Claudio Borghi en el AC Milan

 

Claudio Borghi fue el capricho personal del presidente Silvio Berlusconi, una apuesta arriesgada para estampar su sello en el mejor AC Milan de la historia, aunque la historia no acabó bien. El jugador argentino orbitó durante tres años, de 1986 a 1989, en el equipo rossonero sin llegar a disputar ni un solo partido oficial.

“Berlusconi se había enamorado de este jugador durante la final de la Copa Intercontinental de 1985 entre la Juventus y el Argentinos Juniors, equipo en el que militaba este centrocampista ofensivo, de indiscutibles dotes atléticas, con buenos pies, fantasioso, muy espectacular en sus números, pero desde luego no un jugador entregado al juego de equipo. Por sus mágicas pinceladas a la pelota lo definieron como “el Picasso del Fútbol. En 1987, Berlusconi lo había comprado en una subasta, a la cual concurría también la Juventus. Cuando Borghi vino a entrenarse con nosotros, Vincenzo Pincolini (preparador físico) me dijo: ‘¡Mira, Arrigo, que, cuando corro, lo dejo atrás!’. A Borghi no le gustaba correr, sostener el ritmo de los entrenamientos. Pensaba que eran inútiles. ‘¿Qué sentido tiene correr durante kilómetros, si el campo tiene cien metros?’, me dijo una vez. Era perezoso y jugaba un fútbol individual, se movía poco y mal en la fase ofensiva, mientras que en la fase defensiva era inexistente. Tenía una buena técnica, pero carecía de una cultura del trabajo y del grupo. No lo quería. Además, no funcionaba bien en nuestro fútbol; no se compenetraba correctamente. Si hubiera querido contentar al presidente y nos lo hubiéramos quedado, habríamos cometido un error garrafal. Y añadí: ‘Si usted hace jugar a Borghi, yo dejo de trabajar un año. Ciertamente, resulta más espectacular un jugador que juega de rabona, que gambetea, que escapa de dos adversarios, que juega de taco pelotas imposibles respecto de uno que mantiene unido al equipo moviéndose con inteligencia. Borghi era uno de esos fenómenos, pero no se adecuaba al juego y al fútbol total que yo quería. Era un solista, no un instrumentista”, sentencia Arrigo Sacchi en su libro «Fútbol Total».

 

 

¿Quién era Claudio Borghi?

Claudio Borghi fue uno de los futbolistas más famosos sin éxito de los años 80, uno de esos jugadores que surgían con frecuencia en aquellos días, cuya posición real en el campo era desconocida. Tal vez por ello, muchos jugadores con características similares desaparecieron rápidamente sin dejar rastro. Se movía en todas las zonas del ataque, ya fuera como enganche o como primer o segundo delantero, aunque no poseía ninguna de las cualidades de un bombardero.

Nacido en Castelar (Argentina), creció en el Argentinos Junior, con el que ganó la Copa Libertadores en 1985 con solamente 21 años. Tras ese éxito, jugó la final de la Copa Intercontinental contra la Juventus el 8 de diciembre de ese mismo año, perdiendo en los penaltis tras el 2-2 del partido. El partido fue un magnífico duelo de fondo entre él y Michel Platini. Los dos parecían retarse a golpes de genio a lo largo del enfrentamiento. La Juventus se llevó el trofeo, pero Borghi se dio a conocer al mundo. Sin embargo, esa actuación seguiría siendo única para el argentino. Silvio Berlusconi, que había visto el partido por televisión, quedó encantado, así que cuando se hizo cargo del AC Milan dos meses después, uno de los primeros nombres que puso en su lista fue el de Borghi. Sin embargo, en 1986 el mercado de extranjeros estaba cerrado en Italia, por lo que no pudo ficharlo. Mientras tanto, Claudio se encontraba entre los 22 miembros de la selección argentina que participaron en la expedición mundial a México. Como todos sus compañeros, se convirtió en campeón del mundo, más que nada gracias a la magia de Diego Maradona, pero sin duda fue uno de los que menos contribuyó al éxito final.

 

 

Pasó un año y la primera temporada del Milán de Berlusconi estuvo por debajo de las expectativas. En la Serie A había 16 equipos, a mediados de mayo ya se habían entregado todos los trofeos, pero los contratos de los jugadores expiraban a finales de junio, por lo que en aquellos años se celebraban torneos de final de temporada muy tristes, caracterizados por plantillas de mala calidad y jugadores desganados. En 1987 se celebró la tercera (y última, afortunadamente) edición del Mundialito de clubes, un torneo por invitación, que solamente tenía el nombre de «Mundial». El Milán participó junto con el Inter, el Oporto, el Barcelona y el París Saint Germain. Mientras tanto, en ese verano se reabrió el mercado de jugadores extranjeros y los rossoneri ya habían fichado a dos jóvenes holandeses para la siguiente temporada, Ruud Gullit y Marco Van Basten, para sustituir a Wilkins y Hateley, que ya habían abandonado el Milan. Así, para participar en el «Mundialito», situado en la frontera entre dos temporadas diferentes, el Milan recurrió a dos extranjeros cedidos: Frank Rijkaard, del Ajax, y Claudio Borghi, del Argentinos Juniors.

