El retorno de Bochini con 53 años en el Club Sportivo Barracas

 

Ricardo Bochini dejó de ser “One Man Club” después de 714 partidos en Independiente, el 25 de febrero de 2007, cuando decidió defender la camiseta del Club Sportivo Barracas Bolívar en un partido oficial correspondiente a la zona 57 del Torneo del Interior frente a Deportivo Argentino de Pehuajó.

“El Bocha”, ídolo de Diego Armando Maradona, fue el líder de los Diablos Rojos entre 1972 y 1991, un período durante el cual el club de Avellaneda conquistó dos Copas Intercontinentales, cuatro Libertadores, tres Interamericanas y cuatro torneos vernáculos.

Bochini se retiró el 5 de mayo de 1991 a causa de una violenta entrada de Pablo Erbín en el Independiente-Estudiantes disputado en la antigua Doble Visera. Mientras Erbín se iba al vestuario expulsado antes de una salida caótica que lo obligó a escaparse en un patrullero, el Duende fue retirado en camilla.

 

 

El último vals

Para concretar el homenaje, y al tratarse de un campeonato oficial del Consejo Federal, Bochini firmó con el Barracas Bolívar, y el 15 de febrero, diez días antes de su debut, la Asociación del Fútbol Argentino autorizó la transferencia.

“Esto es lo más lindo que a uno le puede pasar. Después de haber dejado de jugar en el 91, pensé que no iba a volver a jugar un partido de estos. Estoy muy contento, lo estoy esperando como uno de esos partidos frente a Racing, River o Boca, cuando teníamos que jugar y poner todo, eso es lo que uno va a hacer en el estadio de Bolívar”, advirtió en la previa del partido el crack argentino.

Ya en el estadio, el sueño de Barracas Bolívar estuvo a punto de truncarse por un hecho insólito, ¡Bochini se había olvidado el DNI en su casa! “Si no trae el documento no juega”, amenazó el árbitro Fernando Álvarez. Una fotocopia salvó la noche, con tribunas atiborradas esperando al astro.

 

 

Dirigido por Claudio Daniel Brizuela, Barracas Bolívar alineó a Bochini como titular con 53 años de edad. El plan inicial era que tan solo jugara apenas 20 minutos, pero al final acabaron siendo 43 antes de ser reemplazado por Sebastián Hauche.

El Bocha se lució tirando un sombrero, intentando dos caños y hasta asistió a su compañero Luciano Ruiz en un gol que fue anulado por posición adelantada. Fue una noche inolvidable para Bochini: “Mis hijos nunca me habían visto jugar personalmente, cuando podía hacer una jugada gritaban mi nombre y me hacía acordar a la cancha de Independiente. La verdad es que podría haber jugado mejor, es bravo con pibes que están en competencia permanente. Pero haber entrado a la cancha y disfrutado la mayor parte del partido fue algo maravilloso”, declaró post partido.

Barracas Bolívar se impuso por 2-1 a Deportivo Argentino de Pehuajó, clasificó a la siguiente instancia como líder de su grupo y quedó afuera a manos de Sportivo Bragado en la primera eliminatoria por el tercer ascenso, ya sin Bochini en sus filas.