Clube dos 13, el antecedente brasileño de la Superliga

 

Clube dos 13 (C13), oficialmente la Unión de Grandes Clubes de Fútbol Brasileños, fue una organización brasileña formada el 11 de julio de 1987 para defender los intereses políticos y comerciales de 13 clubes de fútbol de Brasil al más puro estilo Superliga. En el momento de su fundación, los clubes fundadores eran los trece primeros de la clasificación de la CBF, por orden alfabético: Atlético-MG, Bahia, Botafogo, Corinthians, Cruzeiro, Flamengo, Fluminense, Grêmio, Internacional, Palmeiras, Santos, São Paulo y Vasco. Años más tarde, la organización se amplió en número de miembros, llegando a 20 clubes asociados, pero sin perder su nombre original. Negoció los derechos de transmisión de campeonatos como el de Brasil con emisoras de radio y televisión. También dialogó con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) sobre las formas de competir en los campeonatos nacionales.

 

 

Era el momento de unir a los principales clubes brasileños en torno a una organización que pudiera no solamente organizar el Campeonato Brasileño, sino también representar los intereses de las asociaciones. Algo que no se había hecho hasta entonces -sí, había una asociación de clubes anterior, pero con cero repercusión y representatividad-. Fue un intento de los propios clubes de evitar los problemas de organización y la «hinchazón» en el número de participantes, problemas crónicos en el Campeonato Brasileño. Y también un intento de hacer más fuerte la voz de los clubes: ese mismo año, en 1987, tanto el São Paulo como el Flamengo se habían negado a ceder jugadores a una convocatoria de la Seleção para los partidos contra Irlanda e Inglaterra de la Copa Stanley Rous amistosa, y Márcio Braga (Flamengo) lo había celebrado diciendo que «era el fin del autoritarismo en el fútbol brasileño».

 

 

La composición que lo deshizo todo

Clube dos 13 y la CBF estaban enfrentados cuando comenzó la Copa União. Hasta el 3 de septiembre de 1987, cuando se anunció el famoso acuerdo firmado entre Otávio Pinto Guimarães (presidente de la CBF, como ya se mencionó) y Eurico Miranda (representante del Clube dos 13), según el cual el campeón brasileño se definiría en un cuadrangular que se celebraría entre los campeones y subcampeones de la Copa União -el Módulo Verde de ese campeonato brasileño- y el Módulo Amarelo organizado por la CBF. No es que el Clube dos 13 pensara cumplir el acuerdo, como recordó Juca Kfouri: «Eurico Miranda lo firmó y dijo a sus compañeros que lo había firmado para que no se hartaran, ‘cuando llegara el momento les daríamos a estos tipos una patada en el culo y no haríamos ningún cruce'».

Pero el resultado final del torneo organizado por el Clube dos 13 hizo que las intenciones de Eurico no fueran del todo correctas, siempre según Kfouri: «Siendo el Flamengo el campeón, enemigo jurado del Vasco… aunque Eurico hizo la famosa declaración de que «está claro que el Flamengo es el campeón de Brasil», luego intentó dinamitarlo». Ya era tarde: la posición del Clube dos 13 se hizo más difícil, como recordó el periodista. «Él [Eurico Miranda] fue repelido en cuanto llegó a la reunión y dijo que había firmado. Inmediatamente el Clube dos 13 dijo «eso no cuenta». Pero desde el punto de vista de Sport… ‘¿cómo, eso no cuenta? Enviaron al tipo aquí, el tipo vino y firmó, esto es válido'». De hecho, el Sport y el Guaraní, campeón y subcampeón respectivamente del Módulo Amarelo, hicieron valer el controvertido acuerdo, especialmente el club pernambucano, a partir de sus sucesivas victorias en los tribunales.

 

 

El presidente del Consejo Nacional del Deporte, órgano vinculado al Ministerio de Educación y Cultura, el profesor Manoel Tubino (1939-2008), sostuvo que el Flamengo era el legítimo campeón brasileño de 1987. Aun así, para evitar que se repitiera la ruptura de 1988, Tubino decidió mediar en un compromiso. Una vez más, Juca Kfouri se involucró: «Tubino me llama y me dice que existe esta posibilidad [de conciliación]. Entonces me hace una petición que no debería haber aceptado: «No tenemos ningún lugar donde reunirnos sin que esto se haga público. Tenemos que tener una reunión: yo, Carlos Miguel [Aidar, presidente del Clube dos 13] y Nabi [Abi Chedid, director de fútbol de la CBF]. ¿Podemos hacerlo en tu casa? Le dije: ‘Tubino, ¿aquí en mi casa?’ ‘¿Podemos?’ ‘Vale…'».