 

 

El 21 de junio comenzó el torneo, que por supuesto no era más que una serie de amistosos sin sentido: el Milán y el Oporto saltaron al campo. Por fin Berlusconi pudo ver a su jugador favorito con la camiseta de su equipo. Sin embargo, en el primer tiempo, Borghi se mostró inseguro. Apareció solo ante el portero rival, pero se detuvo al oír un silbido. Miró asombrado a su alrededor cuando se dio cuenta de que no procedía del silbato del árbitro, sino de las gradas. No es un buen comienzo, se podría pensar. Pero luego jugó una buena segunda parte, e incluso marcó un gol, el segundo de los dos con los que el Milan ganó el partido. En 8 días se acabó el espectáculo, la copa de las estrellas (así anunciaba Canale 5 el evento, retransmitiendo los partidos a última hora de la tarde) quedó archivada en la vitrina de trofeos de Milán, pronto olvidada por muchos otros éxitos. Los más felices, sin embargo, fueron Borghi y Rijkaard, que tuvieron que dejar el AC Milan por el momento, pero con un contrato en mano: a partir de la temporada 88/89 en Italia se permitieron tres extranjeros en cada equipo A, y fueron ellos los que competirían por una plaza para dos en el Rossoneri. Mientrastanto, estaban aparcados en préstamo: el argentino en el Como, el holandés en el Sporting de Lisboa.

 

 

Las cosas no fueron como se esperaba para Borghi en la temporada 87/88. Jugó poco y mal en la Serie A con la camiseta del Como. En enero se enfrentó al AC Milan en San Siro, saliendo al principio de la segunda parte, pero su equipo estuvo en inferioridad numérica durante casi todo el partido y encajó 5 goles. Al mes siguiente, al no poder encontrar más espacio en el equipo de Como, el Milan decidió enviarlo de vuelta a Milanello. Aunque no podía jugar los domingos, se entrenaba todos los días con el equipo que le robaría el Scudetto al Nápoles unas semanas después. Parecía que el matrimonio con los rossoneri estaba finalmente destinado a consumarse, hasta el punto de que la Gazzetta della Sport tituló «Borghi, por fin Milán». Juega amistosos entre semana, los que los rossoneri disputan cada jueves contra pequeños equipos de la provincia de Lombardía, a la espera de jugar la Copa de Campeones la temporada siguiente. Al menos eso es lo que creen él y, sobre todo, su presidente. No han contado con Arrigo Sacchi, que entrena al Milan, y Borghi no quiere verlo ni en una foto. Probablemente lo que vio en Milanello en esos pocos meses le bastó para entender de qué no está hecho el muchacho.

Llegó de nuevo la hora de los amistosos de final de temporada para el Milán, campeón de Italia. Borghi jugó bien y marcó un doblete contra el Manchester United. A estas alturas parece evidente que el club lo elegirá como tercer extranjero en la plantilla. Llevaba unos meses entrenando con el equipo y convencía en los partidos amistosos. Sacchi parece quedarse solo, sus ideas sobre el jugador parecen preconcebidas. Pero el entrenador de Fusignano no quiso saber nada al respecto. Como contará en el libro «La copa de los inmortales», se presentó ante su presidente con el contrato en la mano, y no pudo hablar más claro: «Usted es el presidente y tiene derecho a tomar la decisión que quiera. Te digo que si conseguimos a Rijkaard ganaremos la Champions, pero si quieres a Borghi renuncio a mi contrato y prometo quedarme un año, por gratitud. Berlusconi quería al argentino en el equipo, pero no hasta el punto de renunciar al entrenador que había devuelto a su equipo a la cima. Así, en julio, Frank Riijkaard se presentó en Milanello junto con sus otros nuevos compañeros. Al final de esa temporada, el Milán ganó la Copa de Europa. Cuando se dice que toda promesa es una deuda.

 

 

Claudio Borghi sólo tenía 24 años, pero a partir de ese momento su carrera entró en barrena. Cuando aún tenía contrato con el AC Milan, se fue cedido al Neuchatel Xamax, del que no volvió a saber nada. Al año siguiente, finalmente libre de ataduras con los rossoneri, regresó a Argentina, vistiendo la camiseta de River Plate. Luego Flamengo, Huracán, Indipendiente, Colo Colo, y así cada año, un equipo nuevo. Un peregrinaje continuo caracterizado por pocas apariciones y casi ninguna meta. Hasta 1998, cuando a los 34 años colgó las botas. Junto con Hugo Rubio, otra estrella sudamericana del fútbol que había pasado por Italia, concretamente por Bolonia, intentó ser fiscal durante unos años, pero luego, admitiendo que no tenía talento para las relaciones públicas, lo dejó. En 2002 comenzó su carrera como entrenador, que es quizás lo que mejor sabe hacer. Ganó los campeonatos de Apertura y Clausura en Chile con el Colo Colo en 2006. Ese mismo año fue elegido mejor entrenador de Sudamérica, y en 2010 ganó el campeonato Clausura de Argentina con «su» Argentinos Juniors. Al año siguiente sustituyó a Marcelo Bielsa como entrenador de la selección chilena, dimitiendo tras solamente un año. Difícilmente las cosas habrían sido diferentes para él si hubiera sido un jugador de pleno derecho del Milan, donde jugó unos 20 partidos amistosos, todos ellos bastante buenos, que yo recuerde. Tal vez habrían sido diferentes para el Milán. Lo cierto es que el encuentro/enfrentamiento con Sacchi fue el punto de inflexión de su carrera.

 

 


Paola Murrandi