y Millonarios de Colombia. Entender este final es saber que el resultado no se construye sobre el terreno de juego, sino también fuera de él. Los equipos argentinos tenían un gran “peso” en las decisiones fuera del campo de juego.

El primer partido se jugó en La Doble Visera (hoy el Estadio Libertadores de América) y los visitantes salieron airosos con un gol en propia puerta del defensor Francisco Sa en el minuto 26. Dos minutos más tarde, Sergio Ahumada fue expulsado, dejando a Colo-Colo con 10 jugadores. Mario Mendonza, con una falta del guardameta Adolfo Nef, igualó el déficit. El segundo partido fue en el Estadio Nacional. El entrenador adoptó una postura defensiva, incluso con su equipo teniendo el talento para ganar, e incluso marcó un gol con Caszely, apenas anulado por el árbitro Romualdo Arppi Filho. El miedo a la derrota y al arbitraje les quitó la Copa a los chilenos.

La decisión se tomó en Montevideo, en el Estadio Centenario. Con agallas y guerra, Independiente se adelantó con Mario Mendoza en el minuto 25. El gran delantero chileno Caszely empató con un gol de cobertura. Con el sorteo llegó la prórroga y la guerra de los Rojos ganó con Miguel Gianchello.

El primer intento llegó 20 días después, pero falló. En la cena en honor del equipo que escribió la historia sin la Copa, Salvador Allende no asistió. Envió un mensaje, según Maurício Brum, en su texto publicado en Puntero Izquierdo.

“Colo-Colo” es Chile. Pero hoy en día, Chile no es Colo-Colo. El país no está unido”, dijo el político socialista. En un momento dado, el Cacique era la unión nacional. La última esperanza de la izquierda. Si ganara la Copa, no se puede decir que Allende no recibiría el golpe que lo mató. Pero podría ser diferente.

El último partido en Uruguay fue el 6 de junio, el último golpe se produjo poco más de tres meses después con La Moneda siendo bombardeada e invadida hace 47 años. El Estadio Nacional sería escenario de arrestos, torturas y muertes del régimen que gobernaría ese país hasta 1990.

 

 


Gabriel Neri, Norberto Liberator
Revista Badaró
https://revistabadaro.com.br/