Uno de los partidos que habían sido socios en la Copa União todavía intentó llamar al Clube dos 13 a la independencia, según Juca Kfouri: TV Globo, emisora en la que el periodista había empezado a trabajar precisamente en ese 1988. «Boni [José Bonifácio de Oliveira Sobrinho, vicepresidente de operaciones de TV Globo] envió un mensaje a través de mí a Tubino, Carlos Miguel y Márcio Braga. El mensaje era que Globo estaba luchando en la guerra, no en la conciliación. No hay nada que reconciliar con estos tipos». Pero Tubino, Aidar y Nabi hicieron el trato. El Clube dos 13 (Club de los 13) se alió con la CBF, que volvería a organizar el Campeonato Brasileño a partir de 1988, añadiendo ocho clubes a los 16 de la Copa União (América-RJ, Athletico Paranaense, Bangu, Criciúma, Guarani, Portuguesa, Sport y Vitória).

Y la C-13 perdió el aspecto de (relativa) independencia con el que había nacido.

 

 

La Copa João Havelange: el más fuerte, el más débil

Desde su restablecimiento con la CBF en 1988, el Clube dos 13 se concentró en una sola función: negociar los derechos de transmisión del Campeonato Brasileño. Siguió así con Carlos Miguel Aidar, su presidente hasta 1990; con Carlos Facchina, entonces presidente del Palmeiras, que dirigió la entidad entre 1990 y 1992; con Afonso Paulino, máximo responsable del Atlético Mineiro, que comandó la C-13 entre 1992 y 1994; y desde 1995, con Fábio Koff (1931-2018), entonces presidente del Grêmio.

Y ni siquiera el hecho de tener esta tarea por sí sola liberó al Clube dos 13 de las controversias – como se vio en la negociación de los derechos de transmisión del Campeonato Brasileño en el trienio 1997/2000, cuando la oferta del consorcio Globo/Bandeirantes fue elegida por la entidad, incluso con el SBT haciendo una propuesta más ventajosa desde el punto de vista financiero (Trivela ya lo ha comentado, en este texto). De todos modos, el Clube dos 13 celebró su décimo aniversario con una apertura a más socios: en 1997, Coritiba, Goiás y Sport se hicieron socios. En 1999, el Clube dos 13 pasó a tener 20 miembros con la incorporación del Athletico Paranaense, Guarani, Portuguesa y Vitória. El acuerdo con la CBF siguió adelante, sin alteraciones, hasta el punto de que el jefe de la delegación brasileña en el Mundial de 1998 fue precisamente… Fábio Koff, el presidente de la C-13. Y el proceso alcanzó su punto álgido en 2000, cuando lo que hubiera sido el Campeonato Brasileño de ese año se convirtió en la Copa João Havelange.

 

 

Todo comenzó en 1999: este año, el Campeonato Brasileño descendería según la media ponderada de puntos de los 22 clubes de las ediciones de 1998 y 1999 de la Serie A. Los clubes con las cuatro peores medias descenderían a la segunda división. Los clubes con los cuatro peores promedios serían los cuatro descendidos. En medio de la primera fase del campeonato, el STJD (Tribunal Superior de Justicia Deportiva) le quitó los puntos al São Paulo en los partidos contra el Botafogo (paliza de 6-1) y el Internacional (empate 2-2), porque el equipo paulista había inscrito al delantero Sandro Hiroshi, cuya inscripción había sido falsificada por su edad – el caso que hizo famoso el argot «gato» para cualquier jugador mayor que la edad registrada. Con ello, el Botafogo se salvó de la amenaza del descenso que le había perseguido durante toda la fase de clasificación. En su lugar cayó el Gama, un recién llegado a la Serie A.

Todo habría ido bien para la CBF… si el club verde del Distrito Federal no hubiera decidido presentar una demanda en los tribunales ordinarios, nada más descender, por el mantenimiento de los resultados del campo. La demanda presentada por el abogado Paulo Goyaz – que sería el futuro presidente de Gama – fue apoyada por el Sindicato de Técnicos de Fútbol del Distrito Federal, el entonces diputado federal Aldo Rebelo (PCdoB-SP) y el entonces PFL, ahora DEM. Todos ellos contra la CBF. La mayor entidad del fútbol brasileño se vio envuelta en una disputa legal que no terminaría hasta mediados de 2000, en vísperas de una nueva edición de la Serie A.

