El cabezazo de Zidane a Materazzi en el Mundial de 2006

 

El cabezazo de Zidane a Marco Materazzi en la final del Mundial celebrado en Alemania en 2006 se ha convertido con el paso del tiempo en una de las imágenes más icónicas de la historia de los Mundiales.

A falta de 10 minutos por concluir la segunda parte de la prórroga, minuto 110, Zidane derribó de un cabezazo fulminante al defensor italiano. El árbitro no vio el incidente, pero, tras ser informado por un auxiliar, tuvo que expulsar al centrocampista galo, que ya había anunciado su retirada del fútbol.

De esta forma, en Berlín los aficionados vieron un triste punto final en la brillante carrera internacional de Zidane, con 34 años, tanto por la agresión como por el resultado final de la tanda de penaltis, tras un empate a 1 durante los primeros 90 minutos. Italia capitaneada por Cannavaro, que acabaría siendo elegido Balón de Oro, y con nombres como Buffon, Zambrotta, Grosso, Camoranesi, Gatusso, Pirlo y Totti, entre otras grandes estrellas, se acabaría imponiendo en la tanda de penaltis por 5-3.

¿Qué paso realmente? Los protagonistas parece ser que tienen versiones algo distintas.

 

 

El verdadero motivo del cabezazo de Zidane

El defensa italiano Marco Materazzi reveló lo que dijo a Zinedine Zidane en la final de la Copa Mundial de la Fifa 2006, «no me esperaba su reacción en aquel momento. Tuve la suerte de que todo el episodio me pillara por sorpresa, porque si hubiera esperado que ocurriera algo así y hubiera estado preparado para ello, estoy seguro de que los dos habríamos acabado expulsados. Hubo un pequeño contacto entre nosotros en el área. Él había marcado el gol de Francia en el primer tiempo y nuestro entrenador (Marcello Lippi) me dijo que lo marcara. Después de ese primer roce entre nosotros, me disculpé, pero él reaccionó mal. Los últimos placajes, altercados e intercambios de malas palabras continuaron hasta el minuto 110, cuando las cosas llegaron a un punto crítico. Después del tercer choque, fruncí el ceño y él replicó: ‘Te daré mi camiseta después’. Le contesté que prefería tener a su hermana que su camiseta».

 

 

Materazzi, que empató para Italia después de que Zidane abriera el marcador en la primera parte, marcó después el segundo gol de Italia en la tanda de penaltis, antes de que el francés David Trezeguet fallara el que resultó ser el penalti decisivo.

Por su parte, el francés confesó que no se arrepentía en absoluto de su reacción. «Me agarró la camiseta y le dije que parara, que yo se la daba al final del partido y entonces me dijo cosas muy fuertes, cosas que me llegaron muy hondo, sobre mi madre y mi hermana. Arrepentirse sería darle la razón (a Materazzi) y él no tiene razón», afirmó. El astro francés, sin embargo, pidió perdón a los aficionados y a los niños que vieron el partido: «Lo digo alto y claro: no es un gesto que se deba hacer y pido excusas por ello. Hubiese preferido recibir yo el golpe a escuchar lo que tuve que escuchar. ¿Creen que yo quería hacerlo? No, claro que no, pero si no hay provocación no hay reacción». Y lo que escuchó, según contó en la entrevista, fueron graves insultos a su madre y su hermana, aunque no precisó qué fue lo que Materazzi le dijo exactamente. «Escuché cosas muy personales sobre mi madre y mi hermana y no me arrepiento».

 

 

Para Zidane el culpable de esta situación es Materazzi. «El verdadero culpable es el que provoca y opino que hay castigar al verdadero culpable». También quiso dejar claro que antes de la gran final no había ningún problema con los jugadores italianos, incluido Materazzi.

Expertos en la lectura de labios afirmaron que el italiano llamó «terrorista» a Zidane y que insultó a su madre o a su hermana. Sin embargo, Materazzi siempre ha desmentido haberle llamado «terrorista».

 

 

«Coup de Boule», la canción sobre el cabezazo de Zidane

Tan solo un mes después de la derrota de Francia en la final del Mundial de Alemania, nació una canción inspirada en el cabezazo propinado por el capitán de la selección francesa, Zinedine Zidane, al defensa italiano Marco Materazzi y se posicionó como uno en la lista de singles del país galo. «A día de hoy, es número uno en las listas francesas. Ha sido un comienzo excepcional, mejor que el que podríamos haber esperado», aseguró en su momento Thierry Chassagne, presidente de Warner Music Francia.

«Coup de Boule» fue escrita por tres miembros de Plage Records, un pequeño sello especializado en jingles y efectos de sonido, el día después de la derrota de Francia. Los fundadores del sello, los hermanos Emmanuel y Sebastien Lipszyc, y el compositor Franck Lascombes, compusieron el contagioso tema de estilo reggae y sus coros «Zidane, il a tape (Zidane ha golpeado)», como una cura para la triste derrota francesa. Enviada inicialmente a unos 50 amigos, la canción rápidamente invadió Internet, con la emisora de radio SkyRock radiándola en su lista musical, ventas de tonos para móviles y compañías musicales luchando por los derechos.

Warner Music Francia compró la canción al trío y dos días después de su lanzamiento, el 20 de julio, ya era número dos en las listas francesas. Más de 75.000 copias fueron vendidas en tiendas en tan solo diez días y la canción fue descargada en más de 110.000 ocasiones durante la primera semana. «Coup de Boule» además también tuvo versión en español, japonés e incluso italiano.