CD Borgonyà y Saint Mirren FC, una bonita historia catalano-escocesa

 

Borgonyà, municipio de poco más de 300 habitantes perteneciente a la localidad de Sant Vicenç de Torelló, se ubica en la provincia de Barcelona y se ha convertido en la reserva natural del fútbol británico en Cataluña.

A finales del siglo XIX y principios del XX, el «boom» de la revolución industrial potenció la visión de negocio de los emprendedores del Reino Unido, que buscaban nuevas «tierras prometidas» donde poder seguir creciendo y aumentando su imparable negocio. Fruto de ello en 1903 los hermanos catalanes Fabra i Puig se asociaron con los escoceses James y Peter Coats para fundar la compañía Fabra i Coats, cuya principal actividad textil se desarrollaría en Borgonyà. Su idea era aprovechar la energía hidráulica del río Ter y su comunicación ferroviaria, como ejes centrales del proyecto.

 

 

Los Coats eran naturales de Paisley, un pueblo situado en el suroeste de Escocia, a pocos kilómetros de Glasgow, y eran unos grandes apasionados del football y del Saint Mirren Football Club. Así pues no era de extrañar que los trabajadores escoceses que se llevaron con ellos a tierras catalanas encontraran refugio en el fútbol.

 

 

Fruto de ello nació la Torelló Foot-Ball Association, importante organización de futbolistas que incluso se midió en dos ocasiones a la Sociedad de Foot-Ball de Barcelona, uno de los embriones del Fútbol Club Barcelona, en los que son considerados los dos primeros partidos de fútbol de la historia entre equipos de dos municipios catalanes diferentes.

La compañía Fabra i Coats, consciente de la importancia del fútbol como engranaje social de su colonia escocesa, potenció el fútbol de la localidad ayudando a crear el CD Borgonyà, y su estadio de estilo 100% británico (conocido popularmente como el «camp dels anglesos»), durante el año 1920.

 

 

Curiosamente el conjunto blanquinegro, que comparte colores con el Saint Mirren FC, y que actualmente juega en la Tercera Catalana (séptimo nivel del fútbol español), a día de hoy sigue reivindicando la primavera del 1895 como la fecha de su nacimiento.

 

 

El cierre al círculo catalano-escocés

Fue en el año 2018 cuando un aficionado del Saint Mirren FC lideró una campaña de «crowdfunding» para reunir dinero a fin de recuperar el campo del club catalán tras las graves inundaciones de 2018 que dejaron el terreno de juego prácticamente destruido. El gesto enamoró a las directivas del CD Borgonyà i Saint Mirren FC, y decidieron hermanarse 125 años después de la llegada de la colonia escocesa a tierras catalanas.