En disputa en los tribunales, la confederación no pudo organizar el campeonato. ¿Cuál fue la solución? Exacto: la CBF cedió gustosamente la tarea al Clube dos 13, que organizó el campeonato de 2000. En un principio, el Gama no fue incluido, pero un amparo solicitado por el club de la ciudad satélite de Brasilia hizo que fuera incluido en el torneo. Con Eurico Miranda -elegido presidente de la Vasco ese mismo año- como principal organizador, nació la Copa João Havelange.

 

 

Nunca tantos clubes brasileños habían tenido la oportunidad de convertirse en campeones nacionales en 2000: la Copa JH contaría con 116 clubes, divididos en cuatro módulos (recuerdo involuntario de 1987), sin descensos. En el Módulo Azul, el principal, 25 clubes – los 17 procedentes de la Serie A en 1999; Gama y Juventude, que habían descendido pero no descendieron; Botafogo, beneficiado por la decisión del STJD que lo mantuvo en la Serie A; Santa Cruz y Goiás, los dos ascendidos de la Serie B en 1999; El Bahía y el América-MG, que se quedaría en la Serie B en el año 2000, pero que consiguió cavar una plaza en el módulo principal; y el Fluminense, ascendido a la Serie B como campeón de la Serie C en 1999, pero que inmediatamente ascendió al Módulo Azul, fundador del Clube dos 13 que era.

En el Módulo Amarelo, había 36 clubes de las Series B y C del año anterior – 15 de los cuales eran los clubes restantes de la Serie B, más 21 clubes invitados por el Clube dos 13. Los Módulos Verde y Blanco se disputaron conjuntamente, con clubes de la Serie C – en el Verde, 28 clubes de las regiones Norte, Noreste y Centro-Oeste; en el Blanco, 27 equipos del Sureste y Sur. En cada uno de los módulos, la fase eliminatoria de la Copa JH contaba con 16 equipos: los 12 mejor clasificados del Módulo Azul, los tres mejor situados del Módulo Amarillo y el campeón de los Módulos Verde y Blanco. Por este camino, el São Caetano surgió como una divertida novedad en el fútbol brasileño: subcampeón del Módulo Amarilho (el Paraná fue el campeón), el Azulão (Gran Azul) se ganó un puesto en los octavos de final… y llegó a la final de ese torneo, como muchos recuerdan.

 

 

La única razón por la que no ganaron fue porque el Vasco tenía un gran equipo en el campo. Romário, Euller, Juninho (precisamente después de aquella Copa JH, apodado Pernambucano, con la llegada de Juninho «Paulista», ex paulista), Mauro Galvão, Viola, Gilberto, Hélton… hubo muchos destacados en el equipo de Colina. Pero, sobre todo, estaba la influencia decisiva de Eurico Miranda. No sólo en el equipo Vasca, sino en la propia Copa João Havelange, como recordaba amargamente Juca Kfouri: «Hubo el ‘campeonato Eurico Miranda’, que terminó de la forma más simbólica posible: pro-Eurico Miranda. Lleva el partido [final] a São Januário, la valla se derrumba, ordena que continúe el juego, detiene el partido, luego hace el juego un mes después, Vasco campeón. Fue un campeonato de Eurico Miranda».

En 2001, la CBF ya había empezado a organizar de nuevo el Campeonato Brasileño. Y el Clube dos 13 estaba casi totalmente desmoralizado en relación con lo que se pensaba inicialmente de él. Podría haber sido más fuerte, con más miembros… pero era débil en relación con el público que seguía el fútbol. Cada vez más débil.

El descrédito hacia las entidades de los clubes victimizó incluso a las agrupaciones nacientes. Por ejemplo: en 2002, los clubes de la Serie B decidieron formar su propia entidad para ocuparse de su relación con la CBF y de la compra de los derechos de emisión. Fue Futebol Brasil Associados. La iniciativa duró menos de un año: en 2003, con la presencia del Palmeiras y del Botafogo atrayendo un interés inusitado por el campeonato, la CBF y la TV Globo asumieron a la fuerza los papeles diseñados por los clubes, asfixiando al Futebol Brasil Associados prácticamente en su cuna.

