miércoles, diciembre 7, 2022

Stanislav Cherchésov, mito del FK Spartak Moskva

 

Stanislav Salámovich Cherchésov siempre permanecerá en el corazón de los aficionados del Futbolʹnyĭ Klub Spartak Moskva y de la selección absoluta rusa, con la que participó en el Mundial de Estados Unidos de 1994, la Eurocopa de Inglaterra de 1996, y fue suplente de lujo en la Copa Mundial de Corea y Japón de 2002. Previamente a nivel internacional también defendió los colores de la Unión Soviética en 8 ocasiones, y de la Commonwealth of Independent States en la Eurocopa de 1992, un equipo de transición de la Federación de Fútbol de la Unión Soviética en 1992.

 

 

Tras la disolución de la Unión Soviética, disputó 39 partidos con la absoluta rusa en la que coincidiría con una generación de grandes nombres: Onopko, Dimitri Kharine, Popov, Ivanov, Karpin, Mostovoi, Shalimov, Lediakhov, Beschastnykh y Radchenko. Su estatus de figura internacional le llevó a formar parte de la Selección FIFA que se enfrentó a Estados Unidos en 1995, y de la Selección de Europa en un partido contra África en 1997. Era un guardameta fuerte, alto, bastante seguro en sus salidas, y disponía de una gran intuición que le servía para ser un especialista en parar penaltis.

 

 

Cherchésov nació en Alagir, una pequeña ciudad de Osetia del Norte, el 2 de septiembre de 1963, cerca de la frontera con Georgia. Hijo de una limpiadora y un conductor de autobuses, Stanislav tuvo que buscarse la vida en una familia de cinco hermanos en la que era el más pequeño. A los 16 años abandonó su ciudad para jugar como portero en el Spartak Vladikavkaz, uno de los históricos de Osetia del Norte, y pronto los clubes moscovitas se fijaron en él, caracterizado siempre con un llamativo mostacho.

Su etapa formativa tuvo lugar en el Spartak Ordzhonikidze, con el que dio el salto profesional en 1981. Tres años después firmaría por el Spartak de Moscú, con el que tan solo disputaría trece encuentros en 3 temporadas. Tras la decepción saldría cedido al Lokomotiv de Moscow donde tras 30 partidos se ganaría el retorno al Spartak en 1988, donde permanecería hasta 1993 como portero titular, disputando 121 partidos.

 

 

Fue en aquella segunda etapa, ya con mucha más madurez, cuando conseguiría ganar dos títulos de la liga soviética y otros dos de la nueva Premier rusa. Fue considerado como uno de los mejores guardametas del país cuando se acercaba el Mundial de Italia, pero finalmente no formó parte de la URSS hasta pasado el torneo.

 

 

En 1991 fue el portero titular en los cuartos de final de la Copa de Europa, cuando el Spartak eliminó al Real Madrid de Míchel y Butragueño, que ese mismo año había fichado a Hierro. Los rusos habían logrado un empate a cero en el Luznhiki, por entonces conocido como Estadio Lenin, y dieron la sorpresa en el Bernabéu con un 1-3 que serviría para consagrar a la camada de jugadores, encabezados por el delantero Radchenko. Finalmente, serían eliminados en semifinales ante el Olympique de Marsella.

 

 

Su estatus de leyenda en el Spartak de Moscú le valió para fichar por el Dynamo de Dresden en 1993, donde permanecería 2 temporadas a un gran nivel y sumando 57 partidos, la gran mayoría como titular. En 1995 fue cedido media temporada a su club de origen, disputando 8 encuentros, antes de ser traspasado al FC Tirol Innsbruck austríaco. Su carisma y nivel en el Tivoli Stadion Tirol le convirtieron en uno de los futbolistas más amados que nunca han pasado por la liga austríaca. 182 partidos a sus espaldas antes de iniciar la cuarta y última etapa en el club de su vida, el Spartak de Moscú. En 2002 disputaría su último encuentro antes de colgar las botas.