 

 

La desunión condujo al golpe mortal

Tan frágil era el espíritu de unidad del Clube dos 13 que en 2007, junto con el São Paulo (pentacampeón de Brasil), el club del Morumbí se empeñó en iniciar una batalla por la «copa de las bolitas» con el Flamengo, socio al principio de la historia de la entidad y entonces presidido de nuevo por Márcio Braga.

Era discutible, por supuesto. Pero fue un síntoma más de lo descontentos que estaban varios de los miembros de la C-13 a mediados de 2007 con la entidad, especialmente con el mando ininterrumpido de Fábio Koff, su presidente desde 1995. Así, São Paulo, Botafogo, Flamengo, Cruzeiro y Atlético Mineiro llegaron a proponer que un Consejo de Administración, formado por ocho clubes, participara en la entidad, asistiendo a la presidencia. La junta directiva de la C-13 se opuso, y los cinco insurgentes incluso amenazaron con una ruptura. Se quedaron en el grupo. Pero empezaron a adoptar una postura independiente.

El Clube dos 13 también quería seguir siendo independiente, pero en relación con TV Globo, el comprador habitual de los derechos de transmisión del Campeonato Brasileño. Por lo tanto, para la negociación de los derechos en el trienio 2011/13, Fábio Koff decidió que la junta debe organizar una licitación, como la Uefa organiza con sus torneos. Y un equipo dirigido por Ataíde Gil Guerreiro, miembro de la junta directiva de São Paulo, organizó una subasta, tras realizar estudios sobre el mercado. Por primera vez en mucho tiempo, no sólo habría competencia, sino que los derechos estarían separados por plataformas (televisión en abierto, televisión de pago e internet). Ya alejado de la entidad, pero aún siguiendo los acontecimientos, Juca Kfouri lo vio con simpatía: «Fue, por fin, un grito de independencia en relación con Globo. No es que Globo fuera a abandonar el asunto: Globo iba a comprarlo todo, pero lo iba a comprar por el valor que tenía. Ataíde [Gil Guerreiro] no tenía dudas de que el SBT no bancaría, que Record no bancaría… sólo Globo bancaría, pero haría que Globo se rascara la cabeza, de hecho».

 

 

Todos los representantes del escenario actual se levantaron contra ese intento dirigido por Fábio Koff. Y en las elecciones de 2010 para la presidencia del Clube dos 13, surgió un candidato para rivalizar con el líder gremista: el empresario Kléber Leite, ex presidente del Flamengo, con una larga trayectoria en el marketing deportivo, propietario de una empresa de explotación de tableros publicitarios (Klefer) y socio de Traffic que era. Además, Leite contó con el apoyo de Ricardo Teixeira, todavía presidente de la CBF, y de Marcelo Campos Pinto, el hombre del Grupo Globo para las negociaciones de derechos.

Y en 2010, el Clube dos 13 comenzó a dividirse, en la elección entre Fábio Koff y Kléber Leite. Por parte de los gauchos, clubes como el Atlético, el Athletico Paranaense, el São Paulo y el Palmeiras. A favor de Kléber votaron, entre otros, Corinthians, Santos y Vasco. Y en la votación, en diciembre, Koff fue reelegido, tras una dura disputa: de los 20 afiliados, 12 votaron por el presidente en funciones. La licitación de los derechos se llevó a cabo, sin la participación de TV Globo, que protestó, y Rede TV triunfó.

Todas estas victorias resultaron inútiles: el 23 de febrero de 2011, el Corinthians anunció que pediría la desafiliación del Clube dos 13, por estar en desacuerdo con el proceso liderado por la entidad. El 25 de marzo, le tocó al Botafogo renunciar. Pronto, el Flamengo, el Fluminense, el Vasco, el Coritiba, el Cruzeiro, el Santos, el Sport, el Bahía siguieron su ejemplo, e incluso los seguidores de Fábio Koff acabaron sucumbiendo. El Clube dos 13 implosionó. Sólo faltaba que el dirigente gaucho lamentara el fin de su polémica gestión al frente de la entidad, en unas declaraciones a Juca Kfouri (con quien mantenía una turbulenta relación), en febrero de 2011.

Desde entonces, cada club se ocupa de sí mismo. Un escenario que el Clube dos 13 incluso quiso cambiar en sus inicios – como recordó Kfouri, «estamos hablando de una entidad de clubes que nació cinco años antes que la Premier League». Pero acabó viendo frustrado su sueño, debido a los errores en su concepción, a la tendencia a la conciliación y, principalmente, a la tendencia crónica a la desunión.

 

 


Antônia Muller